El Bombardero de Pisa Pelota.
El Bombardero de Pisa Pelota.

Del saque somos carnecita... La firme, no sé qué partido vio el ‘Comandante’ luego que Alianza Lima perdió con Nacional de Uruguay en la Copa Libertadores. “Hay cosas bastantes buenas para seguir mejorando...”, dijo el chileno en conferencia. Una llegada con peligro y un penal errado fue lo único que mostró su equipo en 90 minutos. Los hinchas no son tontos. Desde que se puso el buzo blanquiazul ha sumado 7 empates y 7 derrotas. En el torneo local, solo le ha ganado a Carlos Stein y Llacuabamba, dos cuadros preocupados más por mantener la categoría. En la Copa estuvo a 30 segundos de quedar con cero puntos, si no fuera por el gol del ‘Pato’ Rubio en los descuentos ante Estudiantes de Mérida, que encima fue en ‘offside’ y lo convalidaron. Los ‘chamos’, con un té y galletas de soda en la panza, sin jugar seis meses y sin entrenador, le ganaron allá y empataron en Lima. Alianza juega cada vez peor y, si no fuera porque tendrían que pagarle casi 600 mil dólares de indemnización, hace rato le hubieran dado forata al chileno. Tremendo papelón internacional. Ayayayay...

Lo de Binacional fue para llorar, darse cabezazos contra la pared. Cada partido era para rezar. Sonaba el pitazo inicial y ya quería que terminara el encuentro. Recibió 25 ‘pepas’ y es el equipo más goleado en la historia de la Copa. Es candidato fijo a la ‘vergüenza del año’. Obtuvieron tres millones de dólares por su participación y desarmaron el plantel. En Juliaca, apenas le ganaron 2-1 a Sao Paulo. Los casi 4 mil metros de altitud no sirven si tienes un cuadro paupérrimo y dirigentes mamarrachos que manejan el club como si fuera su chacra. Fueron la burla internacional que lo calificó de equipo amateur. Qué feo...

Ya me contaron que una modelito que vive cerca del ‘Touring Club’ es la que le está gastando las piernas a un delantero charrúa que tuvo un paso por La Vicky y ahora juega en el equipo del ‘Pepón’. Dicen que fueron ‘buenos amigos’ hace un tiempo y, ahora que el pelotero anda por la capital, se reencontraron y volvieron a darse cariñito. Provecho... Me voy soy fuga.