Del saque somos carnecita... La firme que el sábado vi el Liverpool-Leeds de la Premier League y la realidad es que estamos a años luz de ese ritmo, nivel, intensidad y pressing. Y encima dos locos, enfermos, estudiosos y sabios en los bancos. Dos hombres que desayunan, almuerzan, meriendan y cenan fútbol. Esos dos, Klopp y Bielsa, no hacen el amor ni se acuerdan de sus cumpleaños por revisar videos, carpetas, estrategias y qué perfume se echan sus rivales. Ojo que no solo es ir a clases para saber cuántos paños tiene el balón, también hay que estudiar y leer de nutrición, fisiología, psicología, administración. Muchos creen que con haber jugado basta y los que van a la escuela de entrenadores solo sacan el cartón y punto. Enriquecerse te da un plus, conocimientos. Sí, señores...

Y no soy deslenguado cuando digo que somos una carreta en La Liga 1, Liga 2, Segunda y Copa Perú. Los chicos acá entrenan hora y media o máximo dos. Dan 5 o 8 vueltitas alrededor del campo, levantan un ratito mancuernas, 10 planchitas, 10 barras, 10 canguros, 15 minutos en la bicicleta, se bañan, se echan su gel, se ‘amononan’ y revisan su celular. Timbran a la que está de moda o disponible y salen a capturarla. Otros se quitan a comer un cebichito, seco con frijoles, una chelita negra y a latear. Los más sanos se reúnen para hacer hora en un depa. Son pocos los que van a descansar y hacer un personalizado. Diría que con los dedos contados. Entonces no estamos preparados para correr parejo ni marcar los 90 minutos. El reflejo es que no tenemos un solo jugador en la Bundesliga, Premier League, Serie A. Miguel Trauco está en la reserva del Saint Étienne en Francia y Renato Tapia acaba de debutar con el Celta de España. No estoy inventando nada. Curuju...

El ‘Loco’ Bielsa presentó casi el mismo once que campeonó en la Championship y con un par de refuerzos sin renombre. Lo que me sorprendió es la juventud que hay en su equipo. Varios chicos de 18, 19 y 20 añitos y algunos de metro noventa. Todos conchudos, con rebeldía y demasiada proyección. Los de Klopp, monarcas vigentes, son una máquina del ida y vuelta. Obviamente, la diferencia sobre el papel era la experiencia y millones de euros de sus estrellas, pero en el campo fue de igual a igual. Solo un gol inclinó la balanza. Con talento puedes estafar en el Perú, Bolivia, Ecuador, Venezuela y hasta Chile. Y los países donde regalan la plata. En la élite no tienes sitio ni como recogebolas. Así es...

Me voy, soy fuga.


TE PUEDE INTERESAR: