Con los tres huevos de Corzo nos trajimos un triunfo histórico del ‘infierno’ de Barranquilla. Foto: AFP
Con los tres huevos de Corzo nos trajimos un triunfo histórico del ‘infierno’ de Barranquilla. Foto: AFP

Del saque somos carnecita... Con los tres huevos de Aldo Corzo nos trajimos un . Borró de la cancha a Luis Díaz, la figura de la selección de Colombia y que el Liverpool comprará en 70 palos de euros. Nadie daba un peso por el marcador de Universitario. Y me tapó la boca a mí y a todos. Con su actitud encojonó a sus compañeros y cada peruano que vio el partido en casa o en la tribuna, Por eso, para mí fue el mejor jugador de la cancha. Allí empezamos a ‘cocinar’ el ‘sancocho’. No me digan que jugamos mal, no jodan. Las Eliminatorias son una guerra, así como lo leen. No exijan chocolate. Confórmense con que estamos perfiladitos para ir a Qatar. Sí, señores...

MIRA: Perú vs. Colombia: Ellos son berracos. nosotros de empuje

Lo reiteré durante la semana. Este choque es de entrenadores y se define en la pizarra. No tiki taka, tampoco tirarnos atrás. Era resistir y cuidarnos por las bandas. El jugador número 12 no fue la barra. Fue el tiempo. Ese que destrozó la cabecita de James y compañía. El plan le salió perfecto a Ricardo Gareca. Las cosas como son. Déjense de hablar de brujo, novias y cábalas, esas son estupideces. No se gana con baños de florecimiento o una corbata roja. La chuntó desde que se subió al bus para ir al estadio. En el terno, en el planteamiento, en el replanteamiento, en los cambios que refrescaron todas las líneas y en sus reclamos en la zona técnica. Así es...

La clave ha sido: LA PACIENCIA. Nunca perdimos el orden. Tampoco nos desesperamos con el bombardeo y nos dosificamos con el calor. Nos tiramos al piso en el momento justo. Sacamos la palomillada. El fútbol es para los pillos. Para los callejeros. Aguantamos y se abrieron los espacios en los últimos 10 minutos, como lo anticipé. Tuvimos dos y casi metemos tres y suficiente. Me cansé de repetirlo y se dio así. Aprovechamos que se nos presentó al Virgen y amén. Eso sí, con la complicidad del arquero cafetero que por segunda vez nos da medio pasaje a un Mundial. No cubrió su ángulo, pero ese no es nuestro problema. Rexuxa....

Cuevita se disfrazó de ‘sinvergüenza’.

Cuevita se disfrazó de ‘sinvergüenza’. Wilmar Barrios ingresó por emergencia a la clínica y ahorita debe estar en ‘UCI’. Seguro van a tener que ‘operarlo’ para colocarle una prótesis en su cadera y cintura destrozada. Luego de callejón hizo famoso a Edison Flores, quien recuperó la memoria. Que su gol se lo dedique a quien quiera. A los que lo criticaron, a los que lo ‘maletearon’, a los que le tienen bronca, a los incrédulos. Es su tema. La actualidad es la que habla. Otra vez su zurda emocionó al Perú. Y lo agradezco. ‘Aladino’ no brilló, pero botó todos esos rones y trago corto que se empuja en sus vacaciones. Cuando se pone serio aporta, produce. La cuca la guardó un rato en el clóset. Ayayayayy...

Los que arrancaron y entraron tienen 8 puntos. Nadie desentonó. Gallese seguro, blindado. Callens y Zambrano firmes y dan miedo. Esos chalacos son dos torres y con cara de malos, de malditos. Se tomaron un jugo con Falcao y Borré. López, Araujo y Abram atentos, correctos. Tapia es el patrón, Yotún y Peña sudaron rico, se colocaron el overol, pero no llenaron los ojos. Carrillo recontra aplicadito. Sacrificó el desequilibrio por la estrategia. Fue apoyo total para anular al extremo con facha de drogo. Recién al final creó un desmadre a Yerry Mina y esos zambos que se marcharon botando babas. Qué muchachito Lapadula para recibir lapos, codazos, cabezazos, cachetadones y taba. Lo respeto porque es parador al mango. Ni mira cuando recibe golpe. Que arregle su situación en Benevento porque se le necesita con ritmo. ‘Canchita’ Gonzales y Santiago Ormeño fueron los bomberos que apagaron el incendio. Cada uno con su ‘manguera’ de agua. Recontra vale...

No soy adivino, tampoco vidente, pero acerté en lo que pasó en el ‘Metropolitano’. También en cómo podíamos pararnos y hacer daño. Por eso ayer un portal colocho me ‘parchó’ porque escribí que el arquero David Ospina tiene mantequilla en las manos. Y así lo ratificó porque no cubrió su palo en el tanto del ‘Orejas’. Yo soy peruano, carajo. También me ‘visto de corto’ desde esta columna. Juego mi partido aparte. Y gracias a Dios me chequean en todo el mundo. Hay que estar frozen. Faltan tres finales y no nos desubiquemos. Viene Ecuador y será una locura. Diría que más bravo que ayer. Todavía no hemos conseguido nada. Humildad. Curuju... Me voy, soy fuga.

TE PUEDE INTERESAR

tags relacionadas