Del saque somos carnecita… Todo se sabe. Ya me enteré de que un volante grandazo que acaba de irse a Segunda sigue haciendo de las suyas. El pasado fin de semana se juntó con su causa ‘Pelo pintado’, compró ron, chela en lata, gaseosa y cigarrillos y se amanecieron con una amiguita más. Vestía polo negro sin mangas y abajo, un pantalón bermudas azul. Eso sí, fue en una encerrona, porque en la calle nadie lo deja tranquilo. Qué feo…

La firme que el ‘Chucho’ del puerto tiene 34 años, pero se sigue cuidando como si tuviera para diez años más en la pelotita. Hace su entrenamiento personalizado y hace unos días se compró una trotadora y junto a su ‘patrona’ le sacan el jugo a la máquina. Todas las tardes trabajan cuatro horas hasta que el cuerpo pida chepa. Rexuxa…

Hay un volante del campeón de la Liga 2 que se ha metido una ‘bomba’ que le ha durado 72 horas. Su nombre empieza con O de Omar, su apellido con R de Reyes y desde el martes se instaló en Gambeta Alta con una rubia y amigos. Obviamente, era el único que gastaba y creía que por haber ascendido ya era dueño del mundo. Nooooo…

El ‘Chemo de los pobres’ es un ejemplo para los demás. Con un poquito de drilo, sería todo un emprendedor. Se apunta en todo lo que pueda dar billete limpio. Arrancó el año vendiendo champú para el cabello. Ofrece por redes y después va casa por casa. Y hace entregas caminando cuando el cliente está cerca y, si vive lejos, se pone su protector facial y chapa su corredor azul. Vale... Me voy, soy fuga.

TE PUEDE INTERESAR: