Del saque somos carnecita... La firme que empezamos un nuevo año y lo que no tiene cura es el ‘partivirus’. No hay vacuna, ese ‘bicho’ lo llevas en la sangre hasta que te mueres. Esta historia es de dos compatriotas que en su bandera hay un sol. Uno es un barbón correlón y tenía un romance con una modelito que vive en la avenida 2 de Mayo, en San Isidro. Todo iba muy bien hasta que apareció un delantero frentón que jugó en La Vicky y ha vuelto a renacer en provincia. El hombre se siente ganador y canta ‘Primero fui yo...’, le dieron ganas de recordar buenos tiempos con la muchacha, la timbró y atrasó en ‘one’ a su paisano. Asuuu...

Me datean que en La Molina, en la casa de un ‘crazy’ que dejó la pelotita por sobrepeso, compraron harta carne, full chorizos, panceta y todas esas cosas ricas para una parrilla. En las mesas habían harta botellas, pero todas eran de gaseosa y agua mineral. Parece que se ha tomado en serio cuidar la línea porque ahora es modelo de la ropa que vende su ‘patrona’. Chévere...

Ya me contaron que el gerente del club del final de la avenida Javier Prado, se encarga de cerrar los contratos con los jugadores y también es acreedor de la institución. Le deben plata por su chamba que hizo años atrás. O sea que el hombre ve lo que entra y al toque es el primerito en chapar el ‘drilo’ y ponerse al día con sus ‘arrugas’. Asuuuuu...

En el puerto más de uno está buscando para encarar al ‘Amigo de Marco Antonio’. El directivo les dice a los jugadores que no seguirán en el equipo porque el técnico no los tiene en sus planes. Cuando los futbolistas le preguntan al DT si es verdad, se enteran que es mentira. Llaman al ‘pata’ y no responde las llamadas. Ayayayay...

Me voy, soy fuga.

TE PUEDE INTERESAR: