Alan García en su peor momento (II)

El Búho continúa con su análisis de la situación del expresidente Alan García, luego que el gobierno de Uruguay le negó su pedido de asilo político.

Alan García
Alan García
Alan García

EsteBúho recibe correos de sus lectores jóvenes. ‘Búho, danos más datos sobre el pedido de asilo de Alan García, ya que, del saque, no nos gustó que se vaya a la embajada de Uruguay a decir que en el país hay ‘persecución política’. Eso no lo dice ni la china Keiko que está presa, ni Ollanta que estuvo varios meses encerrado con su esposa Nadine. Nos alegra que el presidente charrúa Tabaré Vázquez le negara el asilo, pero queremos que nos amplíes el panorama a tu estilo’. Lo único que me quedó fue coger mi ‘espada del augurio’ de ‘Los Thundercats’ para que ‘me permita ver más allá de lo evidente’ en esta mi segunda entrega sobre ‘el ‘papelón de Alan’.

MALOS COMPAÑEROS:
El partido aprista de Víctor Raúl Haya de la Torre se caracterizó por el impresionante ‘blindaje’ a su héroe, el compañero jefe. Para eso, aparte de los ‘búfalos’ guardaespaldas, tenía una pléyade de extraordinarios políticos y militantes, leales e inteligentes que aconsejaban a un Haya siempre recluido en las ‘catacumbas’, en épocas de dictadura. Enumero algunos: el ‘Cachorro’ Seoane, Ramiro Prialé, Luis Alberto Sánchez, Andrés Townsend, entre otros patricios de la democracia. Qué tal diferencia con ‘Mordaza’ Mulder o ‘Sipán’ Velásquez Quesquén, quienes no le advirtieron que con el pedido de asilo a Uruguay cavaba su propia tumba. Un gran líder necesitaba grandes compañeros, no ‘Sanchos panzas’ que solo le decían sobonamente ‘Chi cheñó’.

LA RUTA DE LOS 24 MILLONES: Según datos confidenciales del diario uruguayo ‘El Observador’, la denuncia que habría decidido a Tabaré negarle el asilo a García tiene que ver con el file entregado por Vizcarra llamado ‘Línea uno del Metro de Lima’. Allí Vázquez habría hecho ¡plop!, como ‘Condorito’, cuando se enteró que dos personajes de segundo nivel, como Jorge ‘Provocación’ Cuba y Edwin ‘Pulgoso’ Luyo, solo retiraron cuatro millones de la Banca de Andorra y dejaron más de catorce millones en el limbo. Según Cuba, que busca convertirse en ‘colaborador eficaz’, ese dinero sería para Alan. Las autoridades uruguayas sintieron vergüenza ajena y ordenaron a su embajador Carlos Barros que bote al aprista de la residencia de San Isidro. ¡¡Papelón!!

NI EN PINTURA: Fue el presidente uruguayo Tabaré Vázquez quien le hizo la cruz a García. Lo convirtió en un arrimado, en pocas palabras, al afirmar: ‘En el Perú no hay persecución política y sí hay independencia de poderes’. ‘El caso de García -apuntó Vázquez- tiene que ver con delitos económicos desde su primer y segundo gobierno’. ¡¡Qué fuerte!! En otras palabras, Alan mintió en argumentar persecución política y en realidad la justicia peruana lo investiga por delitos de corrupción.

NADIE LE CREE: Alan, después del tremendo roche de la choteada de la embajada del Uruguay, llegó a su casa de Miraflores y declaró estar en su domicilio ‘a disposición de todas las investigaciones y convocatorias que me hagan’. Después de la sucia jugarreta al país de enlodar la imagen del Perú, ¿le debemos creer? Este columnista le pediría a la Policía Judicial que lo monitoree las veinticuatro horas del día. Alan tiene un ‘plan secreto’, salir escondido vía mar, aire, tierra o como ‘topo’ para el extranjero hacia un país que no tenga extradición con el Perú.

COSTA RICA LO ARROCHÓ: Francamente la imagen de Alan García de líder latinoamericano, en su condición de haber sido dos veces elegido presidente del Perú en comicios, se fue por los suelos. No solo por la tremenda choteada del emblemático gobierno del Uruguay, sino porque también arrocharon sus solicitudes de otros países. El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, confirmó a la poderosa cadena de noticias norteamericana CNN, que ‘sí hubo comunicación entre los emisarios de Alan y el gobierno’ ‘tico’ para un posible asilo. Y para desgracia de García, el presidente centroamericano dijo que negaron cualquier posibilidad ‘por los procesos judiciales que lleva en su país’. Definitivamente, el caso de Alan García sentará una positiva jurisprudencia en el asilo diplomático y político. Apago el televisor.

Ir a portada