Alberto Fujimori degustó su venganza en plato frío [VIDEO]

El Búho escribe sobre lo que nos dejó el pedido frustrado de vacancia presidencial

Indulto a Fujimori: La jugada para liberar a exmandatario vista por ‘El Búho’

Alberto Fujimori y su ansiado indulto.

Alberto Fujimori y su ansiado indulto.

Redacción Trome
23/12/2017 - 00:05h

Este Búho despertó cansado después de una ardua jornada. Me soplé toda la sesión de vacancia y mi cabeza parecía que había sufrido un derrame de ensalada cerebral, pasando de Montesquieu a Maquiavelo, de Aron a ‘Condorita’ Vilcatoma, con escalas en el ‘Chavo del 8’. Escribía la columna al mismo tiempo de la votación, porque las rotativas estaban paralizadas esperando la portada y esta columna. Todo para brindarles lo ultimito a mis fieles lectores. Pero me quedaron muchas cosas en el tintero en esta resaca de la vacancia que no fue.

- FUJIMORI VENCIÓ: Este columnista lo dijo y no se equivocó. El papá Alberto era el ventrílocuo de Kenji. Todo lo que decía y hacía su querubín, salía desde su encierro en Barbadillo. Por eso, ofensas de Keikistas rabiosos, como Becerril y de su propia primogénita, le dolían en el alma. Pero como político zorro y buen japonés, esperó degustar su venganza en plato frío. Kenji nunca delató a sus ‘tapaditos’, todos ellos de perfil bajo en Fuerza Popular, los ninguneados e ignorados por los todopoderosos Keiko y oscuros asesores Pier Figari y Ana Vega. Estelita Bustos, Clayton Galván o Marita Herrera eran los ‘mudos’, los congresistas parias del fujimorismo, junto con Bienvenido Ramírez, el tristemente célebre tumbesino que dijo que ‘leer muchos libros ocasiona el Alzhéimer’. Ahora ellos pasaron a la historia porque dividieron a la monolítica bancada fujimorista e impidieron una histórica vacancia presidencial. Pero lo ejecutaron con su segunda. Todos ellos, ajenos a la maquinaria Keikista, no iban a ser considerados en una eventual nueva elección para el Congreso. De haber sido vacado PPK y ante la inminente renuncia de Vizcarra y Aráoz, eran potencialmente viables unas nuevas elecciones y ellos se irían con sus ‘chivas’ a sus provincias. En ese momento les cayó del cielo la propuesta de Kenji, que fue refrendada vía telefónica por el propio Alberto: ‘Voten contra la vacancia, yo salgo libre y arreglaré las cosas en el partido. Kenji será candidato en el 2021 y todos ustedes se irán a la reelección’. Fue una jugada maestra la de PPK de amenazar con la renuncia de sus vicepresidentes. Derechistas, izquierdistas, apristas, acciopopulistas, aliancistas (Para el Progreso) y hasta descerebrados, todos aman su curul por sobre todas las cosas y no la iban a arriesgar por lo que consideraban una actitud revanchista y picona de Keiko.

- LA RABIA DE MULDER: Este Búho valoró la intervención de Jorge del Castillo como la ‘constructiva’. Y la de Mauricio, la califico como la más ‘agresiva’. La soberbia actitud de prepotente ganador que exhibió Mulder le rebotó en la cara a la hora de la votación. No solo perdió, sino que Lucianita León y Jorgito se abstuvieron. Pero su bravata causó más hilaridad que miedo: ‘Teníamos un acuerdo de un plenario nacional del partido para votar por la vacancia’. Un reservado cronista parlamentario comentó: ¿Plenario nacional se llama a un café con una fuente de butifarras en la panadería San Antonio entre ‘Sipán’ Velásquez Quesquén, Mulder y Alan García?

- EL MATONCITO ‘MIKI’: El congresista Miguel Torres, de Fuerza Popular, demostró que es un palomilla de ventana y que no le llega a los talones a su padre, el exministro Carlos Torres y Torres Lara. Al terminar la votación se le acercó a Kenji de manera amenazante, en una actitud matonesca. El querubín lo bajó en ‘one’, diciéndole su clásica frase ‘¡tampoco, tampoco!’.

- EL BAILECITO MONSE: Este columnista sintió vergüenza ajena al ver hasta dónde llegó el país, al presentarse en menos de dos años de gestión una vacancia para el presidente. No entiendo cómo, después de pasar por semejante humillación pública, en la que hasta tuvo que reconocer que fue ‘desprolijo con sus cuentas y ganancias’, un eufemismo para disimular un delito grave con la cutrera Odebrecht, PPK tuvo la ‘gran idea’ de ponerse a bailar en plena calle de San Isidro. Debió quedarse en su habitación a dar gracias a Dios que el Congreso prefirió al viejo lobista por sobre la prepotencia golpista y la mutilación de libertades y poderes independientes, que venía por parte de Fuerza Popular y el Apra alanista. Debió rezar y prometer que sacará del gabinete a sus ‘amigotas’ de negocios y lobbies como la Aljovín y la Molinelli, quienes brillaron por su ausencia cuando las ‘papas quemaban’ y el mandatario yacía con la cabeza en la guillotina. Que renueve su gabinete pensando el en pueblo que le dio su voto y que espera una reactivación económica. Una vacancia nos llevaba al abismo, pero que no abuse, pues ya no tendrá otra oportunidad. Apago el televisor.

Héctor Becerril sobre Alberto Fujimori