Zoraida Ávalos respalda acuerdo con Odebrecht en el que siga contratando en Perú

Antauro mueve sus fichas

El Búho advierte que, cómodamente instalado en su celda del penal chorrillano de Virgen de la Merced, Antauro Humala digita, planifica y ordena a sus hordas etnocaceristas infiltrarse en cualquier conflicto social que surja en Lima o provincias.

Antauro Humala podría postular a las elecciones en el 2021

Antauro Humala podría postular a las elecciones en el 2021

Antauro Humala podría postular a las elecciones en el 2021

Este Búho habrá nacido de noche, pero no anoche. Desde hace tiempo advertí que, cómodamente instalado en su celda del penal chorrillano de Virgen de la Merced, Antauro Humala digita, planifica y ordena a sus hordas etnocaceristas infiltrarse en cualquier conflicto social que surja en Lima o provincias.

Pese a que ya no goza de las ‘gollerías’ carcelarias que le brindaba su hermano Ollanta (como fumarse sus ‘tronchitos’, hacer ingresar a la celda a sus novias a cualquier hora del día o la noche, salirse a una clínica ‘para festejar el Año Nuevo’ o darse alguna escapadita a la calle ‘para estirar las piernas’), lo real es que, actualmente, el condenado por asesinar policías en el tristemente conocido ‘Andahuaylazo’ sigue haciendo de las suyas.

En junio, sin que ninguna autoridad lo haya explicado hasta ahora, habló por teléfono por ¡40 minutos! con los asistentes al evento donde se fundó su nueva agrupación, llamada ‘Frente Patriótico’, cascarón de su ultraviolento comando etnocacerista, que había hecho de las suyas frente a la policía unos días antes durante una marcha pacífica programada por los vecinos de Puente Piedra contra ‘los peajes abusivos de la corrupción’.

Meses atrás, también habían contribuido con violencia y destrucción de propiedad privada durante el conflicto en Las Bambas y hoy, sin rubor, acepta y reconoce que sus huestes ponen la pólvora y la ‘fuerza’ en los desmanes visibles en las protestas contra Tía María, en Arequipa.

Está condenado a 19 años por el ataque armado a la comisaría de Andahuaylas. A las cuatro de una madrugada helada del primero de enero del 2005, 170 etnocaceristas, comandados por el mayor Antauro Humala, tomaron Andahuaylas y se enfrentaron a la policía, que intentó imponer el orden. Pretendía derrocar al presidente Alejandro Toledo.

Los alucinados subversivos mataron a cuatro policías. En la actualidad, con posible adelanto de elecciones, Antauro ya no está solo. Hay un grupo de politicastros que lo apoyan en su quimera de llegar a la presidencia o, en todo caso, de manera oportuna quieren que los arrastre como locomotora al próximo Congreso. Algunos de ellos son los ‘mecenas’ de su movimiento, como Virgilio Acuña, hermano de César ‘Fue copia, no plagio’, y Amaro Romero, el tristemente célebre ‘Come oro’. Pero ¿en qué momento Antauro Humala dejó de ser un oficial que vestía el glorioso uniforme del Ejército peruano para convertirse en un desquiciado asesino de policías?

Este Búho cubría las dos campañas electorales de Ollanta Humala y me di cuenta de que tanto su madre Elena Tasso como su padre, el ‘patriarca ‘don Isaac’, adoran a Antauro. El viejo abogado que fue militante comunista e ‘instructor’ de los cachimbos sanmarquinos Mario Vargas Llosa y el sociólogo Héctor Béjar.

En ‘El pez en el agua’, Mario Vargas Llosa recuerda esa época: ‘ El animoso Isaac, que en sus discursos hablaba infaliblemente de los ilotas de Grecia y de la rebelión de Espartaco’. Luego, el patriarca militó en el MIR del guerrillero Luis de la Puente Uceda, pero se retiró porque consideraba que no debía enfrentarse al Ejército, sino infiltrarse en él, ‘porque en el Ejército hay militares héroes como Andrés Avelino Cáceres’. Por eso hizo ingresar a sus hijos Ollanta y Antauro a la Escuela Militar de Chorrillos, para que concluyan la labor que no pudo hacer Juan Velasco Alvarado. Pero al fundar el Partido Nacionalista, le impregnó un tinte racista al reivindicar como ‘la clase dirigente’ a la raza cobriza. Su preferido era Antauro por ser ‘más consecuente’.

‘Ollanta es un pisado que se deja mandar por su mujer, que está borrachita de poder’, expresó sin pelos en la lengua. Su madre también engreía a Antauro y, alguna vez, compartió con él sus amenazas homofóbicas. ‘Con dos homosexuales que se fusilen ya no se vería tanta inmoralidad’, sentenció.

¡Cómo no se iba a producir una ensalada cerebral en el díscolo Antauro! Pero el grado de fanatismo de la familia de Ollanta y Antauro se elevó a decibeles incalculables cuando al expresidente Ollanta Humala y a Nadine se les vinculó con los millonarios sobornos de Odebrecht. Desde la prisión le escribió una carta: “Hermano, suicídate. Es lo mejor que te tocaría hacer en caso de que tengas una pizca de dignidad”. ¡Qué tal familia! Apago el televisor.

Cargando siguiente contenido

Portada

var a = document.querySelector("#content_left_ads_d_top"), b = document.querySelector("#content_right_ads_d_top"), c = document.querySelector("#ads-desktop-zocalo1"), d = document.querySelector("#ads-desktop-zocalo2"); a && b && c && d && (c.appendChild(a), d.appendChild(b));