Audios del escándalo en Las Bambas (ii)

El Búho vuelve a referirse a los polémicos audios de los hermanos Chávez Sotelo, quienes fungen de ‘asesores’, en la comunidad de Las Bambas.

Audios del escándalo en Las Bambas

Este Búho habrá nacido de noche pero no anoche. Sobre Las Bambas , sería bueno presentar lo ‘afortunados’ que son algunos de los beligerantes dirigentes de la comunidad, como Edison Vargas. Sí, el mismo que el domingo gritó ante la multitud: ‘¡Si me detienen, tiene que haber muerte!’. Este especialista en tomar carreteras y cobrar para desalojarlas, desde el 2013 ha paralizado las obras en la minería. Los empresarios tuvieron que pagar decenas de miles de dólares para seguir trabajando. Los ‘asesores’ cobraron su 30 % y ellos el resto. A sus 25 años, según la Sunarp, Edison Vargas es dueño de una camioneta Great Wall de 18 mil dólares y de una Toyota Hilux de 37 mil. Y el ‘vulnerado’ Gregorio Rojas se compró en las mismas fechas un minibus Hyundai de 55 mil dólares y al año siguiente, una Nissan Frontier de 10 mil. Los miles de comuneros no recibieron ni un sol del pago que les dio la empresa minera ante las extorsiones ordenadas por sus ‘asesores’, los Chávez Sotelo. Aquí más audios de la extorsión del ‘Doctor Frank’: 

PLATA SÍ, DIÁLOGO NO

COMPINCHE: Pero, doctor, estamos quedando 150 (mil) para usted y 150 yo.
FRANK CHÁVEZ SOTELO: ¿Cómo?
C: Estamos quedando 170 para usted y 150 para mí. Hay que ser claros, yo también he chambeado, doctor.
COMUNERO: Tenemos que conversar entre nosotros nomás, ¿sin el MTC (Ministerio de Transportes), no?
FRANK: Nada hay que conversar con ellos (...).

¡EL PRIVAO ESTÁ CAG...!
Frank Chávez no aceptó los cinco mil soles mensuales que propuso pagarle la comunidad de Fuerabamba. Solo puso una condición: ‘páguenme el 30 por ciento de lo que saque’. Por eso su estrategia de ‘tomar carreteras’ para extorsionar a la mina a pagar millonadas.

Testigo protegido: ‘Quieren (los Chávez Sotelo) lograr el monto solicitado a la empresa y de ese dinero quieren el 30 %, por eso la vía sigue bloqueada hasta la fecha en Yavi Yavi. Nos dijeron que cuando nos reunamos con la empresa la comunidad de Yavi Yavi debía pedir 264 soles por metro cuadrado del fundo por donde pasa la carretera (el cálculo de ese monto ascendía a alrededor de 100 millones de soles)’.
WILLY: Esa diferencia que están pidiendo es abismal, es exagerada también, huevón. Rebaja, casero, rebaja.
FRANK: Ellos van a proponer una estupidez. El privao está cagao, huevón, al privado hay que romperle el culo.
WILLY: ¿A quién?
FRANK: Al privao, pe.

TRATA A LOS COMUNEROS COMO A ‘HIJOS’

A veces, a punta de pistola y carajazos y otras, de forma paternal, tal como un hacendado del siglo pasado, así establecía Frank Chávez su comunicación con la comunidad. Su misión es sabotear cualquier posibilidad de diálogo y cuanto más caos y hasta muerte, mejor.

FRANK: Escúchame, lo que están buscando ellos (los funcionarios de la mina MMG) es cuidar su pellejo, ¿me entiendes?
EDDIE: Sí, sí, eso es lo que están queriendo pe, doctor.
FRANK: Ahora dicen ‘p..., nos cagamos, nosotros teníamos que solucionar esto, porque los cholitos y sus asesores iban a esperar cualquier cosa que les íbamos a dar, ¿no es cierto?
EDDIE: Ah, claro, claro, doctor. Está bien, ya, ya, ya.
FRANK: Ahora lo que se tiene que hacer ‘hijo’, escúchame bien ¡ah!, por más que la empresa llame a Gregorio (Rojas, presidente de la comunidad) o lo que mierda sea, acá nadie va a hablar con esos hijos de p..., ¿me entiendes?
EDDIE: Ya.
FRANK: Nada, hijo, entonces cuando estés con Gregorio, van a querer llamarte de la minera, pero acá no hay nada, con esa gente no se tiene que hablar ni solucionar nada (...). Hijo, el poder ahora lo tienen ustedes, lo tenemos nosotros.
EDDIE: Sí, doctor.
FRANK: Ya, hijo, con tranquilidad regresa donde tu compañero Gregorio lo más rápido posible y échate a su lado, por favor, hijo, son uno solo, ustedes con nosotros somos uno solo.
EDDIE: Sí, sí, doctor.
FRANK: Ya, hijito, con cuidado nomás, cuídate mucho.
EDDIE: Muchas gracias, doctor.

Este Búho piensa que la presencia de Salvador del Solar en la zona del conflicto le hubiera dado mucho mayor fuerza a la imagen del Gobierno. En estos casos extremos es donde se ve la talla de un primer ministro. En un país con tantos problemas en el interior, como tragedias naturales y conflictos sociales, un premier debe estar dispuesto a ensuciarse los zapatos y a tomar el toro por las astas. Apago el televisor. 

Ir a portada