Zoraida Ávalos respalda acuerdo con Odebrecht en el que siga contratando en Perú

El Búho y los Juegos Panamericanos

El Búho cree que la realización de los Juegos Panamericanos 2019 en Lima es un milagro y recuerda a deportistas que nos dieron medallas de oro en inolvidables competencias.

Panamericanos: Diez motivos para seguir los Juegos Lima 2019

Panamericanos: Diez motivos para seguir los Juegos Lima 2019

Panamericanos: Diez motivos para seguir los Juegos Lima 2019

Este Búho, a un día de la que promete ser una inolvidable inauguración de los Juegos Panamericanos Lima 2019, ha concluido que los milagros existen. Me explico: En el año 2013, cuando increíblemente obtuvimos la sede de este gran evento deportivo, pulverizando las aspiraciones de una capital como Santiago de Chile que se creía fija, la comisión encargada de llevar adelante las obras necesarias para un torneo de tamaña envergadura cometió un gravísimo error: proyectaron construir todo nuevo. Megaobras, como si nos sobrara la plata y el tiempo.

Lo cierto es que a mediados del 2016, ¡¡no se había iniciado ninguna obra y ni siquiera las habían licitado!! La Organización Internacional Panamericana lanzó una advertencia: ‘Si no empiezan a trabajar, le quitamos la sede a favor de Santiago de Chile’.

Felizmente, se destituyó al comité anterior y se nombró a Carlos Neuhaus, quien en el deporte tenía el tremendo prestigio que desde la Federación de Surf llevó al deporte de las olas a ganar campeonatos mundiales y organizar un Mundial en Punta Rocas. El nuevo presidente, contando con solo dos años y medio de plazo, cambió la estrategia: En vez de nuevos ‘elefantes blancos’, se planteó reconstruir los existentes, proyectar la nueva Villa Panamericana, donde en vez de construir 39 edificios de diez pisos, se levantaron siete torres de 20 pisos. Así, en el tiempo establecido, se concluyeron milagrosamente las obras de infraestructura.

En la parte deportiva, solo ocho peruanos a lo largo de la historia de los Juegos Panamericanos obtuvieron sendas medallas de oro. Aquí empezamos un obligatorio recuento:

JULIA SÁNCHEZ (Buenos Aires 1951): Fue nuestra primera gran velocista en la prueba clásica de los cien metros planos. En la prueba panamericana, la favorita era la norteamericana Jean Patton, de una talla y piernas impresionantes, frente a la menuda morena estudiante de Educación Física, de San Marcos. Su triunfo, seguido por millones a través de la radio, emocionó a todo el país. Esa marca se mantuvo como récord nacional durante 18 años.

EDITH NOEDING (México 1975): El deporte del atletismo se hizo más popular cuando los varones se pasaban la voz sobre una bella y espigada atleta, hija de alemán, que era invencible en la pista atlética del estadio Nacional. Se trataba de Edith Noeding, quien en 1974, en el Sudamericano de Chile, se coronó campeona de pentatlón y 110 metros con vallas. Esas dos medallas de oro hicieron soñar al país con que podía lograr la presea dorada en los Panamericanos de México 1975.

En las vallas tenía a rivales temibles, la jamaiquina, la norteamericana, la canadiense y la mexicana, favorita del público. “Al principio pensé en ganar aunque sea una de bronce para mi país, pero al hacer la mejor marca en las clasificaciones, ya todas me miraban con temor”, recordó en una entrevista. Así, Edith obtuvo la medalla oro panamericana para el Perú. Regresó al país, merecidamente, como una reina. Apago el televisor.

Edith Noeding

Edith Noeding, quien en 1974, en el Sudamericano de Chile, se coronó campeona de pentatlón

Edith Noeding, quien en 1974, en el Sudamericano de Chile, se coronó campeona de pentatlón

Cargando siguiente contenido

Portada

var a = document.querySelector("#content_left_ads_d_top"), b = document.querySelector("#content_right_ads_d_top"), c = document.querySelector("#ads-desktop-zocalo1"), d = document.querySelector("#ads-desktop-zocalo2"); a && b && c && d && (c.appendChild(a), d.appendChild(b));