'Pastillazos' de El Búho

El Búho escribe sobre lo que ocurre en la política nacional. 

Rosa Bartra
Vicente Silva Checa
Arequipa

Más sobre:

Pico Tv,

El Búho

EsteBúho ve el mar político más movido que el ‘Chato’ Barraza saliendo del cumpleaños de Kike Suero auspiciado por la Backus y Ron Pomalca. Por eso les presento mis clásicos ‘pastillazos’ que tanto reclaman ustedes, mis lectores.

RÍOS HUNDE A SU ‘HERMANITO’: Para este columnista, el encarcelado Walter ‘Diez verdecitos’ Ríos podría ser el segundo en el organigrama de la banda criminal ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’, pero definitivamente no era el cabecilla. Por las abrumadoras evidencias, era un vulgar corrupto que acumuló dinero sucio cobrando por promover ascensos y nombramientos en el Poder Judicial. Liberaba a narcos, sicarios, estafadores por jugosas sumas, que derrochaba en comilonas, francachelas y bacanales. Era ‘completito’, pero en absoluto era el cabecilla de la organización. Hace dos meses, según revela La República, Ríos se acogió a la ‘confesión sincera’ y en su declaración a la Fiscalía dio un testimonio que hundirá a César Hinostroza: ‘Él me encargaba buscar jueces amigos para que sean nombrados por el Consejo Nacional de la Magistratura’. Hinostroza era el verdadero cerebro, según Ríos, y le daba órdenes. Su objetivo máximo era llegar a ser presidente del Poder Judicial, por lo que buscó alianza con Fuerza Popular para que lo apoyen en el Congreso a cambio de ‘salvar’ a Keiko en su proceso de ‘los cocteles’. Se le viene la noche al ‘cerebro del mal’.

LAVA CARA: Para un irónico congresista oficialista, Rosa Bartra, la responsable del informe final de la Comisión Lava Jato, funcionó mejor que una lavadora japonesa de última generación, al dejar limpios de polvo y paja a Alan García y Keiko Fujimori. Lo del líder aprista es de escándalo. A pesar de que en el informe de minoría se demostró que García, como presidente, dictó decretos de urgencia que favorecieron escandalosamente a la cutrera empresa brasileña Odebrecht y dio el visto bueno para las onerosas adendas que permitieron que sobrevaloraran los costos a cifras astronómicas con perjuicio para el Estado, no lo incluyeron en la investigación. Nadie cree que, siendo presidente y amigo personal de Jorge Barata y Marcelo Odebrecht, no se haya enterado de que ellos pagaron una coima de más de diez millones de dólares a dos hombres de su partido: Jorge ‘Provocación’ Cuba y Edwin ‘Pulgoso’ Luyo. Bartra obvió los ocho millones depositados en una cuenta en Andorra que Cuba ni Luyo tocaron. ¿Para quién era ese dinero?

AMANTES BANDIDOS: Estupor e indignación ha causado la detención de catorce personas acusadas por la Fiscalía de Arequipa de pertenecer a la banda ‘Los Desalmados del Tráfico Humano’. Indignación, porque entre los detenidos estaba el que fuera director general de la Policía, general Raúl Becerra Velarde, y estupor, porque según la acusación, la cabecilla de la banda sería la modelo Cinthia Tello Preciado, conocida organizadora de eventos de belleza en cuya vivienda se encontró a una bebita de cinco meses, la que, presuntamente, iban a vender en 20 mil dólares. Los padres de la niña, Ana Huicho y Anacleto Chuctaya, son humildes campesinos. El general, quien mantiene una relación sentimental con la modelo, estaba listo para viajar con ella y la bebé. Sorprende que el Ministerio de la Mujer, en lugar de exigir que se investigue a fondo este caso, se pronuncie argumentando un supuesto ‘machismo’, ignorando que así lo informaron la policía y la fiscalía. Hace unas semanas, un policía atacó brutalmente a una joven chalaca en las afueras del estadio Nacional. Casi la matan, pero la ministra de este sector nunca la defendió ni le brindó su apoyo. ¿Dónde estaba?

VOLVIÓ A LAS ANDADAS: A Vicente Silva Checa se le dictó, la noche del sábado, 36 meses de prisión preventiva y, según la Fiscalía, era el principal asesor de Keiko Fujimori en las sombras. Era el ‘Montesinos de Keiko’, declaró el testigo protegido Rolando Reátegui. ‘Tenía más poder que Pierre Figari y Ana Herz, pero todos los lunes se reunían los tres con Keiko, para ‘dar línea’ al comité político y a la bancada fujimorista. Sin embargo, Silva Checa no era un cualquiera. Tuvo su ‘vladivideo’ recibiendo ¡2 millones de dólares! por vender la línea editorial de su Cable Canal de Noticias. Pasó 29 meses preso y once con arresto domiciliario. Nunca lo declararon inocente como pregonaba, sino que salió por exceso de carcelería. Apago el televisor.

Ir a portada