'Pastillazos' de El Búho

El Búho analiza la situación política del país con sus ya conocidos 'Pastillazos'. 

Alan García
Edwin Oviedo
Congreso de la República

Más sobre:

Pico Tv,

El Búho

EsteBúho ve el panorama político más movido que Kike Suero saliendo de una degustación gratuita de la trepadora cachina en la Plaza de Acho. Por eso agarro mi espada del augurio de los Thundercats para poder ver ‘más allá de lo evidente’ y traerles estos ‘pastillazos’ que tanto reclaman ustedes, mis lectores.

‘ZAPATÓFONOS PARA ALAN’: Este columnista habrá nacido de noche, pero no anoche. La imagen de Alan García, después de que le negaran el asilo en Uruguay y saliera por la cochera de la embajada, quedó por los suelos y la opinión pública repudió su intento de enlodar la imagen de un país donde hay independencia de poderes, con tal de ‘salvar su pellejo’. No es casual que ensaye una vez más otra de sus jugarretas para ‘victimizarse’. No abrió la boca para pedirle disculpas al Perú por el papelón, pero sí lo hizo para denunciar un supuesto ‘chuponeo’ a su persona, debido a un lógico seguimiento de los servicios de seguridad a un hombre que tiene impedimento de salida y que busca por cualquier medio evadirse de la Justicia. ¿Qué pasaría si Alan, como piensa mucha gente, huye por mar mismo Montesinos? ¡Iban a culpar al ministro del Interior! Lo de García es risible. Ya perdió totalmente la credibilidad. Poco faltó para que culpara a los agentes de ‘Kaos’ o al temible detective de espionaje, Maxwell Smart, el entrañable ‘Superagente 86’ de la recordada serie de televisión de los años setenta.

TIEMBLA ‘EL GORDITO’: El presidente de la Federación Peruana de Fútbol, Edwin Oviedo, debió renunciar por propia iniciativa cuando fue denunciado por la Fiscalía de Chiclayo de ser autor mediato de dos homicidios y de que encabezaría la banda criminal ‘Los Wachiturros’ en Tumán y, posteriormente, al ser acusado de integrar la organización criminal ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’, por el cual le dictaron ayer 10 días de prisión preliminar. Según la fiscal Rocío Sánchez, Oviedo, conocido como ‘Gordito’ u ‘Oso’ en la mafia que piloteaba César Hinostroza, se ubicaba en el ‘tercer nivel de corrupción’ solventando al ‘Cerebro’ Hinostroza de dinero en forma de ‘dádivas’. Además, la red aprovechó la posición de ‘Gordito’ en el fútbol para captar, mediante la entrega de palcos, entradas, viajes y viáticos para el Mundial, a potenciales funcionarios del Poder Judicial y hasta congresistas de Fuerza Popular y otras tiendas. El testigo protegido, que sería Antonio Camayo, habría declarado que muchos pagos se hicieron en su propia residencia. Oviedo amenazó con denunciar a quien llamaba ‘Toñito, mi hermano emprendedor’. Hoy está con la soga al cuello ‘blanco’, pues hasta su abogado José Isla también fue detenido.

EL CONGRESO ES... ¡LAS VEGAS!: El fujimorismo se aprovechó una vez más de la expectativa ciudadana por las fiestas navideñas, el escándalo del negado asilo a Alan García, la semifinal entre Alianza y Melgar y el referéndum del domingo, para aprobar normas de terror, pensando que nos iban a ‘meter la yuca’, como en la época de su líder, el ahora detenido en una clínica Alberto Fujimori, para pretender favorecer a grandes negocios derogando leyes que van a atentar contra la economía del país y la defensa del consumidor. Es el caso del presidente de la Comisión de Constitución, Miguel ‘Miki’ Torres, quien se disfrazó de Sam ‘Ace’ Rothstein como gerente del principal casino de Las Vegas en la película ‘Casino’ de Martin Scorsese. Él junto con Úrsula Letona se pusieron del lado de los dueños de casinos y tragamonedas y lograron que en una votación ajustada de 8 a 6 y una abstención, se derogue el decreto legislativo presidencial que gravaba con el impuesto selectivo al consumo a los casinos y tragamonedas. Si se aprueba esta medida en el pleno, los millonarios casinos dejarían de tributar al fisco la cantidad de ¡500 millones de soles al año! Para colmo, se supo que el estudio Torres y Torres Lara patrocina a varios de los más grandes casinos del país. ¡Increíble! Apago el televisor.

Ir a portada