El Búho recordó la cinta Grease.
El Búho recordó la cinta Grease.

Este está muy preocupado por la propagación de la del coronavirus que, según el ministro de Salud, Óscar Ugarte, ya arrasa en la capital y vino desde el puerto de Manaos, Brasil. En un alucinante recorrido por ríos brasileños y peruanos hasta llegar a la Carretera Central, a los distritos de Chosica, Ate, Chaclacayo y el populoso San Juan de Lurigancho.

Según las últimas estadísticas, casi la mitad de los actuales contagios se dan con esta ‘cepa’ desgraciada, que es diabólicamente contagiosa y en una modalidad diferente infecta también a niños y adolescentes hasta llevarlos a la muerte. Hay que tener mucho cuidado.

Pero no podía dejar de reflexionar sobre los debates oficiales de las próximas elecciones presidenciales del 11 de abril del 2021, que durarán desde el lunes 29 al miércoles 31 de marzo.

Mis jóvenes lectores corren las apuestas y están más interesados en saber quiénes serán los dos privilegiados en llegar a la segunda vuelta. ‘Buhito, tú en el 2016 fuiste uno de los pocos periodistas que llegaron a Piura para cubrir el primer debate de la segunda vuelta entre PPK y Keiko Fujimori, y luego el segundo en la Universidad de Lima a fines de mayo’.

RETROCEDAMOS UNOS AÑOS

Este columnista efectivamente estuvo en ambos debates y recuerda como moderadores a Carlos ‘Lobito’ Cornejo y Mónica Delta. Por mi parte, armé una excelente dupla con el entrañable fotógrafo de ‘Caretas’, Víctor Ch. Vargas, en las calientes y movidas noches piuranas.

Aquella vez, en el 2016, PPK llegó sobre la hora y se fue directo a su hotel. Mientras la ‘China’ arribó fogosa, desde la mañana a hacer proselitismo por toda la ciudad que lucía de un ambiente naranja. En el debate Pedro Pablo tuvo un discurso más técnico, pero Keiko se mostró más enérgica, con la voz muy firme y mucho dominio de escenario. Ella calificaba a su rival como un millonario enemigo del pueblo, socio y aliado de banqueros, y comenzó a llamarlo como ‘Mister Kuczynski’.

Cuando el ‘colorao’ quiso contragolpear, lo hizo recordando la terrible corrupción que hubo en el periodo presidencial de su padre. Ella le recordó que había colaborado activamente en su campaña del 2011 contra Ollanta Humala y le espetó un contundente: “¡Cómo has cambiado pelona!”, la rima del famoso declamador Nicomedes Santa Cruz que fue festejada por el público.

Y contra todo pronóstico, la bisoña Keiko había ganado el primer debate.

El segundo encuentro se desarrollaría en el auditorio ‘Zoom’ de la Universidad de Lima. La delegación fujimorista estaba en éxtasis, pensaban que su lideresa iba a ‘pulverizar’ al experimentado exministro de Fernando Belaunde Terry y Alejandro Toledo. Pero se fue de cara.

PPK tomó el control de la confrontación. Ridiculizó a su joven contrincante que no atinaba a nada, no podía responder a la andanada de cuestionamientos de su rival. También puso el punto sobre las íes, en la cercanía de Keiko con el otrora cuestionado financista de su partido, Joaquín Ramírez, investigado por la justicia peruana desde hace años y también por la DEA.

Y lanzó un ‘jab’ recordándole la relación de su papá con el siniestro Vladimiro Montesinos. Y para noquearla, llevó el debate a un terreno que la fujimorista no imaginaba: ‘No sé cual ha sido la experiencia laboral de la candidata. Ha sido básicamente política, no ha trabajado en ninguna empresa que yo sepa’. Sacó una espada como torero frente a un toro agonizante y recordó lo que le dijo Keiko en Piura: “¡Cómo has cambiado pelona!, eso me dijiste, ahora yo te respondo: ¡Tú no has cambiado pelona, eres la misma!”.

El auditorio rio a carcajadas y el rostro de Keiko estaba más rojo que el vestido de la caperucita. ‘Gallo viejo con el ala mata’. PPK había ganado de lejos el debate humillándola y a la larga la presidencia por más de 40 mil votos.

El destino del líder de Peruanos por el Kambio es conocido y rochoso, Keiko espera una tercera oportunidad que los analistas ven difícil, por no decir imposible. El tiempo lo dirá. Pero los debates son muy importantes, a tal punto que pueden marcar la diferencia. Apago el televisor.

TE PUEDE INTERESAR