'The Crown' es una de las producciones más caras de Netflix. (Difusión)
'The Crown' es una de las producciones más caras de Netflix. (Difusión)

Este Búho siempre les dice a sus lectores que tiene en su ‘bobo’ algunas series clásicas que conserva en su videoteca cerebral, como ‘Los Soprano’, ‘Juego de Tronos’ y ‘House of Cards’. Otra de ellas es ‘The Crown’, que acaba de ser premiada en los Globos de Oro.

Esta serie se inspira en la vida de la reina Isabel II de Inglaterra y es una de las producciones más caras de Netflix. La joyita de la plataforma de streaming se aprovecha del talento británico para los dramas históricos y se arropó en un presupuesto estratosférico que les ha permitido no tener ningún tipo de problemas en sus cuatro temporadas, logrando contratar a actorazos como Jonathan Pryce, Helena Bonham Carter o Gillian Anderson (‘Expedientes SecretosX’).

En la serie uno no sabe si dudar o dar por cierta la vida de la realeza, a la que el mundo solo siguió, para bien de ellos, por las revistas del corazón y los famosos, como ‘Vanidades’, ‘Buen Hogar’, ‘People’, o para mal de la reina por los terribles diarios sensacionalistas ingleses de tiradas alucinantes como ‘Daily Mirror’ o ‘The Sun’, que desnudan sus impresionantes ‘trapitos sucios’.

Para empezar, la primera temporada recrea la época jubilosa de una Inglaterra que liquidó al nazismo, Sir Winston Churchill es el primer ministro y pasó de héroe a villano... y sufre. Ya la victoria quedó atrás y ahora sus enemigos políticos se lo quieren tumbar.

En cualquier caso, es ficción y como tal hay que tratarla, una ficción que sirve de hilo conductor para contar de forma didáctica no solo el reinado de Isabel II, sino también acontecimientos históricos de la segunda mitad del siglo XX, logrando una interesante mezcla de chismografía sobre los reyes y la ‘real política’.

¿Cómo aprende un rey?, o mejor dicho, ¿cómo una chiquilla debe aprender a ser reina? ¿Cuál es su función? ¿Y la de su esposo? ¿Cómo fue la relación entre la joven Isabel y el veterano Winston Churchill?

Precisamente es el personaje del primer ministro británico la estrella de la primera temporada, con la actuación superlativa de John Lithgow, quien ganó varias nominaciones e incluso premios, más que merecidos, por dar vida copiando gestos, movimientos e incluso rasgos físicos, del primer ministro Churchill.

COVID-19 en Perú: ¿Cuándo se aplicarán las dosis de Pfizer?
COVID-19 en Perú: ¿Cuándo se aplicarán las dosis de Pfizer?

Otro palmarés se lo lleva Jared Harris (hijo del legendario Richard Harris) quien interpreta a Jorge VI, el padre de Isabel. La serie engancha por su narración (especialmente con las subtramas de los personajes secundarios), con la historia cursi de la enamoradiza y juerguera princesa Margarita, la descocada y a veces siniestra hermana de Isabel.

La idea que hay detrás de esta creación de Peter Morgan (guionista también del filme ‘La reina’, con Helen Mirren como Isabel II) es completar las seis décadas que lleva de reinado la célebre dama, a razón de década por temporada.

Para ello, el reparto irá evolucionando para adaptarse a la edad de los personajes en un determinado periodo de tiempo. Por eso, la cuarta temporada terminó con Margaret Thatcher, la reina longeva, la princesa Diana y el ‘papanatas’ del príncipe Carlos.

No voy a revelar las tres siguientes temporadas. Solo la primera, que supuso una incursión en la vida de Isabel y su familia, sobre todo su esposo Felipe, del que está perdidamente enamorada. Lo mejor es la dramatización de un puñado de personajes que, a pesar de representar una élite que va más allá del poder económico (¿sangre escuché por ahí?), reflejan los sueños y deseos de sus humildes súbditos británicos a lo largo de las décadas. Una serie imperdible. Apago el televisor.