El Búho, el columnista más leído del Perú. Todos los días, en Trome.
El Búho, el columnista más leído del Perú. Todos los días, en Trome.

tuvo en sus manos y leyó el libro ‘Penas y gozos: 200 hechos que no conoces del Perú’ (2021), del periodista de investigación Italo Sifuentes Alemán, texto que fue el más vendido en su rubro en la feria del Libro de Lima y ocupó un lugar privilegiado en la Feria de Guadalajara. Conozco al autor no solo porque trabajamos en un suplemento cultural que yace en el ‘cementerio de papel,’ del diario El Peruano, y después laboró tres lustros como redactor de Política del diario El Comercio. Luego se dedicaría al área de investigación histórica, publicando un libro que levantó polvo, no solo en el Perú, sino en Chile: ‘Los espías del Pacífico: tres casos de traición a la patria que vinculan a Chile’ (2014). Un texto revelador que comenté en esta columna en su momento.

Más información: El Búho y San Marcos

Allí detallaba cómo fue la felonía del suboficial de la Fuerza Aérea Julio Garaygar, quien fue fusilado en enero de 1979, después de reconocer que espió a favor del país del sur, fotografiando la base aérea subterránea de La Joya, en Arequipa, a cambio de dinero. Además, destapó un caso de traición que nunca salió a la luz pública, el del alférez de fragata Eduardo Barrios Coloma, al que tres oficiales peruanos engañaron haciéndose pasar por espías chilenos en 1989 y lo abordaron para que brinde documentación reservada de la Marina de Guerra del Perú. A cambio pidió 22 mil dólares porque ‘andaba con apuros económicos’. Al momento de reunirse en el Haití con los supuestos ‘espías’, fue capturado, enjuiciado y condenado a 28 años de prisión.

Este nuevo libro, según nos cuenta, le tomó diez años de investigación. La obra recoge, como su título lo señala, en más de 500 páginas, dos centenares de acontecimientos que marcaron entre 1533 y 2021 situaciones que quedaron entre las sombras, entre escombros de una engañosa ‘historiografía oficial’, ya sea por negligencia, por decretos de una Iglesia interesada en la perpetuidad del dominio colonial o sencillamente los intereses políticos y económicos de los poderosos de turno. Italo se encapsuló, encendió motores y viajó por ‘el túnel del tiempo’, aterrizando en periodos críticos de nuestra historia: la Colonia, el Virreinato, la guerra de la Independencia y la República, alrededor de cinco extensos y sinuosos siglos de los cuales disecciona cual cirujano aquellos episodios dignos de ser sacados a la luz, que dejan atónitos, perplejos e indignados a los lectores.

Más de uno se sentirá desengañado con tal o cual personaje. Son doscientas historias, una más sorprendente que la otra. Para llegar a ellas, para desentrañar el misterio, tuvo que ‘bucear’ en archivos, oficios, cartas, testamentos, pagarés, expedientes judiciales, partidas de bautizo y matrimonio, defunción, recetarios, información que no se encontraba en Internet y que Sifuentes, sabueso de la vieja escuela ‘before Internet’, supo encontrar. La investigación es un buen homenaje al bicentenario. Tal vez esta fecha cabalística le dio suerte para que le abran archivos privados y colecciones antes negadas para los acuciosos ojos de un investigador. Un libro indispensable para todo tipo de lector interesado en descubrir ciertas verdades y falsedades de nuestro proceso independentista. Sifuentes parece ser adicto al tema del grupo español Siniestro Total y sus casos nos hacen preguntar, como la canción de los españoles: ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Adónde vamos?, por sus voluminosas interrogantes a las que se contesta y nos deja sorprendidos.

Por ejemplo: ¿sabías que a quienes propiciaron nuestra independencia les tuvimos que pagar ¡¡¡4 millones de pesos por la expedición!!!? O cómo el primer caso de corrupción registrado en el infame baúl de la historia se dio a tan solo ¡¡¡tres meses de declarada nuestra independencia!!! Y la primera autoridad pillada en ‘faenón’ de la historia peruana fue el gobernador de Ica y algunos mercaderes, que pedían su ‘cutra’ para dejar desembarcar aguardiente desde Pisco hacia el Callao, que era el puerto por donde se distribuía a otras latitudes del mundo. O entre algunos hechos tenebrosos, como extraídos de la memorable novela distópica del maestro Ray Bradbury, ‘Fahrenheit 451′.

O la nefasta época del nazismo hitleriano con las hogueras públicas de libros, en que la Santa Inquisición mandó a quemar textos de autores como Maquiavelo, Montesquieu, entre otros pensadores, metiéndose a la fuerza en los hogares y las librerías para encontrar literatura ‘hereje’. U otras muy resaltantes y ‘caletas’, del periodo cuando el mundo estaba dividido en dos ejes, capitalismo y comunismo, en la tambaleante Guerra Fría, donde el Perú aportó conocimiento y estudios científicos sobre la geografía del mar y la tierra de nuestra región a ambos bandos, liderados por EE. UU. y la ya desintegrada URSS, para sus programas de viajes espaciales, donde nuestros gobernantes jugaban ¿a dos cachetes? ¿Lo sabíamos? Ya no cuento más. Sus años de periodismo de investigación convierten a Sifuentes en un artesano tenaz e incansable, y su experiencia en el periodismo escrito le permite redactar con un estilo limpio, sin artificios y accesible a distintas clases de lectores. De lectura obligatoria. Apago el televisor.

Más información:

tags relacionadas