Martín Vizcarra (Foto: GEC)
Martín Vizcarra (Foto: GEC)

Este Búho se levantó tempranito para realizar una caminata por el parque, compró sus diarios favoritos y tomó un desayuno dominguero. Después agarré mi ‘Espada del augurio’ de ‘Los Thundercats’, para que me permita ver más allá de lo evidente en esta ‘Radiografía política’ que tanto reclaman mis lectores.

GRAVE ACUSACIÓN: Una portada publicada por ‘El Comercio’ tuvo un efecto de ‘Bomba de neutrones’. El fiscal del grupo especial ‘Lava Jato’, Germán Juárez, investiga un caso de corrupción de pagos ilegales del ‘Club de la construcción’ efectuados en Moquegua y, según un aspirante a colaborador eficaz, la empresa Obrainsa habría entregado un millón de soles por una ‘coima’ a Martín Vizcarra, cuando este era presidente regional.

Para empezar, esta investigación hace que el escándalo de la contratación del ‘resinoso’ ‘Richard Swing’ sea un ‘chancay de a sol’ comparado con dicha revelación. Pero ojo, es la versión de un aspirante a colaborador eficaz y esto se va a tener que corroborar. Aunque según la investigación periodística, la Fiscalía tiene, entre otros documentos, los dos cheques por 400 mil y 600 mil con que la constructora habría pagado el ‘diezmo’.

Pero como sucede en estas transacciones ilícitas, fue un conserje, Tobías Puerta, quien cobró el dinero y se lo entregó al gerente. Y este, según el delator, inmediatamente le dio a Vizcarra el efectivo en las oficinas de la empresa en San Isidro. Y todavía, para que no duden de su testimonio, ante el fiscal dio el nombre de las dos secretarias que lo recibieron y que el entonces gobernador ‘tomó una taza de café’.

Este Búho habrá nacido de noche, pero no anoche. Por este tipo de ‘negociaciones ilícitas’ varios presidentes regionales fueron directamente a la cárcel, el último César Villanueva. Era un ‘modus operandi’ que se vino abajo cuando estalló en Curitiba el escándalo ‘Lava Jato’, por el que también cayeron cuatro presidentes peruanos al hilo. Este periodista no pone las manos al fuego por nadie, ni soy juez para condenar tampoco, pero el mandatario tiene muchísimo que aclarar.

′FORZAY' SE PUEDE CAER: En entrevista con Trome, Hernán Chaparro advirtió que hay una ‘alta probabilidad’ de que el candidato que puntea las encuestas, George Forsyth, se pueda caer. ‘En la historia, por lo menos, los punteros tienen dificultades’, dice. El profesor de la Universidad de Lima sostiene que en los sondeos se percibe que ‘hay un buen sector que busca alguien con mano dura en la presidencia’.

En lo que no concuerdo con el analista es cuando señala que ‘el vizcarrismo no existe’. Estos ojazos ven más bien que la bancada del Partido Morado se puso hace tiempo la camiseta del moqueguano, sino miren a Gino Costa y Alberto de Belaunde. La sudaron para evitar la vacancia más que la camiseta de Carrillo después del partido con Paraguay.

Por algo también acaban de ingresar ‘martinistas’ como Flor Pablo, quien fuera ministra de Educación de este gobierno. Vizcarra ahora recién valora la importancia de tener una bancada en el Congreso. No solo se vestirá de ‘morado’, sino que coqueteará con Forsyth, afín al mandatario, y tratará de colocar alfiles en partidos ‘amigos’. Porque después del 28 de julio del 2021 necesitará desesperadamente apoyo del Congreso.

JONÁS, EL PESCADITO: En la última encuesta de Datum, sorprende que Jonás Ataucusi, líder del Frepap, aparezca con 2% de intención de voto relegando a políticos como Pedro Cateriano (1%) y César ‘Plata como cancha’ Acuña (1%). A diferencia de Acción Popular que dinamitó su capital político con la frustrada vacancia y el ‘golpe institucional’ de Merino de Lama, la bancada del ‘pescadito’ no ha hecho papelones.

Hay un bolsón electoral de peruanos que están cansados de los políticos en general y ese hartazgo, sumado a una terrible situación de emergencia sanitaria, crisis económica y social, bien podría orientar a los sectores más golpeados a mirar, más que una alternativa política, una salvación divina, sobre todo en el Perú profundo y en los extramuros de las grandes ciudades del país. Se vislumbra que la campaña del 2021 será una de las más sucias y sorprendentes. Apago el televisor.