El Búho recordó la cinta Grease.
El Búho recordó la cinta Grease.

Este Búho estaba en Arequipa, cubriendo el debate presidencial, cuando me enteré con tristeza de la muerte del gran actor Juan Manuel Ochoa, quien se incluirá en la historia del cine peruano por su extraordinaria actuación en el papel del ‘Jaguar’, en el filme ‘La ciudad y los perros’ (1985), de Francisco Lombardi.

Por esa película, el cineasta tacneño obtuvo la codiciada ‘Concha de Plata’ al mejor director en el prestigioso Festival de Cine de San Sebastián, España. La diestra mano de ‘Pancho’ se apoyó en un notable elenco, donde se combinaban actores históricos y de carácter, como Luis Álvarez, consagrados como Alberto Isola, Gustavo Bueno o Ramón García, y una camada de ‘cachorros’ talentosos con gran futuro, como Juan Manuel Ochoa, Pablo Serra, Toño Vega, Aristóteles Picho, Miguel Iza y otros ‘cadetes’ chibolos.

Pero si Serra era el protagonista en su papel del ‘Poeta’, fue la estratosférica actuación de Ochoa la que se robó el protagonismo. Lo paradójico es que la película se basaba en la monumental obra de Mario Vargas Llosa, ‘La ciudad y los perros’ (1962), que se inspiraba en la desgarradora experiencia del escritor arequipeño como alumno del Colegio Militar Leoncio Prado.

Juan Manuel Ochoa también había estudiado en ese lugar. Eso, efectivamente, lo ayudó para enriquecer a su personaje del psicópata y abusivo ‘Jaguar’, líder de la ‘mancha’ de alumnos ‘maleados’ de la institución. Después de esa cinta ya nada fue igual en su vida. No lo llamaban Juan Manuel, el patita de barrio que estudió artes en la Católica, para todos era el ‘Jaguar’ y querían que se comportara como él.

Salvando distancias, su caso era similar al de Malcolm McDowell, quien nunca pudo sacudirse de su imagen de joven maldito y asesino que le dejó su papel en la ultraviolenta ‘Naranja mecánica’ (1971), de Stanley Kubrick, y luego como el sádico emperador romano ‘Caligula’.

Ochoa, después de ‘La ciudad y los perros’, actuó en la taquillera cinta ‘Alias La Gringa’ (1991) de Alberto ‘Chicho’ Durant, donde hizo otra vez de un sanguinario asesino, un convicto de El Frontón: Chicho Luna ‘El loco’, quien intenta asesinar al héroe, ‘La Gringa’ (Germán González). Juan Manuel reconocía que ese fue uno de sus más grandes papeles. “Me sentía orgulloso cuando me llamaban ‘Jaguar’ -declaró-, pero después me sentí orgulloso por mi personaje del delincuente asesino ‘Chicho’ Luna. Tomé como modelo a ‘Pilatos’, un delincuente que tomó rehenes y al que mataron en El Sexto. Era un desquiciado. Fue muy difícil parecerme a él. Por largos años he sido una suerte de especialista en malvados, creo que me escogen por mi cara” y se mataba de risa.

Pese a que era pública su adicción a las drogas, con largas recaídas, en sus 35 años de carrera no solo hizo papeles para el cine, en películas como ‘Peloteros’, ‘Mariposa negra’ o ‘Asu mare’, sino trabajó profusamente en televisión, en series emblemáticas como ‘La Perricholi’, ‘Tatán’, ‘Los de arriba y los de abajo’ o ‘La gran sangre’, donde hizo del malvado ‘Mesías’ en la cuarta temporada.

El año pasado le diagnosticaron cáncer a las amígdalas. Lamentablemente el diagnóstico fue tardío, el mal estaba muy avanzado, pero el actor, en medio del encierro obligatorio por la pandemia, afrontó con valor dos septicemias y un infarto, y siempre recibió el apoyo de la gran comunidad de actores, directores, productores de cine, teatro y televisión ni bien se enteraron de su mal. Recuerdo que el año pasado, después de 35 años de estrenada la película, el director y algunos actores se volvieron a reunir para grabar un video pidiendo apoyo para Ochoa.

Recrearon la filmación de ‘La ciudad y los perros’, Lombardi gritaba ¡¡acción!! y aparecían con sus uniformes de soldados los actores de ayer, un canoso Gustavo Bueno (teniente Gamboa), Ramón García (teniente Huarina) y los cadetes Miguel Iza y Toño Vega. Todos reunidos para solicitar solidaridad para su compañero enfermo. ‘La ciudad y los perros’ es un filme de culto, y por ello inolvidable, al igual que la novela. Juan Manuel falleció a los 63 años en su casa, rodeado de su madre, hermanos, esposa e hijos. Con tranquilidad y paz, muy distinto a la mayoría de personajes ultraviolentos que le tocó interpretar en vida. Descansa en paz, ‘Jaguar’.

Apago el televisor.