Heroínas del pueblo

El Búho le rinde homenaje a las luchadoras del pueblo, cuya trayectoria desconocen muchos jóvenes, pero que dieron su vida solo por pelear por la reivindicación económica y derechos fundamentales para que sus comunidades vivan dignamente.

Pico Tv

Maria Elena Moyano y Pascuala Rosado, dos heroínas a las que siempre hay que recordar por su valentía.

Maria Elena Moyano y Pascuala Rosado, dos heroínas a las que siempre hay que recordar por su valentía.

Más sobre:

Pico Tv

Este Búho le rinde homenaje a las luchadoras del pueblo, cuya trayectoria desconocen muchos jóvenes, pero que dieron su vida solo por pelear por la reivindicación económica y derechos fundamentales para que sus comunidades vivan dignamente, lo que les significó ser vilmente asesinadas por la insania terrorista de Sendero Luminoso. Esta lista la encabezan las inolvidables y recordadas:

MARÍA ELENA MOYANO: La llamada ‘Madre Coraje’ fue ultimada en febrero de 1992 cuando asistía a una pollada profondos para el Comité de Vaso de Leche de Villa El Salvador, donde ella era la principal lideresa. Los cobardes terroristas, luego de acribillarla, colocaron dinamita en su cuerpo y lo hicieron volar. Recuerdo que acudí a su entierro y más de treinta mil personas acompañaron el féretro. Esa multitud repudiaba el terrorismo y luego celebraría, pocos meses después, la captura de quien ordenó su asesinato: Abimael Guzmán. Moyano creía en un cambio social en democracia. Escribió: ‘No es muerte ni imposición, ni sometimiento ni fanatismo. La revolución es convencer y luchar por una sociedad justa, digna y solidaria’. La morena había estudiado Sociología y se declaraba feminista, pero no en el rollo fanático de hacerle la guerra al hombre, sino en el de ‘hacer que el papel de la mujer peruana fuese más protagónico’. Era una líder nata y muchos le auguraban a futuro encabezar una plancha presidencial, porque en los 19 años que estuvo al frente de diversas organizaciones de mujeres y del distrito, se caracterizó por buscar para la mujer mejores relaciones, no solo en los centros de trabajo u organizaciones populares, sino en los propios partidos políticos. Era una mujer valiente. El día anterior a su muerte, Sendero Luminoso había convocado a ‘un paro armado’ en Villa El Salvador. María Elena encabezó ese día ‘Una marcha por la paz’ en la zona. Tal desafío resultó en que quince terroristas liderados por una mujer la acribillaran. Pero su muerte no fue en vano,

Maria Elena Moyano

Maria Elena Moyano, la heroína de Villa El Salvador

Maria Elena Moyano, la heroína de Villa El Salvador

PASCUALA ROSADO: Otra mujer emblemática, era la secretaria general de la Comunidad Urbana Autogestionaria de Huaycán desde 1991. En esa época, Huaycán era solo casitas de esteras y calles sin asfaltar. En los cinco años de gestión logró que se construyera un hospital materno infantil, un instituto tecnológico y que llegara el agua potable a las primeras etapas. La zona era una inmensa quebrada invadida a finales de los ochenta por miles de migrantes. Todavía no era la dinámica urbe que es ahora, con luz, agua, comercios, centros comerciales, negocios, grandes colegios, parques y discotecas. Se trataba de viviendas humildes con una sola vía troncal de ingreso afirmada, no asfaltada. Y Pascuala luchaba por dotar a su comunidad de todos los beneficios que el Estado estaba obligado a brindarle. Pero Sendero, aprovechando las carencias, decidió hacer trabajo político reclutando jóvenes para mandarlos a matar policías o cometer atentados terroristas, como volar torres de alta tensión. Por oponerse a que los muchachos sean ‘carne de cañón’, estaba en la lista negra. Recuerdo que llegué a entrevistarla, era una mujer de 42 años y de armas tomar, oriunda de Cayma, Arequipa. No había militado en ningún partido político, se formó como líder al llegar a vivir a Huaycán. ‘Yo voy a combatir al terrorismo con otras armas. La pobreza es el caldo de cultivo del terrorismo; si combatimos la pobreza y damos empleo, no habrá ese caldo de cultivo del terrorismo’. Esas declaraciones le costaron sendos atentados contra su vida. Se salvó de tres y por ello se tuvo que exiliar en Chile. Pero regresó en 1995 y retomó la dirigencia. Su hija fue testigo del crimen, que ocurrió a las siete de la mañana en el paradero del mercado de Huaycán, donde iba a tomar una combi para acudir a su centro de trabajo organizativo. Dos hombres la agarraron por los brazos y una mujer se le acercó apuntándole a la frente. ‘Ahora vas a morir por reaccionaria’, le dijo, a lo que la corajuda Pascuala respondió: ‘A ver, mátame, pues’. La terrorista le disparó en la frente y luego los otros sicarios la remataron, para luego colocarle, al igual que a María Elena Moyano, dinamita en el cuerpo y lo hicieron estallar. Dejó siete hijos. Hoy, las mujeres viven una terrible ola de feminicidios que ya ha cobrado, en apenas dos meses de lo que va del año, 23 víctimas. Una estadística espeluznante. Apago el televisor.

Pascuala Rosado

Pascuala Rosado fue asesinada y su cuerpo dinamitado por terroristas

Pascuala Rosado fue asesinada y su cuerpo dinamitado por terroristas

Ir a portada