El encierro de Keiko Fujimori

El Búho analiza la detención preliminar de Keiko Fujimori por 10 días. 

Keiko Fujimori
Keiko Fujimori
Keiko Fujimori
Keiko Fujimori
Keiko Fujimori
Keiko Fujimori
Keiko Fujimori

Este Búho analiza con cabeza fría la detención de Keiko Fujimori. Las opiniones están divididas, pues hay expertos que señalan que legalmente es correcto su arresto, pero otros sostienen que se está cometiendo una arbitrariedad. Paso a explicarlo de forma desmenuzada.

LAVADO DE ACTIVOS: Primero, hay que apuntar que la lideresa del fujimorismo fue detenida por diez días por orden del juez Richard Concepción Carhuancho, luego de que el fiscal de lavado de activos, José Domingo Pérez, la acusó de encabezar una presunta red criminal que recibió, ocultó y transfirió un millón de dólares de la corrupta constructora brasileña Odebrecht para la campaña del 2011, cuando Fuerza Popular postuló con el nombre de Fuerza 2011. El magistrado también ordenó la captura de otras 19 personas como presuntos integrantes de la organización, entre las que están Jaime Yoshiyama y la esposa del congresista Rolando Reátegui.

LOS QUE APOYAN: Sostienen que el encierro de Keiko es justo, pues existen pruebas concretas de que cometió el delito del que se le acusa. Pero sobre todo, para garantizar que Keiko no fugue del país y que no obstaculice el proceso, luego de que el colaborador eficaz Antonio ‘Toñito’ Camayo la habría identificado como la ‘señora K’, y confirmara que se habría reunido con el hoy destituido juez supremo César ‘Hermanito’ Hinostroza para arreglar sus procesos judiciales por lavado de activos. Es bastante probable que esta detención preliminar pase a convertirse en una prisión preventiva de 18 meses, que es lo que la Fiscalía acostumbra solicitar en casos como estos.

LOS QUE SE OPONEN: Señalan que la medida es un abuso, en primer lugar porque no es verdad que exista el riesgo de que Keiko se vaya del país, pues ha estado asistiendo a las citaciones de la Fiscalía. Sostienen que es poco serio que el juez argumente que puede fugarse solo porque tiene familia en el extranjero o porque está acostumbrada a viajar fuera del país, pero principalmente porque aseguran que no existen pruebas contra ella por lavado de activos, que es un delito en el que básicamente hay un mafioso que entrega dinero sucio a terceros para que lo ‘blanqueen’ y luego lo devuelvan ‘limpio’ a ese mismo mafioso. Entonces, afirman que esta figura no se da con Fuerza Popular.

CARHUANCHO: Los detractores del magistrado Richard Concepción Carhuancho lo acusan de un desmedido afán de figuración que lo lleva a emitir fallos poco justos pero mediáticos, que le aseguran la atención de los medios y de la gente. Sostienen que fue injusto que haya ordenado el encierro de Ollanta Humala y de Nadine Heredia esgrimiendo los mismos argumentos con los que ayer mandó tras las rejas a Keiko. Recuerdan que por esa falta de pruebas, el Tribunal Constitucional le enmendó la plana al ordenarle la libertad de la pareja presidencial luego de diez meses de encierro.

CONTRADICCIONES DEL FUJIMORISMO: Cuando Richard Concepción ordenó el internamiento de Ollanta y Nadine, por los mismos motivos que encierra a Keiko, todo el fujimorismo salió a celebrar dicho fallo. No le vieron ningún error, abuso o exceso. Se felicitaban públicamente porque ‘al fin se hace justicia’. Hoy, al tocarle a Keiko, los congresistas de su bancada salen a decir, incluso alguno derramando una lagrimita, que es ‘una persecución política’, ‘un golpe de Estado’. ¡Más coherencia!

CÓMO LA AFECTA: La pregunta es cómo afectará esta prisión preliminar a la alicaída imagen de Keiko. Anoche, grupos de simpatizantes llegaron a la Prefectura, donde está encerrada, para darle su apoyo y decir que es víctima de odios y venganzas. La bancada fujimorista pidió a sus simpatizantes que salgan a las calles a presionar por la libertad de su lideresa. Tal vez la victimización es lo que necesita para levantar cabeza y ganar unos puntitos.

¡QUE CAIGAN TODOS!: Es el clamor del pueblo. En primer lugar, Alejandro Toledo, quien tiene orden de captura por haber recibido una coima de 20 millones de dólares de Odebrecht para la construcción de la Interoceánica. El ‘Cholo’ se ríe de la Justicia mientras se la pasa comiendo y emborrachándose en Estados Unidos. ¿Y Susana?, se preguntan en las redes sociales. Apago el televisor. 

Ir a portada