Keiko Fujimori, Martín Vizcarra y Walter Ríos en los 'Piqueítos' de El Búho 

El Búho analiza la situación política tras la reunión que sostuvieron Keiko Fujimori y el presidente Martín Vizcarra. 

Keiko Fujimori
Martín Vizcarra
Walter Ríos

Este Búho alucina la coyuntura política como si fuera un inmenso bufé de comida regional e internacional. El presidente Martín Vizcarra se intoxicó con un saltado de col china con mucha salsa ‘K’. La lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, se desestresó de su caída en las encuestas bebiendo una traicionera sangría. Bruno Giuffra degustó unos tallarines al pesto licuado con harta nuez. Al ‘Hermanón’ Belmont le dio la ‘bicicleta’ en el stand venezolano, donde le sirvieron malévolamente unas arepas llegadas de Caracas después de una semana de viaje por tierra. El suspendido César Hinostroza devoró una fuente de ‘choros a la chalaca’ y metió sus ‘uñazas’ de cangrejo en jugo de limón. Sé que estos platillos les harán agua la boca, pero ya saben, ‘el que se pica pierde’.

EL GUARDADITO DE VIZCARRA: En política no hay casualidades. Martín Vizcarra pecó de ingenuo en esta selva de cemento. La ‘Señora K’ lo echó en cancha y reveló que mantuvo dos ‘reuniones secretas’ con ella, una en San Isidro y la otra en un departamento en Miraflores: ¡¡después de haber asumido la presidencia!! ¿Por qué esas reuniones secretas? ¿Por qué no la recibió en Palacio de Gobierno como correspondía? Con justa razón ahora uno puede pensar que don Martín pudo tener conversaciones secretas con Keiko cuando todavía PPK era presidente y el fujimorismo movía cielo y tierra para vacarlo. Hummm.

KEIKO DESESPERADA: La hija de Fujimori está más desesperada que la canción de Marta Sánchez. La última encuesta de Ipsos Perú la deja por los suelos. Su futuro judicial se torna complicado y por ello el evidente blindaje del Congreso, dominado por su partido, al ‘cerebro del mal’ César Hinostroza y a Héctor Becerril, protagonistas de los ‘audios de la verguenza’. Cuidado, que por esto puede ser percibida por la opinión pública como una cómplice de esta red mafiosa. Creo que más que aspirar a la presidencia está buscando mantener las fichas que le permitan salir incólume de investigaciones obligadas a la ‘Señora K’. Por eso no le importa que el 90% del país pida la renuncia del fiscal de la Nación, Pedro Chávarry. Necesita un giro de estrategia.

LA MAFIA CONTRAATACA: El ‘tremendo juez’ Walter Ríos suplicó por su familia la tarde en que le dictaron sus merecidos treinta y seis meses de prisión preventiva. La fiscal Rocío Sánchez sindica al juez, que acuñó la infame frase corrupta de ‘diez verdecitos’, como uno de los cabecillas de la organización ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’. Mientras Ríos derrama lágrimas de cocodrilo, el fiscal superior Chávez Cotrina denunció amenazas de muerte a un testigo protegido y ‘hombre clave’ para mandar a prisión por largos años a esta banda criminal. Me hace recordar los sucios métodos de Michael Corleone, en ‘El Padrino’.

‘BRUNO, ¿CÓMO ES LA NUEZ?’: En el escándalo de los ‘Mamani audios’ cayeron el presidente PPK, Kenji y sus ‘Avengers’, pero hubo un personaje protagónico: el exministro de Transportes y Comunicaciones, Bruno Giuffra, quien en lenguaje achorado, pero digno de un ‘palomilla de ventana’, cree que se puede ‘almorzar’ a un lobo con piel de cordero, Moisés Mamani, y busca atarantarlo: ‘No me falles, compadre (...)’. ‘Ni abras la boca conmigo. Se cae todo’. Luego, ante el gran histrionismo del puneño que expresa engañosas dudas y temores, Brunito reafirma lo que, supuestamente, ya ‘está asegurado’. Y pronuncia estas tristemente célebres palabras: ‘Tranquilo, compadre. Tú ya sabes cómo es la nuez’. Pero Keiko es como Uma Thurman en ‘Kill Bill’: No perdona. Públicamente exigió que fuera acusado constitucionalmente. Desde la oficina de la máxima autoridad del Ministerio Público, el mil veces cuestionado Pedro Chávarry expresó un sonoro ¡¡Chicheño...ra!! Ahora pues.

EL CONCHITO: El Twitter de Alan García, donde pide al presidente Vizcarra y a Keiko que se reúnan una tercera vez, después que ambos se habían declarado la guerra públicamente, me parece que lo escribió el imitador del voluminoso líder aprista, sí, de ‘Los chistosos’. Apago el televisor.

Ir a portada