Kenji Fujimori, Jorge Barata, Mariano González y más en los 'piqueítos' de El Búho

Nuestro columnista nos habla de lo último del acontecer nacional.

El Búho

Nuestro columnista nos habla de lo último del acontecer nacional.

Nuestro columnista nos habla de lo último del acontecer nacional.

Más sobre:

Pico Tv,

El Búho

Este Búho imagina que la coyuntura política se asemeja a una inmensa feria gastronómica de comida regional e internacional. Alan optó por la comida japonesa y engulló un letal pez globo con chimichurri brasileño ‘Don Marcelo’. Keiko se inclinó por la apreciada comida huaralina y pidió en vez de chancho al palo, una porción de ‘Kenji al palo’ con puré de olluco de la chacra de Joaquín Ramírez. Las tías Susana y Anel, al borde del soponcio, prefirieron la cocina brasileña y se mandaron con sendos vasos de ‘Lula colada’ con chicharrón de cerdo ‘Garreta’ y patas de zorro ‘Favre’ al horno. Sé que se les hace agua la boca con estos ‘Piqueítos’. ¡Bon appétit!

* DISOLVER A KENJI:
Ya no me cabe duda de que Alberto Fujimori es el mejor ventrílocuo del mundo. Habla por intermedio de su querubín Kenji. Ante la guillotinada que le propinó su propia hija Keiko a su engreído, al volver a suspenderlo, esta vez por 120 días de sus derechos partidarios, Kenji -o mejor dicho Alberto- preparó un ‘mensaje a la nación’ idéntico al que realizó en aquel nefasto 5 de abril de 1992, cuando en televisión dio un autogolpe y ‘disolvió’ el Congreso. Al parecer, al ‘Chino’ le encanta esa palabrita, porque se la hizo repetir a su hijito, que imitaba todas las poses del Fujimori de aquel anuncio de infausta recordación. El mensaje del ‘Chino’ es el siguiente: ‘Si se siguen metiendo con Kenji, voy a disolver Fuerza Popular’. La guerra fratricida está declarada.

* LA SACÓ BARATA: El juez Concepción Carhuancho excluyó al siniestro Jorge Barata del juicio por colusión que afrontaba aquí para no afectar su participación como colaborador eficaz en los demás procesos que se ventilan en la jurisdicción peruana por corrupción de funcionarios por parte Odebrecht. Eso, en cristiano, significa que Barata podrá ‘cantar’ más que Pavarotti y estar obligado a ‘recobrar la memoria’ y señalar -así como denunció a Toledo, Ollanta, Nadine, Susana Villarán y Jorge Luis Castro- a otros políticos ‘pesos pesados’ a los que su cutrera ‘oficina de operaciones estructuradas’ hubiera entregado millonarias coimas. Después de esta gran jugada del Ministerio Público y el Poder Judicial se sabrá hasta qué punto Alan García y Keiko Fujimori estuvieron también incluidos en la danza de millones de la corruptora brasileña.

* EL MINISTRO DEL (DES)AMOR: Mariano González está con la soga al cuello y lo sabe. Haber recibido casi ochenta mil soles por una ‘asesoría’ de Odebrecht y al día siguiente aportarlos a la campaña de PPK no solo lo puso en problemas a él, sino al partido. Cuando salió con roche del Ministerio de Defensa, por su vinculación sentimental con su asesora Lissette Ortega, él dijo que su único pecado fue ‘haberse enamorado’. En el partido le creyeron y lo ‘premiaron’ colocando a su novia en un puestazo del Ministerio del Interior. Pero al estallar el escándalo de la plata de la ‘cutra brasileña’ para sus ‘asesorías’ en el partido, le pusieron la cruz. ‘Techito’ por poco lo araña de indignación y Basombrío hizo que los guachimanes no dejaran ingresar a la guapa Lissette a su oficina y no pudo ni recoger su cepillo de dientes. Esperamos que no sea amor a los chicharrones.

 * SUSANA Y LOS AMIGOS QUE PERDÍ:
La exalcaldesa cantaba la canción de Roberto Carlos, ‘Yo quiero tener un millón de amigos’. Cuando ganó las elecciones los tenía. Hoy, poco a poco, le están dando la espalda hasta políticas que eran ‘uña y carne’ con ella, como Marisa Glave, compañeros de años de militancia izquierdista como Gino Costa o Nelson Manrique. Hasta los artistas que la apoyaron se encuentran indignados por las acusaciones contra la otrora ‘Tía Regia’ y no ponen la mano al fuego por ella. Lo extraño es el silencio de Jorge Luis Castro, quien sería su hombre de confianza y aquel que habría manejado el dinero sucio del que hablan Garreta y Barata. Además, ya se habrían identificado comunicaciones entre estos con la última burgomaestre. De allí su impedimento de salida del país. Para los que dicen que ella vivía de forma austera y aunque no se hubiera beneficiado con ningún dólar para su bolsillo, sino para su campaña de revocatoria, igual habría incurrido en un ilícito penal que la puede llevar a la cárcel, igual que Nadine. Apago el televisor.