Pedro Castillo y Keiko Fujimori pelean voto a voto por el sillón presidencial
Pedro Castillo y Keiko Fujimori pelean voto a voto por el sillón presidencial

Este Búho, por salud mental, ha evitado ingresar a las redes sociales en los últimos días. Facebook y Twitter se han convertido en verdaderos campos de batalla en donde tener una opinión distinta te convierte en blanco de insultos, difamaciones y amenazas.

He visto cómo muchos de mis amigos y familiares han terminado peleados por simples posturas que en un país democrático se debería respetar a cabalidad. Pero así sucede, no seamos ingenuos, la política genera pasiones que muchas veces hacen cruzar la línea, incluso, al más tolerante.

Los enfrentamientos no solo se viven en las redes sociales, las calles también están convulsas y levantadas. Desde Perú Libre y Fuerza Popular, los dos partidos políticos que se pelean voto a voto la presidencia del Perú, han llamado a ‘vigilar’ el proceso electoral, el que parece estar a algunos días de concluir, pues mientras se escribe esta columna, el Jurado Nacional de Elecciones viene deliberando sobre la validez de miles de actas impugnadas, las que son determinantes para saber quién será nuestro próximo gobernante. Y ha sido de manera televisada, ‘por principio de transparencia’, aseguró el presidente del Jurado Nacional de Elecciones, Jorge Salas Arenas. Aunque el principal motivo fue un pedido expreso de gran parte del electorado.

Como saben mis lectores, yo no tengo compromiso con ningún político, solo defiendo la libertad, por eso no me parece que desde un balcón un candidato se adelante a los resultados oficiales y se autoproclame vencedor. Y desde otro, que una candidata convoque a ‘marchas pacíficas por la democracia’, las que bien sabemos pueden terminar con enfrentamientos y derramamiento de sangre.

Como ha manifestado el premio Nobel Mario Vargas Llosa, a través de su hijo Álvaro, para este procedimiento -a cargo de las oficinas electorales- no debe existir ninguna ‘interferencia política’ ya que se trata de ‘unas elecciones cuyo resultado aún es incierto’. Agregaría, además, que se debe permitir la observación ciudadana a través de los canales virtuales, pero no solo de 500 votos, como se hizo ayer, sino de la totalidad de actas impugnadas. En tanto se resuelva este asunto, lamentablemente, el desequilibrio social y económico continuará. De acuerdo con los resultados, el dólar se estabilizará y volverá a sus cifras habituales o podría dispararse. Por eso, es necesario que Keiko Fujimori y Pedro Castillo, como protagonistas de esta ‘saga’, llamen a la tranquilidad a sus electores.

Luego de la decisión del Jurado, lo más democrático que pueden hacer los candidatos por la salud de nuestro país -resquebrajado durante los últimos meses, no solo por el maldito virus, sino también por la polarización- es aceptar la derrota con hidalguía, y ponerse a disposición del ganador para la ardua labor que será reconciliar al Perú.

A quienes me leen, permítanme darles un consejo, no pierdan amigos y familiares por diferencias ideológicas, mucho menos por asuntos políticos. La tolerancia es eje fundamental para convivir como sociedad y robustecer la democracia. Como ciudadanos, por ahora solo nos queda exigir que se respete al máximo el voto ciudadano y esperar con paciencia los resultados que, esperemos pronto, las instituciones electorales nos brinden, y frente a ello, aceptar la victoria o la derrota, como sea el caso. Y luego, seguir trabajando con honradez por el futuro de nuestros hijos. No hay más.

Apago el televisor.