El Búho habla acerca de la vida de Sandra Ávila Beltrán, narcotraficante en la que se basa la novela y serie ‘La reina del sur’.
El Búho habla acerca de la vida de Sandra Ávila Beltrán, narcotraficante en la que se basa la novela y serie ‘La reina del sur’.

Este Búho se entera de que este fin de mes se estrena en Netflix la tercera temporada de ‘La reina del sur’. Como ya lo he comentado, la historia de Sandra Ávila Beltrán, la misteriosa ‘Reina del Pacífico’ inspiró al escritor español Arturo Pérez-Reverte en su novela ‘La reina del sur’, que luego se convertiría en una exitosa serie televisiva. Nacida en Baja California, esta guapa mujer fue delincuente desde los genes de su padre.

LEE: El gol perdido de Pedro Pablo ‘Perico’ León

Toda su familia se dedicaba al contrabando y era la engreída de su tío, el capo de la droga Miguel Ángel Félix Gallardo, ‘El padrino’. Su familia la usó para que enamore a los que, a la postre, fueron sus primeros esposos. Cosa curiosa, ambos eran poderosos comandantes de la Policía Antidrogas que se convirtieron en narcotraficantes tras lecciones intensivas en la cama con la ‘reina’. Sospechosamente, ambos fueron asesinados por sicarios a cuchilladas por la espalda, como si la esposa hubiera querido que su muerte sea dolorosa y cruel. Inmediatamente, se hizo amante de un narco colombiano.

Según los policías que le seguían la pista, Sandra ascendió al poder del narcotráfico por su porte, belleza y elegancia

Pero sobre todo por la tranquilidad y los cálculos para llevar su negocio sin que pudieran pescarla in fraganti. Durante décadas, nadie supo de sus movimientos ilícitos por Guadalajara, Jalisco, Hermosillo y Sonora. Pero todo tiene un final: Un barco fue capturado en el puerto de Manzanillo, en el océano Pacífico, con nueve toneladas de cocaína. Sandra Ávila Beltrán fue detenida junto a su esposo Juan Espinoza Ramírez, el ‘Tigre’, en setiembre de 2007. Al conocerse su increíble historia, los gruperos mexicanos le rindieron homenaje en sus canciones. Los Tucanes de Tijuana cantaron que ‘era una dama de alto nivel/ que es una parte clave del negocio’. Los inefables Tigres del Norte, en su tema ‘La reina’, cantan que ‘es una distinguida mujer que logró humillar a la autoridad’.

La novela de Pérez-Reverte y la serie televisiva presentaron a ‘la mexicana’ Teresa Mendoza (Kate del Castillo) como una joven de Sinaloa que debe huir de México a España porque el cártel de la droga mató a su novio ‘El güero’, un piloto que trabajaba para ellos, pero en realidad, era un agente de la DEA. El capo del cártel de Sinaloa, don Epifanio (Humberto Zurita), se compadece y la manda a España con la condición de que nunca regrese. De allí pasa a la colonia española en Gibraltar y ahí trabaja en un night club, donde conoce a un piloto contrabandista gallego, con el que convive y trabaja contrabandeando hachís en las aguas mediterráneas.

Traicionados por el dueño del night club, quien estaba enamorado de Teresa, son interceptados y su lancha se vuelca, muriendo el gallego, y Teresa, después de estar en el hospital, es encarcelada. En la prisión conoce a una joven de la alta sociedad, Patty O’Farrell, quien estaba detenida por culpa de su novio, que estafó a la mafia rusa con 600 kilos de cocaína, por lo cual fue asesinado. Patty se hace íntima amiga de ‘la mexicana’ y la instruye en lecturas, como ‘El conde de Montecristo’. Al salir de la cárcel, Patty le confiesa que sabe dónde está escondido el cargamento de coca que su novio robó a los rusos. Teresa, mostrando un lado desconocido, decide negociar la venta del cargamento con el sanguinario jefe de la mafia rusa Oleg Yasikov.

Entre ‘la mexicana’ y el ruso nacerá un inusual sentimiento de amistad, admiración y fidelidad que lograrán acrecentar en un negocio por toda Europa y el norte de África, desplazando a las mafias turcas, gallegas y francesas en alianza con la feroz mafia italiana. La figura de ‘la mexicana’ se torna entonces tan famosa como enigmática y la Policía española no puede hacer nada para detenerla. Hasta que desde México, Epifanio Vargas, el otrora capo del narcotráfico, que es senador y pretende ser presidente, manda sicarios con la intención de asesinar a Teresa, que es un cabo suelto. Entonces la ‘Reina del Pacífico’ decide viajar a México con la ayuda de la DEA y el gobierno norteamericano para consumar su venganza y poner fin a su historia, que ahora continuará. Apago el televisor.

TE PUEDE INTERESAR:



tags relacionadas