No te pierdas esta columna del Búho.
No te pierdas esta columna del Búho.

Este recuerda como si fuera ayer la encarnizada segunda vuelta en la , entre el ingeniero Alberto Fujimori, del entonces Cambio 90, y el laureado escritor Mario Vargas Llosa, del Fredemo. A este periodista nadie se lo contó, estuve ahí como cronista político, siguiendo a ambos candidatos, ingresando a sus casas. Mario protegía más su intimidad. En cambio, el ‘Chino’ estaba feliz porque el periódico donde trabajaba en ese entonces publicó una larga crónica con mi firma sobre el apoteósico mitin de Cambio 90 en Huaycán y al día siguiente el candidato me hizo ingresar a su casa de Monterrico.

Allí Keiko nos alcanzó una limonada heladita y galletas con mantequilla. Ni en la más fantasiosa de mis ficciones me hubiese imaginado que la niña con uniforme único estaría ahora disputando una segunda vuelta electoral, que podría alcanzar la presidencia y ser la primera mujer mandataria del país. Pero lo más alucinante de todo es que el ‘archienemigo’ de su padre, el novelista que fue derrotado y sintió esa debacle como una humillación, ahora pide a los peruanos que voten por la hija del ‘Chino’, a quien considera un ‘dictador condenado a veinticinco años por delitos de lesa humanidad’, y llamó al Perú a apoyar al ‘mal menor’ ante el otro candidato,

Considera que Castillo hará lo mismo que hicieron todos los gobiernos que llegan como socialistas, pero terminan ejerciendo una dictadura y buscan atornillarse en el poder, porque no creen en la democracia. Tal como lo hicieron los regímenes de Nicaragua, Venezuela, del impresentable Nicolás Maduro, Bolivia de Evo Morales, ‘hermano’ de Castillo y, según el novelista, quien también lo habría financiado económicamente.

LA PALABRA DE VARGAS LLOSA

El anuncio del autor de la monumental ‘La guerra del fin del mundo’ puso al borde de un ataque de nervios a las huestes de Castillo, porque en verdad la ‘China’ tiene más chicharrones que local de Lurín. Pero la palabra de un demócrata cabal como Mario Vargas Llosa cambia la figura. Ojo, no ofrece un cheque en blanco. Pone condiciones.

Si gana, no debe indultar al siniestro Vladimiro Montesinos y tampoco remover a los fiscales y los jueces que la juzgan.

Este columnista coincide con los analistas que sostienen que la elección será muy reñida. Pero me parece que el viraje de Vargas Llosa será decisivo. En el 2011, con su apoyo, hizo ganar a Ollanta Humala frente a Keiko Fujimori imponiéndole una ‘hoja de ruta’, y el comandante y su esposa Nadine cambiaron el polo rojo chavista por el blanco.

Este columnista piensa que el anuncio de nuestro Premio Nobel tendrá un efecto fundamental en el electorado de López Aliaga y Hernando de Soto. El escritor, cautamente, se cuidó de no ‘maletear’ la candidatura de su antiguo amigo, el economista con apellido de conquistador español, como lo describía Fernando Belaunde Terry.

Vargas Llosa, aunque no lo crean, pesa más que un partido. Hizo ganar a Ollanta Humala y podría hacer ganar a la hija de su tremendo enemigo. Un golpe de mano necesario para preservar la democracia. Apago el televisor.

¡Suscríbete a nuestro Café de noticias! El newsletter para que te enteres antes que nadie, siempre a nuestro estilo


TE PUEDE INTERESAR