Martin Scorsese: El Búho le escribe este homenaje que no te puedes perder

El Búho escribe sobre el gran director Martin Scorsese

Martin Scorsese
Martin Scorsese
Martin Scorsese

El maestro Martin Scorsese acaba de ganar, a sus 75 años, el premio español ‘Princesa de Asturias’, que reconoce la ‘trascendencia’ de su obra, que es ‘parte de la historia del cine’. Este Búho, como buen amante del séptimo arte, no puede evitar hacerle un pequeño homenaje a este hijo de italianos nacido en Queens, Nueva York. La primera vez que vi una película de Scorsese fue en el cine Mirones, en 1976. Esa tarde, me escapé del colegio ‘Hipólito Unanue’ e ingresé a la ‘cazuela’ dándole una propina y unos cigarrillos al ‘tío’ que cuidaba la entrada.

Salía barato porque tenía 12 años y ‘Taxi Driver’ solo era apta para ‘mayores de 21 años con documento probatorio’. En verdad, esa primera versión de esta obra de culto de ‘Marty’ me rayó. Un taxista (Robert De Niro) trastornado regresa traumado de Vietnam y se ve rechazado en Nueva York, una sociedad muy violenta y corrupta. Solitario y sin cultura, se vuelve adicto a la pornografía y vive de su taxi nocturno. Solo así podrá vincularse tangencialmente a la política, tras enamorarse de Betsy (Cybill Shepherd), una bella pasajera que trabaja para la campaña de un candidato presidencial. Es rechazado y encima descubre que el candidato es corrupto y lo quiere asesinar. También conoce a una prostituta callejera ¡¡de 13 años!!, que es sometida por su ‘caficho’, Harvey Keitel. Como en la guerra, Travis Bickle se convierte en héroe asesinando a los ‘malos’, con un corte a lo mohicano que, años después, adoptarían los punks. En realidad, ‘Taxi Driver’ se adelantó a la época.

Quien intentó asesinar a Ronald Reagan confesó que se inspiró en esta película. Incomprendida en Estados Unidos (perdió el Óscar ante ‘Rocky’, de Stallone), fue aclamada en Cannes y hoy es película de culto. Este filme catapultó a Scorsese a todo lo alto de Hollywood. Anteriormente fue editor del gran documental ‘Woodstock’, el filme sobre el célebre festival de rock ‘Tres días de paz, música y amor’. Cuando filmó ‘New York, New York’ con la gran Liza Minnelli, surgió un romance con ella, aunque ambos eran casados. Pero demostrando su temperamento italiano, en el avant premiere de la película, Liza ingresaba por la alfombra roja de la mano de su esposo, el productor Jack Haley Jr., cuando ‘Marty’ la jaló del brazo y le gritó ante las cámaras: ‘¡Eres una p...! ¡Creías que no me iba a enterar de que te estás acostando con ese bailarín maricón de Mijaíl Baryshnikov!’. Imagínense la cara del esposo de la inquieta Liza. Como buen hijo de italianos, filmó memorables cintas que tenían que ver con italoamericanos: una obra maestra en blanco y negro es ‘Toro salvaje’, inspirada en la vida del campeón Jake La Motta, encarnado por su actor fetiche, el gran Robert De Niro. También ‘Buenos muchachos’, la otra cara de la mafia en los años 70 y 80, con Ray Liotta y Joe Pesci, o ‘Casino’, sobre la mafia del juego en Las Vegas. Esta cinta tiene una escena brutal, cuando golpean a Frankie (Pesci) y a su hermano con bates de acero para jugar béisbol y los entierran vivos. La violencia, traición y ambición conviven en esta trilogía, donde hasta su mamá tiene un papel como la engreidora del psicópata Pesci en el filme ‘Buenos muchachos’. A mis lectores ya mayorcitos les recuerdo que siempre hay que volver a las películas clásicas, mientras que a los jóvenes les pido que las busquen. No se arrepentirán, pues son ‘joyas’ del cine. Apago el televisor.

Ir a portada