Mercedes Aráoz, Kenji Fujimori e Idel Vexler protagonizan columna de El Búho [VIDEO]

El Búho escribe sobre la juramentación de Mercedes Aráoz, el paseo de Kenji Fujimori por Palacio de Gobierno y mucho más.

Mercedes Aráoz

Mercedes Aráoz, Kenji Fujimori e Idel Vexler están en los comentarios de El Búho.

Mercedes Aráoz, Kenji Fujimori e Idel Vexler están en los comentarios de El Búho.

Este Búho ve el panorama político más movido que el ‘Brad Pitt del Congreso’ cuando se va de viaje con Brunellita y a la rubia le brillan los ojos. Por eso, se impone una ‘radiografía’ de los personajes más importantes:

- ¡PPK, TOMA AIRE!: El presidente tiene que mostrarse más cercano a la población. Ir borrando esa imagen de que se la pasa en la piscina de El Golf y en el gimnasio, delegando a otros la tarea de gobernar, mientras el país está en crisis. El pueblo lo eligió a él. Exige su liderazgo. La gente también lo percibe como ‘débil’ ante las bravuconadas del fujimorismo en el Congreso. Le reclaman respuestas más contundentes y ya dio la primera al ponerle un ‘estate quieto’ a ese Congreso de mayoría naranja.

- LA FLAMANTE PREMIER: Mercedes Aráoz enfrenta la delicada labor de darle estabilidad al Gobierno. De conversar con el fujimorismo y las otras fuerzas y de lograr acuerdos, consensos, que permitan gobernar. Y, claro, hacer respetar al Gobierno de una buena vez. Experiencia tiene, pues llegó a ocupar tres ministerios, entre ellos el de Economía, durante el segundo régimen del Apra, que hasta la lanzó como su candidata a la presidencia. Lo malo es que ha manejado palabras muy duras contra el fujimorismo. Su primera tarea será lograr limar esas asperezas.

- KEIKO EN LAS SOMBRAS: Cada vez más gente la ve como la ‘Kill Bill de la política peruana’, blandiendo en las sombras su espada Hattori Hanzo con la que vuela cabezas. Afirman que no quiere nadita a PPK, pues considera que le ‘robó’ la presidencia y levanta a Kenji, así que utiliza a sus más de 70 congresistas para vengarse: Cinco ministros interpelados, pedidos y amenazas de censura a estos, citaciones de ministros al Congreso una y otra vez para tenerlos hablando en largas jornadas, entre otros... ¡en solo un año! Todo para no dejar gobernar. Y ninguna propuesta de la hija del ‘Chino’ para solucionar los graves problemas del país. Lo peor que podría hacer es buscar la vacancia presidencial. Sería un búmeran contra ella.

- EL PUEBLO ESTÁ CANSADO: En medio de tantas peleítas, resentimientos y odios de los políticos, está el pueblo peruano que solo quiere la reactivación de la economía, más trabajo, seguridad ciudadana, mejores servicios de salud, mejores colegios. La gente se indigna cuando los políticos pierden tiempo en discusiones absurdas, mientras sus hijos son asesinados por criminales para robarles un celular.

- KENJI VOLVIÓ A PALACIO: Fue el único fujimorista presente en la juramentación del nuevo gabinete. Estaba en plan de relacionista público. Se abrazó con uno y con otro, sonrió, felicitó y hasta se tomó selfies. Ya me imagino a muchos de su partido haciendo hígado y renegando, mientras lo veían chino de risa por televisión. La agenda de Kenji Fujimori es solo una, y pasa por la liberación de su padre encerrado en la Dinoes. Alberga la esperanza de que PPK lo suelte a fin de año y trabaja para ello con su equipo de asesores y los consejos del mismo Fuji, que sueña con su libertad para tomar las riendas de su partido. ¡Cuántos en Fuerza Popular tienen pesadillas con eso! Tampoco, tampoco.

- EDUCADOR CONOCIDO: Veo con esperanza la elección de Idel Vexler como nuevo ministro de Educación. Es un maestro con larga trayectoria, experiencia y creo que con la suficiente ‘muñeca’ para hacer que la reforma educativa continúe. No creo, como dicen algunos, que pretenda detenerla. En todo caso, si eso pasara, PPK puede apartarlo de inmediato. Para que las políticas públicas se ejecuten a cabalidad, Vexler afrontará la importante tarea de lograr convencer y ponerse de acuerdo con los profesores, con quienes el Gobierno no se supo comunicar bien en los últimos tiempos. Como consecuencia de ese error, se inició una larga huelga que provocó una crisis en el mismo Gobierno y que concluyó, como todos sabemos, con la caída de todo un gabinete, nada menos. Apago el televisor.

Ir a portada