Zoraida Ávalos respalda acuerdo con Odebrecht en el que siga contratando en Perú

Las movidas de ‘chalán’ y ‘bandido’ (ii)

Este Búho continúa analizando la polémica que envuelve al exsecretario general de Alan García ‘Chalán’ Luis Nava y a su hijo ‘Bandido’, José Antonio.

Alan García y Luis Nava

Alan García y Luis Nava.

Alan García y Luis Nava.

Este Búho habrá nacido de noche, pero no anoche, y tiene todo el derecho de poner en duda, como los fiscales del caso Lava Jato, que los 4.2 millones que Odebrecht entregó a ‘Chalán’ Luis Nava y a su hijo ‘Bandido’, José Antonio, era dinero destinado a ellos o más bien -como sostiene el Ministerio Público- para otra persona que debía mantenerse oculta.

¿Por qué tenían los brasileños que entregarle semejante suma a un simple secretario de la Presidencia, en el segundo gobierno de Alan García? Si Nava no tenía ningún mando ejecutivo ni injerencia en decisiones de gobierno sobre los enormes proyectos de miles de millones de dólares que se adjudicaron los brasileños. Resulta curioso que los beneficiarios con millones depositados por la constructora en la banca de Andorra, por la Línea 1 del Metro de Lima, sean apristas del cogollo presidencial. Allí tenemos a Nava, Jorge Cuba y Miguel Atala. Uno está en la obligación de preguntarse: ¿Tan sonsos eran los ejecutivos de Odebrecht de pagar tantos millones a funcionarios de segundo nivel, que no eran quienes tomaban directamente las decisiones? Los fiscales tampoco se la creen y ya lograron descubrir la ruta del dinero. Ahora, solo falta encontrar el último eslabón. Por lo pronto, la Fiscalía pedirá prisión preventiva para ‘Chalán’ y ‘Bandido’. Aquí, parte de las vidas cruzadas de ambos controvertidos personajes.

DE MENDIGO A MILLONARIO: No es la película de Eddie Murphy, pero se parece. Luis Nava fue amigo personal de Alan en tiempos en que ambos eran misios. Incluso se les veía almorzar en el comedor de la ‘Casa del Pueblo’, allá por 1977, cuando García llegó de París y tuvo que utilizar su oficinita de abogado del jirón Carabaya como vivienda y planeaba hacer carrera política en el partido de Haya de la Torre, en la Constituyente. Ambos se recibieron de abogados, García titulado en San Marcos y Nava, en la Villarreal. Al trujillano se le presentó la virgen cuando García llegó a la Presidencia de la República y no se olvidó de su amigo de épocas de ‘vacas flacas’ y lo nombró presidente del directorio de la poderosa Mutual Perú, la cual llevó a la quiebra y por lo que en 1993 pasó un año en prisión acusado de estafa, apropiación ilícita y delito contra la fe pública. El trujillano no la pasó bien durante el gobierno de Alejandro Toledo, quien, como simpatizante del sistema cooperativo, dijo en una entrevista que ‘Nava estuvo en la cárcel por querer levantarse una mutual’. Exgerentes de varios bancos recuerdan que, en esa época, estaba en la lista de clientes morosos y en el ‘top ten’ en Infocorp y su empresa de transportes ‘Don Reyna’ tenía camiones viejos y obsoletos, y los contratos les eran esquivos. Pero en el 2006 su suerte cambió al salir elegido, nuevamente, presidente su amigazo Alan, quien lo nombró ‘secretario general de la Presidencia de la República’. Ni bien ingresó, le dejó su estudio de abogados y su empresa ‘Don Reyna’ a su hijo José Antonio.

DE MILLONARIO A ‘BANDIDO’: José Antonio Nava tiene una historia similar a la de su padre. Según una investigación periodística, en los tiempos del gobierno de Alejandro Toledo se había apagado su buena estrella de las lejanas épocas en que su padre era funcionario dorado del gobierno aprista. José Antonio no podía pagar las mensualidades del exclusivo colegio donde estudiaban sus hijos y recurrió a amigos de infancia del norte, quienes le solucionaron sus agobiantes problemas económicos. Pero en el 2006 le volvió a sonreír la fortuna. Con el nombramiento de su padre en Palacio, 18 semanas después que García iniciara su mandato, Odebrecht -a través de la empresa offshore ‘Comet Cargo’- le pagó a Nava 490 mil dólares. El secretario de Palacio le entregó la empresa ‘Don Reyna’ a su hijo y de la noche a la mañana renovaron camiones viejos por modernos, con los que comenzaron a operar para Odebrecht, llegando a facturar 24 millones de dólares en las más importantes obras como la Línea 1 del Metro de Lima, la Interoceánica del Sur y Costa Verde Callao. Según la Fiscalía, José Antonio es ‘Bandido’, a quien Odebrecht asegura le entregó 470 mil dólares y el que, de acuerdo a investigaciones periodísticas, en el año 2017 adquirió tres autos Mercedes Benz del año pagados al contado. Estas fuentes también sostienen que a los amigos que lo ayudaron económicamente en sus épocas de ‘vacas flacas’ nunca les devolvió sus préstamos ni les brindó alguna ayuda cuando se la pidieron en tiempos en que su padre estaba en la cúpula del poder con García. Por algo, los cazurros brasileños lo apodaron ‘Bandido’. Apago el televisor. 

Cargando siguiente contenido

Portada

var a = document.querySelector("#content_left_ads_d_top"), b = document.querySelector("#content_right_ads_d_top"), c = document.querySelector("#ads-desktop-zocalo1"), d = document.querySelector("#ads-desktop-zocalo2"); a && b && c && d && (c.appendChild(a), d.appendChild(b));