Ollanta Humala, Nadine Heredia y el nocaut que recibieron en los 'piqueítos' de El 'Búho'

El 'Búho' comenta lo más reciente de la actualidad local e internacional en sus sabrosos ''piqueítos'.

Ollanta Humala y Nadine Heredia en problemas.

Ollanta Humala y Nadine Heredia en problemas.

Ollanta Humala y Nadine Heredia en problemas.

Este Búho hizo un recorrido por el Centro Histórico y se encontró con varios políticos almorzando en un conocido restaurante: Ollanta y Nadine devoraban una fuente de ‘Pata de oso’ mentiroso al horno, en puré de manzana en lata Odebrecht. Alan tomó una cucharada grande de aceite de ballena, antes de engullir su asado de pavita a la ‘Luciana’, con su poto de chicha de Sipán. Castañeda ‘atacó’ un picante de cuy con cola larga, cuyos huesos fueron requisados por los fiscalizadores de la municipalidad para verificar el ADN andino del animal y que no sea de alcantarilla. Susana Villarán, deprimida, solo se pidió una trepadora caipirinha ‘Lula Colada’, pero consecuente, servida en un cráneo de mono titi brasileño, mismo Indiana Jones. Sí, sé que estos potajes les hacen agua la boca. Por eso solo les digo, como el siniestro doctor Hannibal Lecter: ¡Bon Appétit!

LEY MORDAZA: Este Búho se pregunta por qué la ‘obsesión’ del fujimorismo de aprovechar su mayoría en el Congreso para proponer leyes contra la libertad de prensa, como la llamada ‘Ley mordaza’ de Úrsula Letona y Alejandra Aramayo, que pretende instaurar ‘entes’ ajenos a las empresas periodísticas para que ‘controlen y sean vigilantes’ de que no integren la dirección, el accionariado o las jefaturas, supuestos ciudadanos acusados o investigados por corrupción. Una intromisión flagrante, cuyo ‘cerebro’ sería Keiko Fujimori. Pero se cocina una peor. En círculos defensores de los derechos humanos y las libertades de prensa a nivel mundial, ya se comenta que Fuerza Popular estaría ‘aderezando’ otra ley contra las empresas periodísticas. Definitivamente, Keiko está mal asesorada, debe reaccionar. La prensa no es la culpable que haya perdido dos elecciones.

PAGAN LOS PLATOS ROTOS: Este columnista piensa que el Gobierno es el principal culpable de la situación tan complicada en la que se encuentra, con dos ministros del cogollo presidencial a punto de ser interpelados, estos son Carlos Basombrío, del Interior, y Martín Vizcarra, de Transportes y Comunicaciones. Si hubieran tendido una mano al enemigo derrotado, en vez de hacer escarnio y preferir aliarse con una izquierda inoperante, que da vergüenza en el Parlamento en sus defensas a Maduro y terroristas del MRTA, otro sería el cantar. Además, Basombrío metió las cuatro con el tema de la marcha senderista y se dejó llevar por frivolidades, al privilegiar el caso Mario Hart y su venezolana, que la inseguridad ciudadana, al punto que el piloto le faltó el respeto y le gritó: ¡No te metas con mi mujer! Y Vizcarra tiene un chicharronazo por lo del aeropuerto de Chinchero, en Cusco.

Germán Juárez Atoche dio breves declaraciones sobre interrogatorio a Marcelo Odebrecht.

LOS NOQUEÓ MARCELO : Ollanta Humala y Nadine Heredia recibieron la noticia como si fuera un combazo del boxeador chalaco Jonathan Maicelo, pero fue Marcelo Odebrecht quien los tiró a la lona. Mi primera lectura es que la pareja quedó como mentirosa, por eso renunció Roy Gates a la defensa de la exprimera dama. ¿Por qué negaron que recibieron esos millones de Odebrecht? La plata era para Ollanta, pero quien la recibió fue Nadine de manos de Jorge Barata, según el relato del mandamás en Curitiba. ¿Por qué Ollanta no siguió los consejos de su padre don Isaac y reconoció que recibió dinero para la campaña electoral? Pero que ni Alan, el ‘Cholo’, Susana, Castañeda y otros políticos que brindaron con harta caipirinha junto a los popes de la monstruosa constructora respiren aliviados, ya que en esta primera reunión solo estaba programado el caso de los tres millones a Ollanta y Nadine.

¡¡SON UN PAR DE LOCOS!! No nos referimos a JB y Carlos Álvarez, sino al dictador norcoreano Kim Jong-un y el presidente norteamericano Donald Trump. Ambos están enfrascados en una confrontación como si el mandamás gringo fuera el engreído y ambicioso Quico, y el ‘Chino loco’ el ‘Chavo del ocho’. Pero estos no juegan a tortazos o tortillazos, estos están jugando con misiles nucleares. Trump no calibró el peligro que significaba que el descerebrado Kim tenga misiles atómicos con alcance hasta Los Ángeles. De puro soberbio y matón, lanzó un misil hasta un atolón en el Pacífico sur cerca de Corea del Norte, para provocar al ‘Chino loco’. Ahora, el norcoreano amenaza lanzar un misil hacia Estados Unidos y Trump se orina de miedo y dice que la ‘paz mundial está en peligro’. Claro que lo está desde que él ganó la Presidencia. ¿Qué esperan las Naciones Unidas para parar de una vez a estos dos dementes? Apago el televisor.