Presidente peruano Francisco Sagasti.
Presidente peruano Francisco Sagasti.

Este Búho volvió a recorrer las calles el domingo. Me fui al mercado y compré sangrecita de pollo, cebollita china y ají verde, y preparé suculentos sánguches con pan francés, su juguito de papaya y leí mis diarios favoritos. Después agarré mi ‘espada del augurio’ de ‘Los Thundercats’ para que me permita ver más de lo evidente con estos ‘pastillazos’ que tanto reclaman mis lectores.

SAGASTI BAJO LA LUPA: Tremenda polvareda ha causado un informe especial del portal ‘Sudaca’ del periodista Juan Carlos Tafur. Una sólida investigación sostiene que ni bien juramentó como presidente, ‘Don Quijote’ Sagasti firmó un ‘decreto de urgencia’ para que una empresa ‘fantasma’, sin máquinas, capitales y ni siquiera oficinas en el país, adquiera más de 16 mil hectáreas en 21 derechos mineros (de oro, cobre, zinc y plata) en Tambogrande, zona piurana lindante con Ecuador. La empresa espectral llamada Nuevo Arco Iris, ni bien recibió el beneficio presidencial, transfirió sus acciones a una minera canadiense, pese a que por ser zona de frontera no puede operar una firma extranjera. En Tambogrande, los agricultores vecinos a la zona minera son de armas tomar, ya que expulsaron a otra minera canadiense, Manhattan, previa consulta popular. Ahora, el alcalde del pueblo anunció un paro y la recolección de diez mil firmas para que el presidente derogue el decreto. ¿Por qué teniendo tremendas prioridades como la compra de vacunas contra el coronavirus o el problema de la ley del agro, el presidente se apresuró en firmar decretos de urgencia? Ya no es hora de declamar poemas, sino responder sin medias tintas.

′COMANDO ANTIVACUNA VIZCARRA’: Cuando este columnista ve en los noticieros la llegada de los aviones cargados de vacunas contra el coronavirus a aeropuertos de Santiago, Buenos Aires, Brasil o Costa Rica, entre otros, siento envidia de la buena, porque esos gobiernos hicieron las cosas bien y su pueblo se beneficiará, pero también siento rabia contra las pésimas autoridades peruanas responsables de que estemos en la cola del reparto mundial. Perú da pena, defendiéndonos de la enfermedad cerrando playas, vías como la Costa Verde. Y lo peor es que son tan conchudos que ninguno pide perdón, disculpas al pueblo peruano por su mediocridad e ineptitud. En primer lugar, Martín Vizcarra, por mentiroso. Desde agosto comenzó a anunciar que la vacuna la íbamos a tener para fin de año o el primer trimestre del 2021. Desde setiembre tuvo disponible todo el dinero destinado para su compra e incluso se firmó un preacuerdo con Pfizer, pero no concretó nada. Luego se olvidó de la vacuna y se dedicó a pensar en cómo limpiarse de los ‘chicharrones’ de ‘Richard Swing’. En segundo lugar, el Congreso. Sus miembros aprobaron el proyecto de ley que autorizaba el registro sanitario para las vacunas de emergencia a inicios de octubre. Pero de ahí se dedicaron, casi todas las bancadas, a planificar la vacancia del moqueguano, dándole prioridad al cuestionado Edgar Alarcón y su oscura presidencia en la Comision de Fiscalización. A nadie le importó poner en el tapete que faltaba una segunda votación, la que hasta el día de hoy no se realiza. Además, hubo congresistas que entrampaban el debate oponiéndose tajantemente, por ignorancia o mala fe, a la compra de la vacuna. El Congreso sencillamente ignoró o no dio importancia a los ochenta mil muertos por coronavirus y la mayoría solo tenía un pensamiento en mente: ‘vacar a Vizcarra’. Y el tercer responsable, aunque en mucha menor medida, es Francisco Sagasti, quien prefirió enfrascarse en un quijotesco enfrentamiento con la jerarquía de la Policía Nacional en vez de poner como ‘prioridad uno’ la firma de un convenio con algún laboratorio para que llegue el antídoto cuanto antes. Buscaba ministros del Interior en vez de vacunas. Qué tristeza.

Apago el televisor.


TE PUEDE INTERESAR: