El Búho habla acerca de las consecuencias del fallido golpe de estado de Pedro Castillo.
El Búho habla acerca de las consecuencias del fallido golpe de estado de Pedro Castillo.

Este Búho se indigna al observar cómo un grupo de vándalos destruye, en Juliaca, un local de EsSalud. No es la primera ni la última acción irracional y bárbara que realizan estos grupos extremistas que la izquierda obtusa de Verónika Mendoza o pretenden calificarlas de ‘legítimas protestas del pueblo’. Quienes planifican estas acciones, lo hacen para causar el terror y crear el caos en la zona sur andina, donde hasta diciembre actuó con impunidad la siniestra alianza de la minería ilegal, el narcotráfico y remanentes de Sendero Luminoso con el visto bueno del corrupto gobierno de Pedro Castillo.

MIRA: El puñetazo de Mario a Gabo

Hoy la delirante consigna es destruirlo todo. Por eso me parece muy mal que el nuevo gobierno de Dina Boluarte caiga en la inacción y deje que el terror continúe apoderándose de Puno y otras zonas. Se equivoca la presidenta cuando sigue con su cantaleta de suplicar para ‘dialogar’ a quienes realizan manifestaciones violentas. ¡Por favor! Esos que persisten en tomar aeropuertos, bloquear carreteras, destruir vehículos policiales y atacar con explosivos a policías, no les interesa en lo más mínimo un diálogo.

Se escudan cobardemente en el anonimato de capuchas y pasamontañas

Y el gobierno no puede atar de manos a la Policía para que deje a los vándalos actuar sin ningún tipo de control. Más aún si, como presenta un revelador informe de El Comercio, tres dirigentes regionales de Ica, Ucayali y San Martín tienen investigaciones y sentencias por narcotráfico y otros delitos. Y en el sur, Arequipa, Ayacucho y Puno, de pertenecer a Sendero Luminoso. Si en diciembre del año pasado se produjeron 28 lamentables muertes en los enfrentamientos y eso no se puede repetir, no significa que en este nuevo año no se va a imponer el orden y hacer cumplir la ley. La democracia tiene que defenderse. Están masacrando a policías.

Quienes alucinaron que ‘el 4 de enero se tomaba la Bastilla y caía el gobierno’ se quedaron con el rabo entre las piernas, porque la mayoría del país le dio la espalda a los inaceptables reclamos políticos de la izquierda y la ‘huelga nacional’, sin las masas que ellos proyectaban en las calles, terminó en grupúsculos de irracionales violentistas. Los radicales están ‘con la sangre en el ojo’ por el fracaso y dándose golpes de pecho entre ellos. Uno puede entender que en las zonas rurales de Puno la desinformación campee y los ultras mientan y les digan que ‘los limeños le dieron el golpe a Castillo por ser campesino como ustedes’, y muchos lo crean.

Pero otra cosa es que la izquierda de cafetín capitalina sostenga que ‘a Castillo lo tumbaron la derecha y los medios’. Cuando en cualquier país democrático también se condenaría la proclama golpista del cajamarquino, donde mismo Fujimori ‘disuelve’ el Congreso e interviene el Poder Judicial, la Fiscalía de la Nación y el Tribunal Constituciónal. Esta izquierda es la gran culpable de haberse tapado los ojos ante la podredumbre del gobierno del chotano por unas cuotas de poder. Y todavía lo siguen justificando con el cuento de la ‘derecha’. A PPK y Vizcarra los vacaron por una denuncia periodística a cada uno. Castillo en un año y medio acumuló siete acusaciones fiscales y un cúmulo de denuncias a sus ministros fugados, presos, a sus sobrinos, hasta su cuñada y esposa.

Sus propios compinches acogidos a la colaboración eficaz delataron la corrupción de millones encabezada por él en los ministerios de Vivienda y Transportes, hasta en los ascensos policiales y militares. Incluso, se acaba de denunciar que Castillo cobraba 16 mil soles por reunión con autoridades o empresarios en Palacio, ya se imaginan para qué. Me parece patético que los ‘cojudignos’ intenten victimizar a Castillo o minimizar sus delitos, poniéndolos como que son de ‘pirañita’, de poca monta, comparados con los de otros. No lo justifiquen. Sus odios los nublan. Como decía un periodista nicaragüense respecto a los delitos de Somoza: ‘No se puede limpiar el excremento, se bota. Nadie ha visto un excremento más o menos limpio’. Apago el televisor.

TE PUEDE INTERESAR:

tags relacionadas