El Búho nos trae su análisis del debate municipal. (Foto: Andina)
El Búho nos trae su análisis del debate municipal. (Foto: Andina)

Este Búho ha asistido a infinidad de debates por la alcaldía de Lima, desde los tiempos de candidatos de lujo como ‘Frijolito’ Alfonso Barrantes, Eduardo Orrego o el ‘criollón’ Alberto Andrade. Francamente, en el debate del último domingo vi mucho de charlatanería e improvisación como nunca antes.

TE VA A INTERESAR: MARÍA DEL CARMEN ALVA: “LA REPÚBLICA SAHARAGUI SON 40 CARPAS EN UN TERRITORIO DE ARGELIA”

Muletillas aprendidas de paporreta de candidatos que en verdad no convencieron a los electores. Trome no apoya a ningún candidato y ve con escepticismo a todos los que están en carrera. La ciudadanía deberá elegir en este último tramo, pero debo resaltar lo que más me llamó la atención de la noche del pasado domingo.

EL PICÓN URRESTI.- Durante el corte comercial se vivió un escándalo protagonizado por de Podemos, quien está ligeramente punteando las encuestas. El candidato prefirió ignorar olímpicamente la pregunta de la moderadora Josefina Townsend, quien le inquirió sobre su proceso judicial por asesinato al periodista Hugo Bustíos.

¿Cómo haría si usted es inhabilitado y su teniente alcalde, el excongresista José Luna Morales, lo tendría que reemplazar, pero él también tiene una investigación abierta por el caso de ‘Los Gansters de la Política’?, le interrogó la periodista. Era una pregunta válida.

Urresti transformó su rostro sonriente a la furia de un toro de Miura, pero ignoró la consulta, se hizo el loco y continuó su cantaleta sobre conseguir motos y patrulleros. Luego se salió del libreto y comenzó a reclamar al Jurado Nacional de Elecciones victimizándose, argumentando que eran preguntas ‘direccionadas’. Se le vio desencajado. Perdió los papeles.

EL ‘MEA CULPA’ DE ‘PORKY’.- El candidato que le pisa los talones a Urresti,, de Renovación Popular, llegaba bien preparado con su proyecto de llenar con alimentos las miles de ‘ollitas comunes vacías por culpa del Gobierno’ y ‘dotar con bidones de agua limpia a los cerros que reciben agua cochina y alquilar miles de motos para combatir la inseguridad ciudadana, ademas de instalar cámaras e inteligencia artificial’.

El empresario estaba como ‘pez en el agua’ cuando de pronto recibió un misil de la moderadora Townsend, quien le recordó que en la campaña presidencial pasada había proferido insultos a mujeres periodistas. Al parecer intuía que podían lanzarle ese torpedo, no perdió la compostura, hizo un ‘mea culpa’ , reconoció sus exabruptos y prometió empoderar a las madres de las ‘ollitas comunes’.

El debate ya cobraba dos víctimas, curiosamente los dos punteros en las encuestas, y muchos se preguntaban a qué hora ‘le tocaba cobrar’ a

LOS ERUCTOS DE FORSYTH.- Los curtidos analistas en mil debates no dejaron de comentar que la mesa de conducción no midió a todos los candidatos con la misma vara. Sobre todo con el representante de Somos Perú, que se ubicaba en el tercer lugar en las encuestas.

¿Por qué la inquisidora periodista no fue tan incisiva con el arquero y le preguntó algo que preocupa a todos los electores con respecto a George?: ¿En caso de ganar la alcaldía, la abandonaría para postular a la presidencia de la República, como lo hizo en las elecciones presidenciales pasadas?

O algo aún más grave, ¿por qué no le exigió que responda a las denuncias de su exesposa Vanessa Terkes, que lo acusó de llegar borracho a la casa y ‘eructarle’ en la cara? Nunca lo tocaron ni con el pétalo de una rosa. Esta actitud se prestó a tremendas suspicacias.

NO TE DEFIENDAS, COMPADRE.- El candidato de Juntos por el Perú, Gonzalo Alegría, no tuvo sangre en la cara y se presentó al debate pese a afrontar los gravísimos cargos de abuso sexual que le imputa su propio hijo.

Abrumado por las monstruosas acusaciones, desesperado, no le quedó otra alternativa que invertir gran parte de su tiempo en defenderse de las acusaciones y todavía tuvo una más grande que la Concha Acústica del Campo Marte al amenazar que enjuiciará a cuatro medios de comunicación por un monto de ¡32 millones de soles! por supuestas injurias, cuando los medios solo han presentado las denuncias.

Ante los desvaríos del chamuscado candidato, muchos se preguntaron dónde estaba Verónika Mendoza, madre de la criatura y que exhibe un vergonzante silencio.

LOS PITUFOS.- Yury Castro, de Perú Libre, lo único bueno que hizo en toda la noche fue recordarle a Daniel Urresti ‘que no venda humo porque está postulando a la alcaldía y no para ser ministro del Interior’. La candidata Elizabet León, de la escobita de ‘Popy’ Olivera, estaba como huevo en ceviche. Y cuando le preguntaron sobre su experiencia para ocupar el cargo, dijo que la avalaban 23 años en el sector público ¡pero en Agricultura!

María Soto, de Avanza País, asustó a todos cuando amenazó con acusar de ‘terrorismo urbano’, pero aclaró que será para quienes atenten contra la ciudad. Ella también jugó de ‘mantequilla’ en el debate. Otro que quiso pasar como moralizador fue Omar Chehade, de Alianza Para el Progreso. Tuvo el cuajo de mencionar la ‘lucha contra la corrupción’.

Inmediatamente los periodistas recordaron su vergonzante ‘faenón’ en ‘Las Brujas de Cachiche’ a favor de una empresa para apropiarse de una cooperativa, y donde su hermano terminó preso. Apago el televisor.

MÁS INFORMACIÓN: