Pedro Castillo se encuentra recluido en una cela en la Diroes.
Pedro Castillo se encuentra recluido en una cela en la Diroes.

Este Búho es un respetuoso seguidor de la frase ‘quien no conoce su historia está condenado a repetirla’. Por eso desde aquí estoy en la obligación de desmentir al expresidente que fue ‘víctima de un golpe de Estado fascista’, ‘está secuestrado’ o que ‘lo drogaron y no sabía lo que leía’.

TE VA A INTERESAR: LOS CULPABLES DE LA VIOLENCIA (II)

Se trata de burdas mentiras que esgrimen sus aliados ideológicos, como los presidentes de México, Bolivia, Colombia y Argentina, quienes en forma miserable justifican un golpe de Estado, como el que ejecutó Castillo, felizmente de manera efímera.

La verdad es que buscan proteger a un profesor que jaqueado por las montañas de denuncias por corrupción no tuvo otra salida que violar la ley. Antes, el cajamarquino decidió hacerse la víctima arropándose en una OEA que envió a Lima una misión con el objetivo de ‘limpiarlo’ y colocarlo como una víctima en caso de que fuera vacado por el .

Estado de emergencia nacional por protestas: ¿Qué significa y qué derechos quedan limitados?
El Poder Ejecutivo acordó declarar el estado de emergencia nacional tras las violentas protestas debido a la crisis política.

Desde allí se vino gestando un plan muy bien elaborado con dos frentes, el externo y el interno. Durante un año, Pedro, desde Palacio, y , desde sus ‘Consejos de Ministros descentralizados’, azuzaban a seudos ‘frentes de defensa’, ‘reservistas’, cocaleros, mineros ilegales, para ‘incendiar la pradera’ en caso se produjera la vacancia.

Pero el golpista solito se puso la soga al cuello. Entró en shock cuando uno de sus ‘asesores en la sombra’, Salatiel Marrufo, declaraba en la Comisión de Fiscalización que personalmente le entregaba una lluvia de miles de soles mensuales en coimas al presidente para que los mantenga en sus cargos a él y al ministro de Vivienda, Geiner Alvarado.

Desesperado, ese mediodía optó por quebrantar la Constitución, aconsejado por un alucinado Aníbal Torres y una resentida social como .

SU OBJETIVO ERA DISOLVER EL CONGRESO

Su objetivo era disolver el Congreso que lo iba a vacar y descabezar los órganos de justicia, como el Ministerio Público, el Poder Judicial y el Tribunal Constitucional. Pero se quedó solo, porque ni las instituciones democráticas ni la Polícia ni las Fuerzas Armadas apoyaron el golpe.

El mismo golpista intentó huir como las ratas buscando asilo en la Embajada de México. A Castillo lo vacaron por ‘incapacidad moral’, por rebelión, pero también está investigado por ser ladrón, corrupto y coimero, y para salvarse de esas investigaciones que lo iban a llevar a la cárcel hizo una jugada desesperada, que le está ocasionando la lamentable pérdida de vidas humanas y millonarios daños materiales al país.

Nadie puede negar que no toda la población iba a estar de acuerdo con la vacancia del cajamarquino. Por eso el nuevo Gobierno permitió las protestas pacíficas, pero claramente se desató todo un plan perverso de grupos bien organizados integrados por terroristas del Movadef, comuneros cocaleros aliados de narcotraficantes, mineros ilegales, antauristas, izquierdistas radicales, quienes desataron el caos y el terror.

Quema de comisarías, secuestro y tortura de policías, toma de carreteras, aeropuertos, incendios de locales públicos, Poder Judicial, Fiscalía, empresas privadas: Gloria, Laive, Claro, Banco de Crédito. Un incendio romano lamentablemente permitido por una presidenta timorata que ató de manos a la Policía para que defienda la legalidad y el orden público desde el principio.

Felizmente se han tomado los correctivos y la Policía y los militares repondrán el orden y la tranquilidad que merecen los miles de trabajadores, choferes, comerciantes, las pequeñas empresas. Estamos en un punto de quiebre. Cuidar la democracia frente al terrorismo demencial de Sendero costó miles de vidas y casi quebró al país.

Hoy esa izquierda radical y violenta pretende volver a hacer lo único que sabe: destruir. El pretexto es Castillo, pero aquí lo que está en juego son la democracia y las libertades, como la de prensa, frente al peligro inminente de aquellos que en su delirio sueñan que se instaure una dictadura como la cubana o venezolana. Con pobreza, corrupción y sin libertad. Apago el televisor.

MÁS INFORMACIÓN: