No te pierdas una nueva columna del Búho
No te pierdas una nueva columna del Búho

Este Búho se mantiene atento a las noticias sobre la detención de , la tristemente célebre esposa y madre de las hijas del sanguinario narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, quien está condenado a cadena perpetua. Aparte de ser acusada de integrar una red que traficaba cocaína, marihuana y metanfetaminas a Estados Unidos, también es señalada de colaborar en dos complots para ayudar a Guzmán a escapar de prisiones mexicanas. Ahora, por la pandemia y el toque de queda me quedo haciendo zapping por Netflix, Amazon y otras plataformas. Hace unos días me volví a enganchar con la serie ‘Narcos’, de .

Desde la primera temporada en que el personaje principal fue Pablo Escobar, su cártel de Medellín y los dos policías norteamericanos de la DEA, tratando de atrapar al escurridizo narcotraficante que dejaba a su paso un reguero de cadáveres con coches bomba y sicariato. Con la muerte de Escobar se acaba el cártel de Medellín y la temporada. En ‘Narcos 2’ vimos al agente de la DEA, Peña, esta vez en Cali, donde es destacado para enfrentarse al cártel liderado por los hermanos Rodríguez Orejuela, quienes habían reemplazado a ‘El Patrón’ en el envío de cocaína a Miami. Con la extradición de los líderes del cártel de Cali a Estados Unidos y el asesinato de sus principales socios, termina la segunda temporada.

En la tercera temporada, la serie se traslada en el tiempo y en el espacio. ‘Narcos México’ se remonta a tiempos anteriores a los cárteles colombianos y se ubica en Sinaloa y Guadalajara. Entre 1970 y 1980 un expolicía convertido en narcotraficante de marihuana, Miguel Ángel Félix Gallardo, de Sinaloa, se traslada a Guadalajara y funda el primer cártel mexicano, constituido para inundar de marihuana primero y con el tiempo llegando a enviar cocaína a Estados Unidos. Félix logra tener ‘contactos’ en las altas esferas del gobierno del PRI y la corrupta Policía. Termina la temporada con el secuestro y la cruel tortura y asesinato del agente norteamericano de la DEA ‘Kiki’ Camarena.

Emma Coronel: ¿De qué acusan a la esposa de “El Chapo” Guzmán en EE.UU.?
Emma Coronel: ¿De qué acusan a la esposa de “El Chapo” Guzmán en EE.UU.?

Acabo de ver la segunda temporada de ‘Narcos México’. Luego del asesinato de ‘Kiki’ se ‘despertó el León’ y se cumplirán las advertencias a los políticos corruptos, Félix y policías implicados en el secuestro de Camarena, la llegada a México de un comando especial para capturar a los responsables de la muerte de su compañero y llevarlos a juicio en Estados Unidos.

Los ‘gringos’ estarán dispuestos a todo y no les importará cruzar la línea de la legalidad con tal de incriminar a Miguel Ángel Félix Gallardo, mientras este se encuentra abocado en unificar a los ‘firmes’ de la droga en el norte, enfrentados sangrientamente: Los de Tijuana con los hermanos Arellano, los de Sinaloa con el ‘Güero’ Palma y un incompetente ‘Chapo’ Guzmán, los de Juárez con Amado Carrillo Fuentes, ‘El señor de los cielos’.

Ciertamente, resultaba difícil unir a un grupo de ratas para degustar un pedazo de queso, pero Félix logra esta precaria ‘Federación’, donde fungía de ¡emperador! apoyado en su alianza con los cárteles colombianos que les proporcionaba la droga que sus socios del norte debían ‘pasar’ a Estados Unidos.

Narcos México
Narcos México

Cuando los del cártel de Cali incumplen con los pagos a los mexicanos, los socios cuestionan el liderazgo de Félix, quien reacciona de manera sanguinaria, como por ejemplo, castigar al ‘Güero’, secuestrando a su familia, matando a su esposa y lanzando a sus hijos pequeños desde un puente de más de ciento cincuenta metros de altura.

Esta temporada es más sangrienta y nos presenta también pinceladas de la corrupta política mexicana, justo cuando en las elecciones de 1988 se produce el descarado fraude que le birló la victoria al candidato independiente Cuauhtémoc Cárdenas y que iba a significar la debacle del partido único, el .

En la serie, le dan el ‘crédito’ de la siniestra operación a Miguel Ángel Félix, quien, como ‘recompensa’ por la ‘victoria’ del candidato oficialista Carlos Salinas de Gortari, recibe la noticia de que las autoridades norteamericanas han congelado la investigación del asesinato de Camarena, librándose así de una caída segura. Pero no será por mucho tiempo. El liderazgo del ‘padrino’ con sus socios del norte llegará a su fin porque el crimen no acaba. Apago el televisor