Martín Vizcarra. (Foto: GEC)
Martín Vizcarra. (Foto: GEC)

Este Búho, ahora que ya abortó el ‘golpe’ de una camarilla ávida de tomar Palacio de Gobierno a cualquier precio, coge su ‘espada del augurio’ de ‘Los Thundercats’ para que me permita ver ‘más allá de lo evidente’ en esta ‘Radiografía política’ que tanto reclaman mis lectores, porque saben que no tengo compromisos políticos ni empresariales con nadie.

MARTÍN VIZCARRA: El principal causante de toda la crisis que pudo terminar en su vacancia. Su defensa ante el pleno de que ‘lo único ilegal en todo este asunto es que lo grabaron ilegalmente y fue traicionado por su entorno’ resulta hasta risible, porque no contradice que su voz se escucha claramente como maquinando con sus ‘consejeras’ más íntimas para sacarle la vuelta a la investigación fiscal por el escándalo de las visitas al presidente del ‘gelatinoso’ ‘Swing’ y los 150 mil soles por ‘asesorías’.

Considero que se salvó de la guillotina por estas razones: 1) La terrible pandemia que nos azota. 2) Porque iba a ser un suicidio dejar la economía en manos de un ‘presidente’ como Merino de Lama, Alarcón, Vega y Urresti, que ya demostraron que por populismo y electorerismo son capaces de dilapidar las finanzas públicas y llevarnos a épocas del primer gobierno de Alan García.

3) Porque una acción dolosa que demostraban los audios podía interpretarse como una inmoralidad, pero para una vacancia la Constitución establecía tener ‘incapacidad moral permanente’ y ese término no se ajustaba a este caso y recién lo dilucidará el Tribunal Constitucional.

4) La ineptitud de los conspiradores encabezados por Merino, que desnudaron sus intenciones golpistas al llamar a los jefes militares para que ‘los apoyen’. Los uniformados se alinearon con el gobierno porque ‘primero es la lucha contra la pandemia’. Ese ‘lavado de cabeza’ caló en congresistas, Vizcarra apareció en público en Junín en una inauguración de la mano de su esposa, la profesora que lo acompañaba cuando tomaba micro en Moquegua.

Ahora está solo pues se desarticuló su entorno moqueguano y está acorralado por la investigación de la Fiscalía. Pero definitivamente perdió el único plus que valoraba en su persona el imaginario popular: ‘la lucha frontal contra la corrupción y decir la verdad’.

MERINO-ALARCÓN Y EL CONGRESO: Estaba clarito que el ‘golpe’ por la vacancia, promovida, ojo, por José Vega de Unión por el Peru, el partido de Antauro Humala, y ‘craneado’ por ‘Cerebro’ Alarcón para colocar la banda presidencial al presidente del Legislativo, Manuel ‘Pinky’ Merino de Lama, tenía un objetivo clarísimo: que el nuevo mandatario en una actitud ‘magnánima’ y de ‘reconciliación de los peruanos’, le diera un indulto presidencial a Antauro Humala.

Eso sí, bien patéticos resultaron los argumentos esgrimidos por la mayoría de representantes que alzaron su voz para tumbarse al mandatario. Eso se convirtió en un circo, más bien una feria de cómicos ambulantes de plazuela. De ‘constitucionalista’, Omar Chehade se convirtió en ‘Waflerita’ y calificó a Martín de ‘pato’ y para barajarla siguió con ‘pato cojo, pato rengo’. Qué tal nivel.

Edgar Alarcón quiso ser ‘Mondonguito’ y espetó al mandatario un ‘cobarde’. Daniel Urresti, mismo ‘Fosforito’ de la Alameda Chabuca Granda, le gritó ‘muerto viviente’. La tía Bartolo, misma Giovanna Castro de ‘Los Chistosos’, les dijo a sus colegas: ‘son Shakiros: sordos, ciegos y mudos’. El upepista Chagua se pasó de faltoso, pues deseó la pena de muerte. La ignorancia es atrevida.

MIRIAN Y KAREM, ‘LAS SUPERPODEROSAS’: El mandatario, no sabemos si en serio o en broma, culpó de todo a ‘su entorno’ que lo traicionó y lo grabó. ¿Qué culpa tiene el país de que en vez de relacionarse con profesionales destacados se rodeara de las llamadas ‘chicas superpoderosas’?, que pareciera que también le servían como ‘almohadas’ de sus secretos más íntimos y de las jugadas políticas más siniestras, como esconder las visitas del impresentable ‘Richard Swing’, donde ellas se repartían ‘el bulto’, a sabiendas que se metían en un tremendo lío penal, claro, a cambio de que ‘su papi’ -como lo llamaban- les siguiera dando chamba a sus maridos, cuñadas, o les otorgara obras a sus familiares directos en los ministerios ‘feudo’ de Martín.

Doña Mirian podría convertirse en la Pinchi Pinchi de un presidente que está cosechando lo que sembró en esta historia de traiciones. Sino pregúntenle a PPK. Apago el televisor.