Las primeras 300 mil dosis de la vacuna de Sinopharm contra el coronavirus llegaron al Perú en la noche del domingo 7 de febrero | Foto: Andina
Las primeras 300 mil dosis de la vacuna de Sinopharm contra el coronavirus llegaron al Perú en la noche del domingo 7 de febrero | Foto: Andina

Este ve los vientos políticos y electorales más movidos que esos inconscientes que asisten a los privaditos de ‘Chacaloncito’ en San Juan de Lurigancho. Por eso les presento mis ‘picotitos’ que tanto reclaman mis lectores.

LOS ÚLTIMOS DE LA FILA: Este columnista es realista y debe decir siempre la verdad. Veo con satisfacción que anoche llegó un pequeño lote -300 mil vacunas- de la empresa china Sinopharm que servirá solo para vacunar a la primera ‘línea de batalla’, personal de salud, policías, Fuerzas Armadas, bomberos, personal de limpieza, entre otros. Pero mientras Chile aseguró en diciembre del 2020, de porrazo, 35 millones de vacunas, de las cuales ya se distribuyen un millón quinientos mil, nosotros no tenemos seguros los tres millones que Sinopharm había anunciado que llegaban en febrero y marzo. De las tan publicitadas 20 millones de vacunas de Pfizer, que con tanto afán se empecinó el gobierno en negociar -en contra del Comando Vacuna-, podrían llegar solo 250 mil en marzo y 300 mil en abril. Hasta Bolivia recibió vacunas antes que Perú, la Sputnik V rusa. Por nuestro castigado pueblo, bienvenidas las vacunas, pero no es para hacer fiesta. Y acá tiene mucho que ver el inepto de Martín Vizcarra, quien engañó a todos los peruanos.

Traslado del primer lote de vacunas Sinopharm a Cenares. (Fotos: Jesús Saucedo / @photo.gec)
Traslado del primer lote de vacunas Sinopharm a Cenares. (Fotos: Jesús Saucedo / @photo.gec)

CERO EN CONDUCTA: Este periodista no entiende la actitud de tanto descerebrado que no toma conciencia de lo letal de esta nueva cepa. Continúan los ‘privaditos’, las ‘encerronas’, los tonos ‘caletas’ y las reuniones familiares, que son las mayores fuentes de contagio, y el Sinadef contabiliza ya 97 mil muertes por el maldito virus. No es un secreto que son en esos espacios cerrados donde se producen más contagios que en los conglomerados al aire libre, donde miles de informales que no reciben bono, ni una canasta, ni llegan alimentos a su olla común del asentamiento humano, se ven obligados a vender para llevar un pan diario a sus hijos. Así de crudas son las cosas de esta ‘cuarentena trucha’.

CUIDADO CON LAS ‘PINOCHADAS’: El candidato ‘Morado’, Julio Guzmán, ni bien salió de la ‘cuarentena’ por caer con el coronavirus, concedió una entrevista a Óscar Torres de Trome, quien le pidió aclarar varias denuncias periodísticas que sostienen que es propietario de un departamento en la zona más cara de San Isidro y de veranear en una casa de playa en la zona más exclusiva de Asia. ‘No tengo ninguna propiedad, averigüen en la Sunarp, solo tengo un auto del 2010’. Eso no se lo cree nadie. ¿Quién paga ese palacete? ¿Cuáles son sus ingresos? ¿Y quién financia su campaña? No lo dijo. Solo me queda exclamar, como la gran Cristina Saralegui: ¿Será cierto esoooo? Lo que más sorprendió es que solo considerara como ‘una conducta inadecuada’ que su vocero parlamentario, Daniel Olivares, revelara que es consumidor de marihuana desde hace dos décadas y que fumaba hasta con sus padres. ‘Mi partido no avala el consumo de drogas y nunca he consumido marihuana’, expresó Guzmán. Los lectores sacarán sus conclusiones.

Julio Guzmán rompe su silencio: “Nunca consumí marihuana”
Julio Guzmán rompe su silencio: “Nunca consumí marihuana”

LA PALABRA DEL ‘MUDO’: El candidato que lidera las encuestas, George ‘Forzay’, a dos meses de las elecciones presidenciales de abril, me hace recordar el caso de Luis Castañeda Lossio. El líder de la extinta Solidaridad Nacional ganó dos elecciones municipales mostrando su sonrisa congelada y cerrando la boca, mientras los otros candidatos se decían la ‘vela verde’. Pero en las elecciones presidenciales del 2011 punteó casi un año y medio las preferencias electorales, y cuando estaba obligado a hablar, siguió manteniendo la boca cerrada, haciéndose ‘el muertito’ y por eso se lo ‘almorzaron’ los candidatos Keiko Fujimori y Ollanta Humala, que pasaron a la segunda vuelta. Hoy hay dos graves denuncias en su contra: cuando era alcalde de La Victoria le pagó cien mil soles de los contribuyentes a su ‘chochera’, su ‘adú’, su mejor amigo, Renzo Navarro, a quien le dio trabajo de funcionario pese a que no tenía ningún estudio universitario, ni experiencia en gestión pública. La Fiscalía ya inició una investigación. El otro ‘chicharrón’ es el del increíble boom inmobiliario de su candidato número uno al Congreso, el exministro de Defensa Jorge Nieto Montesinos, según denunció la revista ‘Hildebrandt en sus trece’. El sociólogo también optó por la táctica de su líder y se hace el ‘muertito’. Pero estos ‘anticuchos’ le pueden pasar la factura. Me quedé corto y se me quedaron en el tintero los casos de Keiko y Verónika Mendoza.

Apago el televisor.