El Búho, en Pico TV, te explica lo que pasa alrededor, la importancia de aquello que se ve en todos lados, pero no necesariamente se comprende del todo.
El Búho, en Pico TV, te explica lo que pasa alrededor, la importancia de aquello que se ve en todos lados, pero no necesariamente se comprende del todo.

Este Búho no pudo evitar estremecerse cuando recibió la noticia de que había fallecido, a los 62 años,, un ciudadano argentino, en su casa barranquina. Muchos se preguntarán: ¿Y quién es? Chalar era el seudónimo de su verdadero nombre oficial, el de , vocalista y líder de la banda argentina Los Violadores, que lo convirtió en ícono de la música popular argentina, y a Pil en uno de los íconos del movimiento punk.

TE VA A INTERESAR | Mi ingreso a San Marcos

En los ochenta se juntó con el guitarrista Gustavo Fossa, Stuka, con quien el tiempo los uniría en una relación de amor-odio. Complementaban la banda El Polako, Robert Zelazek, en el bajo, y Sergio Gramática, en la batería; formarían un grupo de punk legendario.

Había que tener cojones para que en plena época de durísima represión militar en Argentina contra los jóvenes llamaran a su grupo Los Testículos. Los militares lo censuraron y se cambiaron a Los Violadores.

DESAFÍO AL DICTADOR VIDELA

Cuando el militar censor les preguntó el porqué del nombre, le respondieron ‘se equivocó la imprenta, somos Los Voladores’, rememoraba Pil Trafa cuando llegaba a La Noche de Barranco para juntarse con sus fans.

Desde el sangriento golpe militar de 1976, encabezado por , los principales enemigos del régimen, después de los sindicalistas peronistas, eran los jóvenes universitarios, los hippies, a los que veían como potenciales ‘montoneros’.

Los conciertos de rock eran la mejor manera de capturar a la salida a jovencitos para secuestrarlos, torturarlos y hacerlos delatar a un posible opositor. En ese año Los Violadores ya tenían grabado su primer disco antidictadura militar, producido en condiciones clandestinas, donde su tema emblemático fue ‘Represión’, cantado visceralmente por Pil Trafa.

"Pil Trafa", vocalista de Los Violadores: "Me satisface estar juntos y revivir nuestra historia"
"Pil Trafa", vocalista de Los Violadores: "Me satisface estar juntos y revivir nuestra historia"

‘En dónde está la diversión perdida./ Represión a la vuelta de tu casa,/ represión en el kiosco de la esquina,/ en la panadería,/ represión en la panadería,/ represión las veinticuatro horas al día...’. Como no podía ser de otra forma, el disco se editó al año siguiente, en 1983, titulado ‘Los Violadores’.

Pero el grupo ya se había ganado la fama de ser una agrupación que se atrevió a grabar temas de protesta en plena dictadura asesina, al igual que otros transgresores, como Virus. En solo dos años, el panorama mundial había cambiado y eran la new wave y el pop los que dominaban el ambiente y supieron adaptarse a las nuevas tendencias.

Su disco ‘Y ahora qué pasa eh’, pero sobre todo ‘Fuera de sektor’ (1985), se adaptó a las nuevas tendencias, incluyendo teclados con el single de corte post punk del mismo nombre, fue número uno. Pero en el ‘Ahora...’ encontramos una ‘joyita’ de la que tenían muchas expectativas por lo complicado de las letras, ‘Nadsa’, la jerga de los gamberros protagonistas de la novela ‘La naranja mecánica’ de Anthony Burgess, la que inspiró el filme de Stanley Kubrick, protagonizado por Malcolm McDowell.

1986: LOS VIOLADORES EN EL PERÚ

Fue el single que se convertiría en su tema emblemático e inmortal: ‘Uno, dos, ultraviolento’, débochca (muchachas), scharros (traseros), drugos (amigos). Curiosamente, sus discos tienen más repercusión en las radios chilenas y peruanas. Así, en abril de 1986 comparten escenario en el recordado festival Rock Acho con Zcuela Crrada, que lideraba el entrañable Edwin Núñez.

Esa noche fue alucinante. Había más de ocho mil asistentes en la plaza. A mitad del show, Pil, en una de sus acrobacias escénicas, se colgó del equipo de luces, al costado del escenario. Pasó mucho rato sentado y con la piel azulada. Entonces su mánager, Mundy Epifanio, lo jaló de un tirón. Intentó seguir cantando, pero tuvo que ser asistido. Stuka, ‘palteado’, gritó a la multitud: ‘¡Se electrocutó!’.

Una vez recuperado, casi de inmediato, se puso a cantar ‘Fuera de sektor’ como si nada. Temas como ‘Sentimiento fatal’ y ‘Más allá del bien y el mal’ se consagraron. Para 1987, por fin fichan para una compañía internacional, la CBS, que les exige seguir en la onda post punk de sus últimos trabajos. Curiosamente, ya las relaciones entre Pil Trafa y Stuka se habían hecho insostenibles. Stuka exigió hacer un tema de su autoría, que fue uno de los que más pegó, un tema pop: ‘Solo una agresión’.

Razón suficiente para que decidiera lanzarse como solista. En 1992 se separaron, pero tuvieron varios encuentros con la banda original, con quienes llegó a Perú a tocar en un centro de convenciones de Barranco. Me imagino que en una de aquellas correrías conoció a su pareja peruana, la productora Claudia Huerta, quien le dio un hijo y le cambió la vida. Murió lejos de su país, pero cerca de su familia y la nación que lo adoptó. Descanse en paz, maestro.

Apago el televisor.

TE VA A INTERESAR