Zoraida Ávalos respalda acuerdo con Odebrecht en el que siga contratando en Perú

'Piqueítos' de El Búho

El Búho empieza la semana analizando la coyuntura nacional con sus famosos 'piqueítos'. 

Héctor Becerril

Congresista Héctor Becerril negó acusaciones de informe periodístico. (Foto: Agencia Andina)

Congresista Héctor Becerril negó acusaciones de informe periodístico. (Foto: Agencia Andina)

Más sobre:

El Búho,

Pico Tv

Este Búho imagina que la coyuntura política se asemeja a un inmenso bufé de comida internacional por el Día del Padre. Vimos al fiscal chiclayano Juan Carrasco pidiendo un caldo de cabeza de Becerril con rocotito molido ‘temerario’. El presidente Vizcarra degustó un escabeche de corvina de Río Aramayo con harta cebolla llorona Bartra. El grandulón Martín Belaunde mandó a pedir por delivery una papa nativa Vilcatoma en salsa de huancaína y César Villanueva probó unas yucazas Aráoz en salsa suiza PPK. Mauricio Mulder atacó un cebiche de pez diablo con camote de la chacra Mamani. Sé que con estos ‘piqueítos’ se les hará agua la boca. Pero eso sí, el que se pica, pierde.

SUBE Y BAJA: La encuesta de Ipsos Perú del mes de junio reafirmó la tendencia: la aceptación del presidente Vizcarra subió 8 puntos porcentuales y se colocó en un 50 %. Su desaprobación también bajó. No hay milagros en junio, la paupérrima imagen del Congreso lo ayudó después que los ‘pechó’ y amenazó con ‘disolverlos’ si no aprobaban su cuestión de confianza. Pero que no hagan fiesta sus ‘brillantes’ asesores. Un político ducho como Pedro Cateriano, en entrevista con Trome, le advierte al Ejecutivo: este gobierno tiene nota aprobatoria para la lucha anticorrupción, pero lo califica de regular para malo en la forma como aborda su política económica, con un ministro de esa cartera que se hace el ‘muertito’ y cuyo apellido es casi desconocido para la mayoría de la población. La economía está estancada y eso repercute en el problema urgente del desempleo. Se lo dice un ‘amigo’ del gobierno como Cateriano, así que, como decía el recordado periodista El Veco, ‘oído a la música’, señor Vizcarra.

‘EL TEMERARIO’ WACHITURRO’: Francamente, había que tener una más grande que la del Campo de Marte para que, al momento de discutir en el Congreso sobre la inmunidad parlamentaria, sea el congresista ‘naranja’ Héctor Becerril el principal opositor. El Ministerio Público acaba de formalizarle una investigación preliminar por presunto delito de crimen organizado, al tener presuntamente nexos con ‘Los Wachiturros de Tumán’, banda criminal liderada por el ‘Gordito’ Edwin Oviedo Picchotito. Con estas son dos investigaciones, el fiscal Juan Carrasco lo está investigando también porque tendría vinculaciones con ‘Los Temerarios del Crimen’ junto a sus hermanos, uno de los cuales está prófugo de la justicia. ¿Lo blindará otra vez el ‘fujiaprismo’?

EL ‘HERMANITO’ DIPLOMÁTICO: Destacados embajadores o cancilleres como el brillante Víctor Andrés Belaunde Diez Canseco o Raúl Porras Barrenechea se volverían a morir si escucharan las 36 conversaciones entre el diplomático César Bustamante Llosa y el prófugo César Hinostroza. Fuera del trato de ‘compadrito’ o ‘hermanito’, el diplomático, para favorecer al cabecilla de ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’, faltó a las leyes y ‘le sacó la vuelta’ nada menos que a la embajada norteamericana al tramitarle ilegalmente una visa diplomática a la hija de Hinostroza, de 23 años, cuando no le correspondía ese beneficio. Este columnista no cree que sea casual que justamente la cancillería lo mande a España para tramitar su extradición. ¡Es como poner al gato de despensero! No solo lo deben cambiar de puesto, sino que renuncie de inmediato.

LO SIENTO, CHAMOS: El Perú fue el único país de Sudamérica que le abrió las puertas de par en par a los miles de venezolanos que llegaron huyendo del régimen de hambruna y represión de Nicolás Maduro. PPK, sin ninguna planificación, como si el Perú pudiera satisfacer en servicios básicos a sus propios compatriotas, les abrió las puertas por humanidad. Nadie imaginó que más de 800 mil ‘llaneros’ llegarían a todos los rincones del país. Una migración compulsiva en una nación con economía y mercado de trabajo endebles ha hecho colapsar todos los indicadores económicos y, para colmo, entre esos migrantes que llegaron a trabajar se han filtrado bandas de delincuentes sanguinarios y asesinos, que han contribuido a agravar los inacabables problemas de inseguridad ciudadana. La medida de deportar a los hampones ‘llaneros’ es algo necesario y, por otro lado, parar la ola migratoria con requisitos mínimos como una visa y pasaporte no es, de ninguna manera xenofobia. Nuestro país ha cumplido con creces con los hermanos venezolanos.

Apago el televisor.

Cargando siguiente contenido

Portada