La resaca de los Óscar

El Búho deja un momento de lado los temas de actualidad y política, para compartir sus opiniones sobre la premiación de los Óscar

Pico TV
Oscar 2019
Oscar 2019

Más sobre:

Pico Tv

Este Búho mantiene los ojos bien abiertos. Veo el panorama político muy complicado, demasiado polarizado. Encima hay huaicos en la Carretera Central y lluvias torrenciales en el norte del país. El presidente Martín Vizcarra va a tener que mover muy bien la muñeca, porque el aluvión de lodo y piedras lo puede arrastrar.

Pero como saben mis lectores, este columnista es cinéfilo aficionado y no pude dejar de estar atento a la premiación de los Óscar. Me sorprendió gratamente, aunque ya lo intuía, que el actor Rami Malek se haya llevado la estatuilla al ‘Mejor actor’ por la película ‘Bohemian Rhapsody’, que narra el meteórico ascenso de la banda liderada por el gran Freddie Mercury, vocalista y líder de ‘Queen’, uno de los grupos de rock más emblemáticos de la historia. La actuación es espectacular y creo que salva la cinta.

Mercury murió prematuramente a los 45 años, producto de una bronconeumonía complicada, porque padecía el temible virus del sida. ‘Queen’ dejó un legado inolvidable. Discos monumentales como ‘A Night at the Opera’ (1975), donde se combinan ritmos tan variados como el metal, country, progresivo y sinfónico.

‘Bohemian Rhapsody’ y ‘You’re My Best Friend’ eran temas que escuchaba una y otra vez en el 78, en mi radiola FTA. El bigotón y musculoso Mercury negaba, tajantemente, que era gay y, cuando después de los monumentales conciertos de ‘Queen’ en el ‘Live Aid’ los periódicos publicaron rumores de que padecía una grave enfermedad, el cantante lo negó todo. Sin embargo, sus compañeros May, Deacon y Taylor sabían que Freddie no solo era un gay ‘solapa’.

Paul Prenter, un amigo y mánager del grupo, un verdadero ‘pachanga’, por unos miles de dólares traicionó al cantante y dio una ‘exclusiva’ al diario ‘The Sun’, en 1987: “Freddie está cercado por el sida. Han muerto dos de sus amantes por esa enfermedad. Él está aterrado. Tony Bastin (mensajero) y John Murphy fueron sus amantes y Freddie desconocía que ambos tuvieron otras parejas que murieron de sida”.

Pero luego prosiguió con su traición: “En los nueve años que he trabajado con el grupo, jamás he visto a Mercury con una mujer (...) durante las giras solía pasar la noche con un hombre diferente, nunca dormía en los mismos lugares que el resto de la banda. Se iba y frecuentaba clubs gays y nunca se acostaba antes de las 6 o 7 de la mañana”. Lo demás es historia conocida.

‘Green Book’ fue elegida la mejor película y el debate está abierto. En esta época, donde cada vez más los derechos de las minorías son exigidos hasta con virulencia por los miembros de la comunidad cinematográfica, una película ambientada en los sesenta, en pleno racismo, estaba destinada a triunfar. Es la historia de un pianista negro que contrata a un fortachón italoamericano para que sea su chofer y guardaespaldas. En el reparto destaca el notable Viggo Mortensen.

Punto aparte merece ‘Roma’, que se llevó tres premios de la Academia. La última película del mexicano Alfonso Cuarón, me hizo sentir como si ingresara al túnel del tiempo. Y en verdad, habría que ser de piedra para no conmoverse ante esta producción. Definitivamente es una película distinta y ese es el sello de Cuarón. Quien se ‘roba’ la película es ‘Cleo’ (extraordinaria Yalitza Aparicio), la joven empleada del hogar, casi siempre silenciosa, que habla solo lo necesario y solo se explaya con su engreído y, en idioma nativo, con su compañera de labores.

A través de los ojos de ‘Cleo’ vemos cómo transcurre la rutina de la familia, viendo programas cómicos que dominan la ‘tele’, el cine o en moteles con su enamorado, un alucinado cultor de las artes marciales, tan de moda en la época y que la embaraza y la abandona a la mala. Desamparada, recibe el apoyo de su patrona ‘Sofía’ (notable Marina de Tavira), sin saber ella que también será una víctima más.

El director hizo bien en elegir la plataforma de ‘streaming’ Netflix para presentar esta obra maestra, que seguramente iba a pasar inadvertida por los inescrupulosos programadores de películas en los cines, porque no tiene actores ‘taquilleros’. Mención aparte es el ‘soundtrack’ de la cinta. Imperdibles Leo Dan, José José, Rocío Dúrcal, Pérez Prado, ‘Los Pasteles Verdes’ de Perú, Yvonne Elliman, Angélica María y Juan Gabriel, entre otros. Apago el televisor.

Ir a portada