‘Saltaditos’ de el Búho

Para iniciar bien este fin de semana, el Búho nos trae sus 'saltaditos' sobre la realidad nacional. Recuerden el 'que se pica, pierde'.

Martín Vizcarra
Pedro Cateriano
Kenji Fujimori

Más sobre:

Pico Tv,

El Búho

Este Búho se pone su mandil de chef de Mistura, pone al fogón su wok gigante con aceite hirviendo y echa trozos de alpaca del fundo Mamani, chorritos de vinagre pasado Villa Nueva, un trozo de lengua con pimienta en polvo de Lescano, una cebolla blanca llorona de la tía Bartra y caldo de choros Moreno. Y al final, como siempre, unos polvitos de ‘Kenjinomoto’, el toque del sabor. Sé que se les está haciendo agua la boca con estos ‘Saltaditos’ que tanto reclaman mis lectores. Y no olviden que el que se pica, pierde.

LA MOVIDA DE VIZCARRA: Este columnista, por supuesto, no cree las explicaciones de César Villanueva de que no hubo ninguna discrepancia con el presidente. ¡Por favor! Nadie sale de un premierato por nada, sino más bien, por motivos muy fuertes. La caída de Villanueva estaba oleada y sacramentada ante el bajón del mandatario en las encuestas. En resumen, el primer ministro era una sombra que nunca se convirtió en el pararrayos del mandatario ante las arremetidas del ‘fujiaprismo’.

Le caían huaicos de críticas a Vizcarra y el primer ministro caminaba ‘por la sombrita’. Él y muchos de su gabinete andaban a paso de tortuga y se volvieron unas rémoras. El que lo reemplace debe ser un político con ‘muñeca’, no uno que llegue a meter a sus amigazos a los puestos y cuando las papas queman renuncian y se lavan las manos. Entre los que suenan para tomar su lugar está Salvador del Solar, quien cuando fue ministro de Cultura fue acusado de dar chamba a sus amigotes. Villanueva demostró que lo suyo eran las movidas clandestinas y secretas, como el complot para tumbar a PPK y llevar a Vizcarra a la Presidencia. De cara al pueblo fue un fiasco.

ALAN Y KEIKO BUSCAN EL CAOS: El presidente Vizcarra no es Maxwell Smart, el recordado ‘Superagente 86’ de la tele y miembro de ‘CONTROL’. Pero los fujimoristas y apristas sí parecen ser los malos de la película, los siniestros agentes de ‘KAOS’. En una reveladora entrevista en Trome, Pedro Cateriano afirma categóricamente que el mandatario enfrenta una bien montada conspiración urdida por la oposición con el fin de impedir que se sigan desarrollando las delaciones de funcionarios de Odebrecht en Brasil y, sobre todo, bloquear las revelaciones de Jorge Barata.

Por eso tratarán de entorpecer y hostilizar a los fiscales Pérez y Vela desde sus ‘topos’ en la Fiscalía de la Nación, el Poder Judicial y el Congreso; allí es donde centrarán toda su artillería, porque si el objetivo puntual es bajarse al Equipo Especial Lava Jato, el central es ‘vacar’ a Vizcarra. Para esto, el mandatario debe gobernar con firmeza y sin temores.

LAVANDERÍAS ‘FUJIHERMANOS’: Ahora toda la familia Fujimori Higuchi en pleno está contra las cuerdas. El Poder Judicial ordenó el levantamiento del secreto bancario para Kenji, Hiro y Sachi y sus socios, por presunto delito de lavado de activos de su empresa Limasa. Cuando Kenji y otros accionistas constituyeron la empresa en el 2009, su capital social era de 40 mil soles, pero en el 2014 se elevó a 2.8 millones. Un año antes, en los almacenes de la empresa de la que Kenji era uno de los socios mayoritarios, se encontraron 100 kilos de cocaína pura.

Los Fujimori crearon otra compañía en el 2014, Inversiones Perú-Japón SAC, con un capital de 100 soles. Pero solo un mes después, recibió un préstamo de ¡1.5 millones de soles! de la multinacional japonesa Sankyo Corporation, socia de Limasa. Según la Fiscalía, los Fujimori habrían incurrido en el delito de lavado de activos y ese dinero ilícito tendría su origen en la ‘corrupción de los 90’. Debe investigarse a fondo.

VERANO DEL TERROR: En los meses de enero y febrero, cuando las parejas o las familias se divierten felices en las playa o parques, en algún punto del país se cometían execrables feminicidios. Novios, esposos, convivientes que mataban cobardemente a sus parejas y, en algunos casos, también a sus hijos pequeños. La cifra es alarmante. En poco más de dos meses se han producido cerca de 30 asesinatos de mujeres a manos de sus parejas, exparejas o acosadores. ¿Qué está pasando en el país? ¿Hay en los colegios charlas dirigidas a los adolescentes de secundaria sobre este tema?

No es posible que el caso de la estudiante de Enfermería asesinada a cuchillazos y colocada en un cilindro para ser enterrada, en Villa El Salvador, se haya estancado porque el Ministerio de la Mujer no le entregó a la familia un documento. ¡Increíble! Un caso tan mediático fue ignorado por las abogadas del organismo. ¡Por favor, ministra, un poco de coherencia! Apago el televisor. 

Ir a portada