No te pierdas el radar electoral del columnista más leído del país.
No te pierdas el radar electoral del columnista más leído del país.

Este Búho se asustó más con el ‘terremoto’ ocasionado por la declinación de un integrante del Jurado Nacional de Elecciones, que el fuerte temblor que nos hizo saltar de la cama la noche del martes. Los motivos de Luis Arce son gravísmos: califica a los otros miembros de Jurado de estar ‘parcializados’ con una candidatura.

Se fue tirando la puerta y puso el dedo en la llaga de los cuestionamientos al jurado electoral que preside el controvertido Jorge Luis Salas. Arce también acusó a la mayoría de tener un claro ‘favoritismo’ a la candidatura de Pedro Castillo, después que el organismo desestimara, ‘por mayoría’, los pedidos de anulación de actas de Fuerza Popular.

Este columnista tiene más de treinta años siguiendo la política en el país y nunca vi un Jurado Nacional de Elecciones más desprestigiado y con más ‘anticuchos’ que este, con un presidente que tenía en su ‘curriculum’ el haber defendido a un terrorista de Sendero Luminoso convicto y confeso. Uno busca, como todos los ciudadanos de bien, la gobernabilidad y la legalidad en el país, y solo queremos que el proceso electoral, en su última etapa de revisión de anulaciones e impugnaciones, se realice con transparencia, con calma, con profesionalismo y, sobre todo, con imparcialidad. Porque con ello se va a garantizar que el presidente elegido tenga no solo la ‘legalidad’ de la investidura más alta de la nación, sino lo más importante, ‘legitimidad’.

Recuerden el gobierno de la re-re-reelección fraudulenta de Evo Morales. Ganó con trampa y el repudio popular hizo que fugara a Mexico. Si el Jurado Nacional de Elecciones no cumple bien su labor, con la máxima rigurosidad, puede provocar una grave crisis política en el país. Aún no están los resultados oficiales, pero el profesor ya se comporta como un candidato ‘proclamado’.

Lo penoso y patético es observar esa casta limeña de encumbrados ‘izquierdistas de café’ que apoyaban a Verónika ‘amiga de todos’ Mendoza, quienes despreciaban a Castillo por ser ‘proterruco’, y ahora se han subido al coche del ‘lapicito’. Son ellos los ‘conocidos de siempre’ que se camuflan en entes supuestamente ‘transparentes’ (más bien turbios) o ‘eticos’ (más bien oportunistas) los que ahorita presionan al Jurado y copan las entrevistas en medios. para decir que ‘Castillo ya ganó’ y que deben ponerle la banda.

Su angurria por sus apetitos de capturar un cargo de poder los desnuda. Están desesperados y no se dan cuenta de que el 65 % de peruanos, según la encuesta de Datum, considera que en las elecciones de la segunda vuelta hay ‘indicios de fraude’. Ante ello, ¿qué debería hacer un demócrata? No presionar, no querer que proclamen al chotano contra viento y marea, a la diabla. Recuerden que el país está partido en dos y, si logran su objetivo, el profesor tendrá un gobierno más tembloroso que una gelatina.

Apago el televisor.