Terroristas en el mundo

El Búho nos habla de los últimos atentados terroristas en el planeta. 

Pico Tv

Pico Tv

Pico Tv

Este Búho no puede dejar de comentar lo que viene sucediendo en Inglaterra. La capital, Londres, está sufriendo una ofensiva terrorista que tuvo un fuerte impacto durante el concierto de la juvenil cantante norteamericana Ariana Grande. Esa noche un ‘hombre bomba’ estalló al final del concierto dejando 22 muertos y más de 50 heridos. Los yihadistas reivindicaron el ataque. La estrella norteamericana decidió, el fin de semana pasado, ofrecer un nuevo show en homenaje a las víctimas. Al parecer, esto desató la furia de los terroristas, que volvieron a causar pánico entre la población. Un camión arrolló a decenas de personas y luego dos sujetos atacaron a cuchilladas a hombres y mujeres de la multitud antes de ser abatidos. Los autores, identificados como Khuram Shazad Butt y Rachid Redoune, son militantes yihadistas, esa secta que también se ufana de masacrar a los gays tirándolos de edificios de 20 pisos. La versión más radical del Islam. Los hijos del llamado Estado Islámico asesinan a los seguidores de Alá que no aceptan sus posiciones extremas. Para ellos, los países de Occidente son los hijos del infierno. Son ellos los que secuestran empresarios y periodistas occidentales y los decapitan, les prenden fuego y los castran mientras los graban en video. Se refugian en túneles subterráneos y no les importa que, cuando caen los misiles norteamericanos o ingleses, estos maten a gente inocente.


El terrorismo fundamentalista es, hoy, el enemigo número uno de la humanidad. Los ataques sincronizados del 11 de Setiembre contra las ‘Torres Gemelas’ marcaron un antes y un después en la política internacional. Cuando observé las imágenes, no pude dejar de recordar una película que vi por cable hace pocos días, ‘Duro de matar 3’, con Bruce Willis como John McClane, el duro policía de Nueva York que se enfrenta al sanguinario terrorista
Simon Gruber (Jeremy Irons). Justamente, el terruco pone una bomba en un supermercado de Manhattan. La escena es espectacular. Se ve cómo vuelan los automóviles y se destruye el edificio. El terrorista llama a la policía y dice que ha puesto una bomba en un colegio de niños. Solo revelará el lugar donde está colocado el explosivo de relojería al policía John McClane. El héroe de las dos primeras sagas ahora es un agente que se tiró al abandono y toma trago desde que se separó de su guapa y exitosa esposa. El terrorista es el hermano mayor del subversivo al que McClane eliminó en la primera versión de ‘Duro de matar’, en la inolvidable torre ‘Nakatomi’.

Pero las intenciones del siniestro Gruber son otras, pues quiere robar todo el oro que está en la bóveda del Banco Federal en Nueva York. Pero si hay que hablar de una película que tenga que ver con los atentados del 11 de Setiembre, debemos referirnos a ‘Vuelo 93’, dirigida por Paul Greengrass. Trata sobre la única nave secuestrada por los terroristas de Al Qaeda que no llegó a su destino. Se dice que el objetivo era la Casa Blanca o la residencia presidencial de Camp David. El asunto es que los pasajeros, por sus celulares, llegan a enterarse que habían secuestrado aviones que estrellaron contra las ‘Torres Gemelas’. Por eso ofrecieron resistencia a los cuatro terroristas que se apoderaron de la nave tras matar al piloto y al copiloto. Según el filme, gracias a la valerosa acción de los pasajeros, el vuelo 93 de United Airlines no se estrelló en la Casa Blanca. Quince años después de la pesadilla de esos ataques, Estados Unidos, sobre todo Nueva York, sigue bajo la terrible amenaza de fanáticos yihadistas que solo piensan en matar. Apago el televisor.