El Chato Matta y el doctor Chotillo nos traen consejos para poder reconocer a 'los partidores'.
El Chato Matta y el doctor Chotillo nos traen consejos para poder reconocer a 'los partidores'.

El Chato Matta llegó al restaurante por su cordero al palo bañado en cerveza, papitas doradas y ensalada fresca. Para bajar la grasita pidió una jarrita con emoliente y hierba luisa. “María, la semana pasada te contaba la historia de Coquito, el ‘pepón de la televisión’ que terminó desfigurado por un marido celoso que era cinturón negro.

Me cuentan que en el canal lo han perdonado porque su programa tiene rating, pero fue a buscar un abogado y nadie lo quiere defender por ‘atrasador’ y ‘mala leche’. Fue el doctor Chotillo quien me llevó a esa fiesta en ‘Chatito, estoy ganado. Te invito una botellita de Cartavio XO. Además, recuerda que en octubre se celebra el ‘Día del partidor’.

Apenas llegué puso a todo volumen una de sus salsas preferidas de You Salsa: ‘No te contaron mal, no te voy a negar/ Sí nos besamos, nos entregamos/ Pero hasta ahí nomás/ Fueron unos cuantos besos, dos o tres caricias/ Me ganó el deseo de que fuera mía/ Hubo coqueteo ¿Y pues yo qué hacía/ No te contaron mal, sí estuve con alguien más/...

el de la tele que no sale de su casa porque su cara parece un tomate reventado. Ahora la calle pica, es como campo minado, hay que saber latear. No te voy a mentir, los genes de ‘partidor’ los llevo en la sangre, he destruido relaciones y hogares, y sé que tarde o temprano me van a pasar la factura, pero te voy a dar unos tips que me enseñó Pancholón para que los reconozcas’.

  • El partidor está en todos lados, generalmente en tu entorno y no le importa el apellido, la sangre, la amistad. Es un ‘monstruo de diez cabezas’.
  • Hay dos clases: los atropelladores, que no tienen miedo de irse al suelo, son los que van a casas de familia y esperan un sajiro para ‘atacar’.
  • También están los que la pegan de buenitos y comprensivos, que en sus casas son los ‘hombres perfectos’ y hasta les lloran a sus mujeres, pero salen a la calle y se transforman.
  • Es como una enfermedad, hay grados, son como el cáncer, lo único malo es que aquí no hay quimioterapia que los cure. Ese ‘gusanazo’ que tienen en el estómago y el dengue son incontrolables.
  • Ven mujer ajena y se excitan, transpiran, se tuercen, virolean y creen que todas se les regalan, les hacen juegos de luces.
  • El partidor y el ‘paño de lágrimas’ por lo general son idiotas, pero muy peligrosos, Hay de los que ‘tiran maicito’ por todos lados, también los que avanzan cuando les dan un cachito y los que abusan de su cargo, el poder y el dinero.
  • Generalmente, este tipo de personas tienen traumas y cachitos en su cabeza, y lo que hacen es una manera de liberarse, su catarsis”. Me voy, cuídense.

MÁS INFORMACIÓN:


tags relacionadas