María Martha y Mendocha

El fotógrafo Gary nos habla nuevamente sobre el recordado periodista peruano.

María Martha y Mendocha

María Martha y Mendocha

Más sobre:

Periodistas

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por su plato grande de pallares cañetanos con arrocito blanco y su pescadito apanado encima. Para tomar, se pidió una jarrita de limonada bien helada. “María, llegó a la Redacción mi amigo, el gran periodista y marketero Malcom Mendocha. ‘Gary, como promotor de discos CBS me faltaron brazos para recibir a la extraordinaria cantante melódica María Martha Serra Lima. Llegó al compás de su esplendor exitazo ‘A mi manera’. Luego de presentarla ante la prensa me abrazó con toda su dimensión humana y cumplí su deseo de escuchar música peruana.

Vestía una larga túnica, cabello muy corto y con calidez me dijo: Che Malcom, estoy enterada de la milenaria cultura y ricos platos peruanos. Creo que amerita romper la dieta, entonces, ¡soy toda tuya! Fue por ello que decidí sorprenderla y la llevé a probar un delicioso bufé criollo. Comió a sus anchas arroz con pato a la chiclayana. Fascinada, pidió ‘repeticuá’. Emocionada me dijo: ‘¡Sos un grande, Mendocha!’.

Mientras apreciaba al conjunto criollo y baile de quimbosos chinchanos, llegó la inevitable pregunta: ‘Martha, ¿cuánto impactó el sobrepeso en tu carrera? Agitada me confesó: ‘Acepté la obesidad con personalidad. Imagínate, a los 32 años no podía cruzar las piernas cuando me sentaba’. Luego, en su Buenos Aires declaró que en una peluquería de Perú, ¡se quedó encajada! en una silla de hierro forrada y lo tomó con humor, porque se consideraba una gordita acogida y feliz.

Más de una generación disfrutó de ‘My Way’ (‘A mi manera’) en la voz de Frank Sinatra y ella, con su versión se encumbró en Latinoamérica, hasta ser vocalista de ‘Los Panchos’.

Fui testigo de su tierna amistad con nuestro Arturo ‘Zambo’ Cavero. Del fantástico encuentro de dos mundos, con una sola voz potente y sentimental. ‘Una vez, mi hermano el ‘Zambo’ me salvó el show que ofrecía junto a Manzanero. Sabía que estaba enferma. Subió al escenario, retumbando el teatro y sacamos adelante el memorable espectáculo’, recordó muy emocionada.

‘Adoro a la gente peruana. Aquí encontré la primera puerta al éxito’. Chabuca Granda lo sabía, por eso la invitaba a su concierto bonaerense en el mítico ‘Michelangelo’, para entonar ‘La flor de la canela’ y luego comer juntas en privado.

‘La señora canción’, bajando cuantiosos kilos, nunca perdió su melodiosa voz, ni su alma romántica. Me dijo: ‘Si no hubiera nacido en Argentina, esta sería mi tierra bendita, de bellas mujeres’”. Pucha, el señor Malcom siempre junto a personajes de talla mundial. Me voy, cuídense.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones porFacebook , Twitter, y puedes suscribirteaquí a nuestro newsletter .

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por su plato grande de pallares cañetanos con arrocito blanco y su pescadito apanado encima. Para tomar, se pidió una jarrita de limonada bien helada. “María, llegó a la Redacción mi amigo, el gran periodista y marketero Malcom Mendocha. ‘Gary, como promotor de discos CBS me faltaron brazos para recibir a la extraordinaria cantante melódica María Martha Serra Lima. Llegó al compás de su esplendor exitazo ‘A mi manera’. Luego de presentarla ante la prensa me abrazó con toda su dimensión humana y cumplí su deseo de escuchar música peruana.

Vestía una larga túnica, cabello muy corto y con calidez me dijo: Che Malcom, estoy enterada de la milenaria cultura y ricos platos peruanos. Creo que amerita romper la dieta, entonces, ¡soy toda tuya! Fue por ello que decidí sorprenderla y la llevé a probar un delicioso bufé criollo. Comió a sus anchas arroz con pato a la chiclayana. Fascinada, pidió ‘repeticuá’. Emocionada me dijo: ‘¡Sos un grande, Mendocha!’.

Mientras apreciaba al conjunto criollo y baile de quimbosos chinchanos, llegó la inevitable pregunta: ‘Martha, ¿cuánto impactó el sobrepeso en tu carrera? Agitada me confesó: ‘Acepté la obesidad con personalidad. Imagínate, a los 32 años no podía cruzar las piernas cuando me sentaba’. Luego, en su Buenos Aires declaró que en una peluquería de Perú, ¡se quedó encajada! en una silla de hierro forrada y lo tomó con humor, porque se consideraba una gordita acogida y feliz.

Más de una generación disfrutó de ‘My Way’ (‘A mi manera’) en la voz de Frank Sinatra y ella, con su versión se encumbró en Latinoamérica, hasta ser vocalista de ‘Los Panchos’.

Fui testigo de su tierna amistad con nuestro Arturo ‘Zambo’ Cavero. Del fantástico encuentro de dos mundos, con una sola voz potente y sentimental. ‘Una vez, mi hermano el ‘Zambo’ me salvó el show que ofrecía junto a Manzanero. Sabía que estaba enferma. Subió al escenario, retumbando el teatro y sacamos adelante el memorable espectáculo’, recordó muy emocionada.

‘Adoro a la gente peruana. Aquí encontré la primera puerta al éxito’. Chabuca Granda lo sabía, por eso la invitaba a su concierto bonaerense en el mítico ‘Michelangelo’, para entonar ‘La flor de la canela’ y luego comer juntas en privado.

‘La señora canción’, bajando cuantiosos kilos, nunca perdió su melodiosa voz, ni su alma romántica. Me dijo: ‘Si no hubiera nacido en Argentina, esta sería mi tierra bendita, de bellas mujeres’”. Pucha, el señor Malcom siempre junto a personajes de talla mundial. Me voy, cuídense.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones porFacebook , Twitter, y puedes suscribirteaquí a nuestro newsletter .

Te puede interesar

Ir a portada