5 puntos para planificar bien las metas del 2018

El fotógrafo Gary nos habla sobre la planificación de las metas para el año que viene. 

Seño María

El fotógrafo Gary nos habla sobre la planificación de las metas para el año que viene.

El fotógrafo Gary nos habla sobre la planificación de las metas para el año que viene.

Redacción Trome
25/12/2017 - 00:00h

Más sobre:

Seño María

Mi amigo Gary llegó por su chupe levantamuertos y su chita al ajo con su ensaladita de cebolla y ají limo. “María, empezó la cuenta regresiva del Año Viejo y muchos ya estamos pensando en cómo afrontar el 2018, que traerá grandes alegrías y emociones, como la visita del Papa Francisco y la participación de Perú en el Mundial Rusia 2018. Por lo general, diciembre es un mes vertiginoso, de corridas para las compras, cierre de urgencias en el trabajo, reuniones familiares o salidas con los amigos. Nos queda poco tiempo para sentarnos a analizar el pasado, reflexionar y proyectarnos hacia una nueva etapa. Pero debemos darnos un respiro, sentarnos a pensar con tranquilidad sobre por qué no pudimos cumplir algunos objetivos y otros sí en el año que se va.

Esa experiencia será fundamental para trazar nuevas metas de acuerdo a nuestras posibilidades, considerando la capacidad individual, el tiempo, la economía y otros factores, como la misma salud. Es necesario tener en cuenta las potencialidades y defectos, las ventajas y desventajas. Pero siempre hay que dar pelea, esforzarnos y luchar. Planificar es importante cuando se busca lograr un objetivo, pero hacerlo correctamente puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso. Aquí te dejo algunos consejos que se pueden tener en cuenta.

* Comenzar con una revisión: Un balance es importante para asegurarse de que los próximos objetivos no resulten extraños e inalcanzables. Esto ayuda a no cometer los mismos errores dos veces y asegurarnos de mejorar año a año.

* Planificar bien: Hay que definir metas claras y la mejor manera de alcanzarlas. Planificar no es solo fijar un objetivo.

* Invierte tiempo en la planificación: Tiene que ser tiempo de calidad, con concentración y un interés real. Mientras más enfocado, tranquilo y conectado con el proceso estés, mejores serán los objetivos que te propongas y cómo te sientas con ello.

* Piensa en grande, pero avanza con pequeños pasos:
Tener objetivos simples y alcanzables no significa no pensar en grande. Un logro pequeño lleva a uno más grande y así puede tener el efecto de la escalera que conducirá al éxito.

* Aprende las lecciones: Los fracasos son buenas lecciones. El análisis sobre lo positivo y lo negativo en la revisión te ayudará a hacer una buena planificación. Muchas veces, lo negativo es lo que más nos enseña y nos hace tomar mejores decisiones de un año a otro”.

Tiene razón mi amigo Gary. A veces, yo doy un paso atrás, para luego dar dos adelante. Me voy, cuídense.