Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un estofado de res, presa grande, con papita amarilla, arroz blanco y rocotito molido. Para la sed, se pidió una jarra con agua de manzana al tiempo.

“María, todos debemos ser conscientes de que la pandemia ha cambiado radicalmente nuestros ritmos de vida. Muchos han tenido que adecuarse al ‘trabajo remoto’ con todos los problemas que eso ocasiona. Y ahora es muy común escuchar la palabra Zoom, porque para evitar los contagios muchas personas y familias se comunican virtualmente. Ni qué decir de los estudiantes, que llevan sus clases a través de diferentes plataformas tecnológicas. Obviamente, nunca será mejor que tener al profesor de manera presencial, pero por ahora es necesario. Los peruanos estamos cansados, deprimidos, ya que somos amigueros y extrañamos abrazar a nuestros familiares y amigos. Las personas que lo sufren más deben acudir al psicólogo, pues es natural que se sientan así.

Mantener el buen ánimo es clave para superar los obstáculos y también cuidar nuestra salud. Los especialistas dicen que alguien optimista y que sonríe tiene mejores defensas que aquel que se ‘bajonea’. Algunos consejos de los expertos:

  • Llevar una vida saludable. Es importante dormir las horas adecuadas, alimentarse de forma sana, evitar fumar y abusar del alcohol. Se debe hacer ejercicios físicos con regularidad.
  • Estar abierto a los cambios e innovaciones. Los negocios y muchas personas han tenido que recurrir al comercio electrónico, la venta y compra por delivery, los anuncios por redes sociales, ofrecer nuevos productos como mascarillas, guantes y otros.
  • Adquirir conocimientos en tecnología. Los efectos del virus en la economía han sido terribles. Pero también han sido una gran oportunidad para los que dominan el mundo de las computadoras y la internet. No hay que olvidar las frases de Martin Baron, director de ‘The Washington Post’: ‘Estamos en una sociedad digital y será mejor que nos adaptemos. No solo adaptarnos, sino acoger el cambio con entusiasmo. La nuestra no es solo una sociedad digital. Es una sociedad móvil’”.

Gary tiene razón. Me voy, cuídense.