Adictos a los videojuegos

La Seño María y el fotógrafo Gary conversan sobre los peligros de la adicción a los videojuegos en los niños y adolescentes.

Seño María

Hay que regular el uso de videojuegos e Internet a los niños. (Imagen referencial)

Hay que regular el uso de videojuegos e Internet a los niños. (Imagen referencial)

Más sobre:

La Seño María

El fotógrafo Gary llegó al restaurante por una rica papa a la huancaína y de segundo, un estofadito de pollo, presa grande, con papita amarilla. También se pidió una jarra de emoliente al tiempo. “María, estuve leyendo un caso terrible. Un joven de 18 años, adicto a los videojuegos violentos, acuchilló a su propio padre en San Juan de Lurigancho porque no quiso darle dinero para seguir jugando en una cabina de Internet, donde, según contaron los vecinos, pasaba hasta diez hora diarias.

‘Parecía endemoniado, mi hermano me decía antes que alguien lo perseguía, él necesita ayuda médica’, contó la hermana del atacante, Kevin Santa María. Hace un tiempo también llamó la atención el caso de un muchacho de 14 años que robó los ahorros de sus padres -unos 15 mil soles- y gastó alrededor de 5 mil soles internado ocho días en una cabina de Internet, donde comía y dormía.

Lo preocupante es que hay cientos de casos así en nuestro país. Los psiquiatras advierten que los juegos en línea pueden ser tan adictivos como las drogas. Los menores que muestran estos problemas cada vez son más jóvenes. Antes comenzaban a los 12, hoy a los ocho o menos. Y los casos van en aumento.

Los muchachos con estos problemas se pasan en promedio siete horas jugando en línea, pero pueden estar unas 20 horas. Muchos faltan al colegio, no llegan a casa y hace años dejaron de comer con sus familias.

Algunos hasta se orinan en el pantalón, porque no pueden dejar el juego ni dos minutos para ir al baño. Caen en esta adicción porque tienen personalidad dependiente, son más manipulables, también por problemas familiares de los que huyen, y por contratiempos escolares o sociales, pues son rechazados por otros, no pueden integrarse y se refugian en los videojuegos.


¿Cómo saber si alguien es adicto? Cuando padece trastorno del sueño, cambios de humor si está alejado del videojuego, problemas con los estudios y si no aparta la vista de la pantalla cuando juega. La mejor forma de evitar estos problemas es educarlos en el uso responsable. Hay que limitarles el tiempo en la computadora para jugar.

También es importante saber qué videojuegos están usando y hacerles entender que no es una actividad para realizar de forma aislada. Asimismo, es necesario acostarlos y levantarlos temprano, deben hacer actividades al aire libre, que ocupen su tiempo libre en clases de música, idiomas, deportes u otras actividades, hay que jugar con los hijos, que socialicen con otros chicos fuera de casa”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.

Ir a portada