Alcaldes en la mira

Todas las nuevas autoridades han sido elegidas en forma democrática, con el voto mayoritario de los ciudadanos, pero nadie puede poner las manos al fuego por ninguno

Jorge Muñoz

Esta acción sorprendió a muchos transeúntes de la zona, quienes no dudaron en estrecharle la mano y desearle lo mejor en esta nueva etapa como nuevo alcalde de Lima. (Foto: Captura Municipalidad de Lima)

Esta acción sorprendió a muchos transeúntes de la zona, quienes no dudaron en estrecharle la mano y desearle lo mejor en esta nueva etapa como nuevo alcalde de Lima. (Foto: Captura Municipalidad de Lima)

Más sobre:

Seño María

Mi amigo Gary, el fotógrafo, llegó por sus tallarines rojos de pollo, su papa a la huancaína y su jarrita de emoliente tibiecito.

“María, los nuevos alcaldes y los gobernadores regionales ya iniciaron sus gestiones. Algunos han dado bonitos discursos y otros han metido la pata, como el burgomaestre de San Juan de Lurigancho, Alex Gonzales, quien le preguntó a un regidor en una ceremonia: ‘Juráis por Dios y por la plata’. Ojalá, nomás, este lapsus no sea el preludio de una nueva mala gestión, pues en este populoso distrito los últimos alcaldes han terminado duramente cuestionados y uno está, incluso, prófugo de la justicia tras una condena de 16 años de prisión.

Todas las nuevas autoridades han sido elegidas en forma democrática, con el voto mayoritario de los ciudadanos, pero nadie puede poner las manos al fuego por ninguno, pues las decepciones son más que las satisfacciones. Además de tener buena muñeca y habilidad para dirigir, un alcalde o gobernador regional necesita preparación y una conducta moral intachable.

Aquí te dejo algunas recomendaciones para estas autoridades.

  • Valores morales. Las bases del Imperio del Tahuantinsuyo y la clave de su grandeza fueron estos tres preceptos morales: ama sua (no seas ladrón), ama llulla (no seas mentiroso) y ama quella (no seas ocioso). Una autoridad no debe tener afán de lucro y más bien, regir sus acciones por principios como la honradez y la justicia. 
  • Líder y estratega. Cada persona tiene su propio estilo, pero una autoridad debe tener capacidad de liderazgo y organización estratégica. Un líder no es un caudillo, menos un dictador.
  • Alto espíritu de servicio. La vocación de servicio permitirá que no utilice su puesto para ejercer abuso de autoridad y servirse del poder para sus intereses personales.

  • Un equipo altamente calificado. Nadie gobierna solo. Necesita de un equipo altamente calificado en temas técnicos y lineamientos de índole municipal o regional. Tener en cuenta que se trabaja con personas, no con máquinas.
  • Defender los intereses de sus vecinos. Por ejemplo, si los ciudadanos reclaman agua o energía eléctrica al gobierno central, los alcaldes o gobernadores regionales deben estar al frente y ser los portavoces.
  • Buena comunicación. Debe ser oportuna, de manera adecuada y, sobre todo, con la verdad.
  • Identidad con el distrito, provincia o región. Quien conoce mejor a su pueblo, lo ama más y trabajará más por su desarrollo”. 
Ir a portada