¡Alerta por asaltos!

A propósito del asalto a una joyería en el Jockey Plaza, Gary y María charlan sobre la inseguridad en las ciudades. 

inseguridad

La inseguridad crece cada día.

La inseguridad crece cada día.

Más sobre:

Inseguridad ciudadana

Mi amigo, el fotógrafo Gary, trabajó desde tempranito con los ‘tigres’ de Policiales y llegó al restaurante con hambre. Se pidió un sabroso estofado de osobuco con papita amarilla, pasas, arroz blanco, rocotito molido y una jarrita de cebada con linaza tibiecita. “María, los asaltos aumentan cada día y dejan a su paso sangre y fuego. Ha llamado la atención de la ciudadanía que un grupo de avezados delincuentes ingrese al Jockey Plaza a plena luz del día a robar una lujosa joyería. Si ese centro comercial, que se supone es muy seguro, puede ser tomado por delincuentes que llevaban incluso hasta metralletas, refleja que estamos perdiendo la batalla contra la inseguridad ciudadana. Se necesita mayor cantidad de policías en las calles y mejor preparados. La captura de los pistoleros que robaron el Banco de Crédito en la avenida Venezuela es digna de resaltar porque funcionó el ‘Plan Cerco’ y la reacción fue rápida, capturándose a cinco peligrosos malhechores. Expertos en seguridad aconsejan que hay que estar alertas en las calles y reforzar las medidas preventivas:

- Restaurantes, pollerías, chifas, cafés, hoteles y otros establecimientos están en la mira de delincuentes.

- Sea usted dueño, trabajador o cliente, no se descuide de lo que sucede alrededor ni de sus pertenencias.

- Hay negocios que han sido asaltados dos, tres y más veces; deben reformular su análisis de riesgo (puntos débiles y qué sistema de seguridad podría mejorar su protección: alarmas, cámaras de videovigilancia).

- Esté alerta. Los malhechores ahora rondan incluso de terno y corbata o se movilizan en modernos autos.

- No deje mucho dinero en la caja registradora ni en la caja fuerte. Si es cliente o comensal, procure no llevar más de una tarjeta de crédito.

- Si escucha balazos, no se asome ni vaya a averiguar. Trate de ponerse a buen recaudo.

- Si está en la calle, tírese al piso cubriéndose la cabeza con ambas manos. Si lo acompañan niños, protéjalos con su cuerpo. Si se encuentra en casa, aléjese de puertas y ventanas que den al exterior. Un clóset, baño u otra habitación sin ventanas son sitios protegidos. Si está en un vehículo, agáchese hacia el piso.

- No trate de enfrentar a los delincuentes. Un impulso de defender la propiedad que tanto costó puede salir más caro, porque podría significarle la vida.

- Tenga a la mano los números de emergencia (bomberos, hospitales y otros) y aun si no tiene esperanza de recuperar lo perdido, denuncie (sin pensarlo, podría ayudar a la captura de bandas de delincuentes)”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.

Ir a portada