Un sismo de magnitud 5.6 se registró en Marcona, según registró IGP. (GEC)
Un sismo de magnitud 5.6 se registró en Marcona, según registró IGP. (GEC)

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un rico plato con lentejas y jugoso churrasco doradito, arroz blanco bien graneado y ensalada fresca. Para tomar pidió una jarrita de refresco de carambola.

“María, ya lo han alertado y reiterado los expertos: Perú se ubica en el Cinturón del Fuego del Pacífico, zona con intensa actividad sísmica y volcánica, y tenemos que estar preparados para cualquier eventualidad. No debemos ignorar nuestra situación geográfica, menos teniendo gran parte de nuestros suelos arenosos y con predominio de la autoconstrucción. En tiempos de pandemia, con más urgencia hay que prevenir riesgos, porque, aunque no hay forma hasta el momento de predecir cuándo ocurrirá un sismo, uno de fuerte magnitud podría azotarnos en cualquier momento y no quiero ni imaginar cómo sería si nos agarra en esta crisis, con tantos hogares golpeados para hacer frente a las emergencias, sin sistema sanitario suficiente para atender a enfermos y heridos.

Otros países afrontan riesgos de tornados y huracanes. No es el caso de Perú, pero sí tenemos historia de terremotos. El del 15 de agosto del 2007, en Ica, fue uno de los más violentos de los últimos años, de 7.9 grados, y arrasó con Pisco y Chincha, dejando más de 600 muertos. También es doloroso el terremotodel 31 de mayo de 1970, de 7.9 grados y posterior aluvión, que sepultó a Yungay y causó más de 70 mil muertos. Hace unos días, Marcona, en Ica, fue remecida por cinco sismos de regular magnitud en solo dos horas, y esa seguidilla de sismos causó preocupación. No nos quedemos en eso. Hernando Tavera, jefe del Instituto Geofísico del Perú (IGP), ya advirtió también que “en Lima no ocurre un sismo importante desde 1746, es decir hay un silencio sísmico de 274 años. Se está acumulando mucha energía”.

El 70% de los sismos en Perú se produce en zona costera. “No nos preocupemos por cuándo ocurrirá el sismo o qué magnitud tendrá, sino por cómo está construida nuestra casa, sobre qué suelos, dónde están las zonas seguras”, remarca Tavera. Para reducir riesgos, el IGP y el Indeci aconsejan:

  • Mantener la calma, no correr en caso de sismo.
  • Ubicarse en zona segura de la casa o lugar donde esté. Acabado el movimiento, evacuar a zona externa, lejos de ventanas.
  • Tener una mochila de emergencia, fácil de trasladar: Con alimentos no perecibles, agua, mascarillas, alcohol en gel, abrigo, dinero en monedas, linterna, radio a pilas, agua oxigenada, algodón, gasas, pastilla para el dolor y medicinas que consuma.
  • Delegar tareas: Quién corta la llave del gas y la de energía eléctrica, quien cuida a los niños”.

Gary tiene razón. La naturaleza está dando tiempo para prepararnos, no lo perdamos.

Me voy, cuídense.