Armando Manzanero y Malcom Mendocha

El fotógrafo Gary habla de su último encuentro con el recordado periodista de espectáculos Malcom Mendocha en su almuerzo con la  Seño María.

La Seño María

Armando Manzanero y Malcom Mendocha en una foto para el recuerdo.

Armando Manzanero y Malcom Mendocha en una foto para el recuerdo.

Más sobre:

La Seño María

Mi amigo Gary llegó por su ají de gallina con aceitunas, huevo duro y perejil picadito, además de su manzanilla. “María, llegó a la Redacción mi amigo, el gran periodista y marketero ayacuchano Malcom Mendocha. ‘En México logré un sueño. Entrevistar al ‘pequeño gigante de la canción romántica’, Armando Manzanero, y en la cúspide de la fama, con discos imbatibles, entre ellos, ‘Somos novios’. Lo encontré en los estudios de RCA. Vestía smoking, zapatos negros de charol. Paseando sus prodigiosos dedos en un piano, ¡cantó ‘Adoro’!, y con los ojos vidriosos, expresó: ‘Ándale, peruanito, vamos a platicar’, y recordó que papá Santiago tuvo que correr a dar clases de guitarra para ayudar en los gastos del hogar. Paseamos por el DF, le dio nostalgia y, mirando el mítico cabaret ‘La Fuente’, evocó: ‘Híjole, canté ahí para ganar algunos pesos. Después llamé a la patrona para comer en ‘El Doral’. De pronto, cayó una fuerte lluvia y sentado, solo, vi por la ventana gente correr. Nunca llegó la amada y se me ocurrió escribir ‘Esta tarde vi llover’’.

Saboreando típica comida mexicana, por sus cortos brazos no podía alcanzar el salero, se mató de risa y aclaró: ‘Pero, con mi pluma, llego al corazón de la más hermosa creación de Dios, la mujer’. Así encandiló a su esposa Laura, quien lo superaba en altura, y él en edad. Cuando llegó a Lima, estuvimos en ‘La Rosa Náutica’ y cumplí una promesa, invitarle conchitas a la parmesana. Al salir, con amplia sonrisa, las señitos se derretían acaloradas. Entonces, se empinó ante una imponente arequipeña y le susurró al oído, ‘Contigo aprendí’. Sentí orgullo del encuentro cumbre con Chabuca Granda, quien vivía en Miraflores. ‘Maravillado’, afirmó: ‘Me ha dejado una magistral enseñanza autoral, espiritual y humana’. Y muy complacido, por haberle cantado ‘La flor de la canela’. Levantó los premios más codiciados, al compás de boleros que recorren las venas. Con la edad bien llevada y campechano, sostuvo: ‘No me acomplejo de nada. Ni cuando viajo en avión, en primera clase, y no llegan mis pies al piso’. Aquí, acaba de anunciar: ‘Seguiré parado en un escenario, hasta que Dios me mande a recoger’. Mientras tanto, ‘El chaparro de oro’ ya está en el Olimpo de la música romántica’”.
Pucha, ese señor Mendocha ha recorrido el mundo y conoce a los grandes artistas. Manzanero es uno de mis cantantes preferidos, me encanta su canción ‘Somos novios’. Me voy, cuídense.